Logo Vodafone

Compartir en:

¿Un friki nace o se hace?

Cada 25 de mayo el mundo celebra el Día del Orgullo Friki, en conmemoración de aquel día del año 1977 en el que llegó a las salas de cine ‘Una nueva esperanza’, la primera entrega de la saga de ‘Star Wars’. Sin duda alguna, la franquicia de George Lucas es una de las más legendarias de la historia y han conseguido crear una cultura de la que muchos se sienten partícipes y no dudan en mostrar su más acérrimo fanatismo. Pero no es la única, ni mucho menos. Es por esto que, a lo largo y ancho del planeta, podemos encontrar cientos de casos de seguidores de otros títulos y franquicias que no tienen el menor reparo a la hora de invertir tanto dedicación como recursos económicos en presumir de su entusiasmo en días como este.

Además, el Día del Orgullo Friki comparte la misma fecha con otra «festividad» similar de fanáticos: el «Día de la toalla», donde los seguidores de la trilogía de ‘La guía del autoestopista galáctico’ de Douglas Adams llevan una toalla con ellos para demostrar su aprecio por los libros y el autor.

Pero, ¿sabías que la iniciativa del Día del Orgullo Friki fue originada en España en 2006 y extendida alrededor del mundo vía internet?

«Todo comenzó como una broma de internet, en el foro de Universo Marvel donde discutíamos sobre cómo llamarnos como aficionados a distintas materias (cómics, Star Wars, videojuegos…)», nos relataba el madrileño Germán Martínez, más conocido como señor Buebo, hace no mucho tiempo. Entonces, alguien creó un hilo donde la idea de autodenominarse friki fue sumando adeptos. A partir de ahí, Germán se hizo portavoz y decidió crear una web, «la primera web de OrgulloFriki.com, en cinco minutos, muy cutre».

Además, este diplomado en Estadística y experto en diseño gráfico y web pensó que sería oportuno salir a la calle para decirle al mundo que estaban orgullosos de ser frikis. Así que se puso en contacto con tiendas especializadas de cómics y merchandising para conseguir algún descuento «a lo ‘Día del libro'». «Unos dijeron que sí, otros que no, pero a través de ciertos medios se generó un ‘efecto bola de nieve’ que hizo que todo el mundo estuviera al tanto», rememora en referencia a la primera celebración del Día del Orgullo Friki el 25 de mayo de 2006. «Una broma que se nos fue un poco de las manos».

El primer Día del Orgullo Friki en el mundo se celebró en la plaza Callao de Madrid. El lugar fue escogido, además de por ser un centro de referencia de la ciudad, porque allí se grabó una de las escenas más importantes de la película ‘El Día de la Bestia’ del director bilbaíno Álex de la Iglesia. Allí, en aquella jornada simbólica, se leyó un manifiesto que recogía los derechos y deberes de los ‘geeks’ y un grupo de personas disfrazadas interpretó un Pac-man (también conocido como comecocos) humano.

A partir de ahí, el altavoz de internet hizo el resto. En 2008 la celebración se extendió por Estados Unidos y México y, un año más tarde, llegó a Canadá, pasándose a llamar mundialmente como “Día del Orgullo Geek”.

Para Germán ser friki no es solo ser «un apasionado de temas relativos a la subcultura pop existente desde mediados de siglo pasado hasta la actualidad», sino que es alguien al que también «le gusta ampliar este conocimiento», ya sea a través de revistas especializadas, guías, fan-films, coleccionismo, merchandising…

«Yo siempre digo que un friki nace, pero se va haciendo poco a poco como una paella», detalla. Por eso cree que si no cuenta con el incentivo apropiado no pasa la línea al frikismo. «Al ser normalmente temas muy relacionados con la niñez y juventud, tiene que convertirse o pasar de nivel y pasar de aficionado a friki», explica.

Por ejemplo, entre los más fervientes seguidores de las trilogías de Star Wars encontramos algunos que incluso han tenido que frenar su entusiasmo, porque el tiempo invertido ya era demasiado. Es el caso del norteamericano Martin Creaney, que tras dedicar 15 meses a construir una recreación del Halcón Milenario de más de 1,80 metros de largo y 1,50 metros ancho, se ha dado por vencido. “Dudo que alguna vez realmente lo considere terminado”, asegura este apasionado de la saga.

Martín, que antes era carpintero de profesión, aún realiza distintos encargos de muebles y otras creaciones, pero su destreza a la hora de tallar la madera también le ha servido para dar rienda suelta a su amor por ‘La Guerra de las Galaxias’. Y fue por esto que, entre todo aquello que hacía en el taller que él mismo se construyó, de repente se vio dando forma al carguero de Han Solo y Chewbacca. “Una cosa llevó a la otra y me encontré construyendo el Halcón, sin darme cuenta al principio de cuán grande iba a ser”, reconoce.

Este otro fanático de Star Wars, que desde pequeño se construía sus propios disfraces para emular a los personajes de la saga, también quiso hacer el más difícil todavía. Y vaya si lo consiguió. No solo por la precisión con la que elaboró cada una de las partes que componían el disfraz, sino porque para lucirlo y dejar fascinados al resto de fans tuvo que cargar con los más de 27 kilos que pesaba el atuendo.

Pero, honestamente, dudamos que alguien sea capaz de superar la dedicación y pericia del siguiente fan. Su «disfraz» es simplemente impresionante, como podéis ver en el vídeo. Scott Holden quiso construir un andador AT/ST imperial para impresionar a todos. Y no le importó dedicar varias semanas a su fabricación. El resultado: este armatoste de 3 metros de altura que el podía manejar y hacer andar. La imagen de este bicho andando por el campo debe de ser impresionante.

Aunque también es verdad que con dinero todo se logra. Por lo que si quieres ir a por nota, fíjate en lo que hizo Liu Dejian, uno de los hombres más ricos de China y, también nos tememos, uno de los más frikis del continente asiático. Y un verdadero fanático de la serie estadounidense ‘Star Trek’, motivo por el que ha reconstruido la nave Enterprise para albergar las oficinas en las que se asienta su imperio de videojuegos, la compañía NetDragon. Su construcción ha costado cerca de 150 millones de euros (1.000 millones de yuanes). Eso sí que es ser un friki de dimensiones siderales.

Aunque no hacen falta tanto despliegue de medios para abrazar la filosofía friki. Por ejemplo, los youtubers británicos Colin Furze y James Bruton aceptaron el reto de construir una réplica parecida al Hulkbuster, una armadura gigante de Iron Man utilizada en la película de ‘Los Vengadores: La era de Ultron’, construida por el personaje Tony Stark para luchar contra Hulk. Y vaya si lo lograron.

Y aquí otro ejemplo de frikismo en formato movimiento. Este seguidor de la saga de ‘Bola de Dragón’, conocido como Yes Ranger, decidió sacar de paseo su creación por las calles de Taipéi. Ataviado con el uniforme reglamentario de Goku, Ranger incluso ha publicado un tutorial en el que enseña cómo construir una nube Kinto con un patinete eléctrico, para que te muevas tan sandunguero como él.

El anterior es un ejemplo perfecto de Cosplay, el arte de disfrazarse de personajes de cómics, manga, anime, videojuegos o ciencia ficción, de la manera más real y fiel posible. Y decimos arte porque hay personas que llevan el cosplay a niveles en los que dejan a uno con la boca abierta durante un buen rato. Especialmente cuando se juntan en convenciones como el Comic-Con de San Diego, donde consiguen igualarse a los ficticios y casi imposibles personajes que representan.

Y aquí va otra proeza, en este caso venida de España. Se trata de Luis Escribano, más conocido por sus allegados como Luis Nostromo. Un fan de las precuelas y secuelas de ‘Alien’, quien decidió construirse en unos 55 metros cuadrados algunos de los rincones más representativos de los diferentes filmes. Para ello ha necesitado mucha imaginación, grandes dotes de bricolaje y destreza para compaginar ambas virtudes. “Todo es manual y artesanal con madera, reja, plástico, PVC, pintura, masilla y otros materiales reciclados que he ido aprovechando”, reconoce.

También los padres son capaces de todo por sus hijos, incluso de viajar en el tiempo, o, dadas las rancias limitaciones de la física, hacer una réplica del DeLorean de ‘Regreso al futuro’. Alex Baldoví es uno de esos padres con muchas ganas, tiempo y habilidades, y sobre todo toneladas y toneladas de frikismo. Y como se tiene que hacer siempre en estos casos, lo explicó todo con detalle en Twitter.

Y es que si eres fanático de una saga de ficción lo serás hasta que la muerte os separe. Porque hasta te puedes casar ataviado como en tu serie favorita. De hecho, las bodas a lo ‘Juegos de Tronos’ han sido una de las temáticas más repetidas en el mundo de las nupcias en los últimos años. ¡O somos frikis todos o ninguno!

Y es que cuando la pasión por algo nos invade, no importa ni las horas que le dediquemos a ese ‘hobby’ ni el dinero que tengamos que invertir. Al final, lo importante es el resultado y, por supuesto, poder fardar ante el resto de la comunidad que comparte nuestras aficiones. ¡Feliz Día del Orgullo Friki!

—————-

Compartir en: