Logo Vodafone

Compartir en:

Trucos para conseguir el mejor resultado al hacer selfis con tu ‘smartphone’

A veces, las autofotos pueden ser creativas y verdaderas obras de arte; pero otras, el resultado roza lo escalofriante, tras hacer un rápido recorrido por lo grotesco y lo vulgar. Pero, más allá de contar con un palo de selfi y de ser capaces de encontrar el ángulo que más nos favorezca, existen varios trucos a los que podemos recurrir para conseguir el mejor resultado. Por ello, si quieres que tus selfis parezcan salidos de un estudio profesional, puedes ayudarte de varios ‘gadgets’, unas cuantas ‘apps’ y un poco de maña para conseguir así la imagen perfecta con la que presumir en tus redes sociales:

Hazte con tu propia lente

Ya existen juegos de lentes magnéticas que se adhieren a tu teléfono como un imán (y otros que podrás añadir a tu ‘smartphone’ con un simple clic) y que te permitirán hacer fotos con efectos profesionales. Dado que el móvil se ha convertido en nuestra cámara oficial, un poco de equipamiento en forma de objetivos de ojo de pez o de larga distancia ayudará a que tus selfis mejoren mucho en calidad de imagen.

Un foco ‘DIY’

Un tapón de botella, una pila de botón, un led brillante, un interruptor y unos cascos viejos (con jack de audio) será todo lo que necesitarás para fabricarte tu propio foco casero tal y como se explica en este vídeo de YouTube. Eso sí, si no eres muy manitas, puede que prefieras comprar alguno de los modelos disponibles para asegurarte de que siempre tendrás la iluminación correcta cuando quieras hacerte una foto.

Un decorado casero

Si la experiencia del foco te ha gustado, el siguiente paso es hacerte con tu propio decorado. Una sábana con unos cuantos abalorios por encima, unas luces y unas banderitas colocadas sobre la pared, papel pintado o alguna composición geométrica o con globos pueden ser el fondo que marcará la diferencia en tus autofotos. En este post puedes coger unas cuantas ideas para que los más artísticos (y también aquellos con ganas de pasarlo bien) se pongan manos a la obra.  Y en este vídeo de YouTube nos enseñan cómo un panel y un par de esprays de pintura son suficientes para lograr un fondo dorado de lo más brillante. 

Tus propios complementos

Aunque algunas aplicaciones y editores de imagen te dejan incorporar filtros que harán que tengas gafas o algún accesorio virtual sobre tu cara, lo mejor para que tu selfi sea divertido y diferente es que te hagas tus propios complementos. Si tienes alguna fiesta cerca —cumpleaños, Halloween o Año Nuevo son buenas opciones—, es hora de sacar la cartulina, la purpurina y unos cuantos palos y fabricarte unos buenos adminículos para conseguir unas fotos de lo más originales.

Un soporte salvavidas

Vas a hacer una autofoto y se ve tu brazo o el palo con el que sujetas el teléfono. También puede ser que seáis un grupo y al que le toca aguantar el móvil y salir más adelantado aparece totalmente descompensado. No hay problema. Con GripSnap, podrás tomar una foto como si la estuviera haciendo otra persona, pero sin tener que pedírselo a nadie en la calle. Solo hay que colocar el móvil en el soporte imantado y flexible y ponerlo en una superficie metálica. Hecho esto, programa el temporizador y…¡listo! La foto perfecta. Ideal para ciudades, porque en el campo lo que se dice metal no hay mucho.

Pequeños trucos caseros

Lo cierto es que, si hasta hace poco para conseguir una fotografía decente se necesitaba una buena cámara, ópticas, un trípode (y algún accesorio más), ahora casi cualquier teléfono móvil de gama media puede conseguir unos resultados bastantes interesantes combinándolo con objetos que tienes por casa. Por eso no es necesario comprar ningún adminículo para tomar unos buenos selfis. En este vídeo te explican cómo hacer que unas humildes pinzas de la ropa, un espejo, un recogehojas o un colador, entre otros objetos, se conviertan en las herramientas perfectas para conseguir originales fotografías sin tener que ir a un estudio.

Un mando con Bluetooth

Lo intentas varias veces, pero cuando le vas a dar al botón se te mueve el móvil o cambias la cara. También puede ser que programes el temporizador y que no te dé tiempo a colocarte. Pero no hay necesidad. Basta con hacerse con un pequeño mando a distancia con Bluetooth para que puedas posar hasta que estés conforme y pulsar entonces el botón, sin tener que moverte, tantas veces como quieras. En Amazon existen modelos de distintos precios para todos los gustos.

Una ‘app’ especializada

Una buena herramienta también puede ser la clave para conseguir la mejor autofoto. Con Candy Camera, disponible en iOS y Android, se puede elegir entre una gran gama de filtros antes de hacer el selfi. Funimate, también para iOS y Android, le dará un toque de creatividad a instantáneas y vídeos gracias a sus quince efectos de animación y te permitirá además crear imágenes en formato GIF con tus fotos. Otra opción es Everydaydisponible para iOs por 3,49 euros, que te ayudará a capturar tu cara día a día, usando el encuadre de la jornada anterior para recomendarte cómo hacer el siguiente.  Pasado un tiempo, lo transformará en un vídeo con todas tus autofotos en el que se podrá ver tu evolución en el tiempo.

Un reflector de bolsillo

Si lo que quieres es llevar la profesionalidad de los selfis a otro nivel, también puedes hacerte con un reflector de bolsillo. Los fotógrafos no van sin uno de ellos (aunque en tamaño grande) a ninguna sesión de fotos, ya que contribuyen a lograr un equilibrio entre luz y oscuridad y funcionan como una segunda luz cuando no la hay. Por este motivo, hacerte con uno pequeño (este cuesta unos 13,5 euros) y llevarlo en el bolso o la mochila le dará a tus fotos un extra de calidad.

Un mini ventilador

En muchas de las fotografías que pueblan las revistas, el pelo de modelos y famosas aparece ondeando al viento. ¿Por qué no tener lo mismo para tus selfis? Hazte con un miniventilador y pídele a alguno de tus amigos que lo enfoque hacia ti para lograr un efecto de movimiento en tu pelo, aunque ese día no sople ni un poco de brisa.

Un editor de fotos sencillo

Y ya tienes la foto, así que lo único que falta es darle los últimos retoques con un editor sencillo para el móvil. Con Color Splash (en Android e iOS) podrás poner tu fotografía en blanco y negro, dejando, eso sí, los detalles que quieras en color. Pixlr (en iOS y Android) te permitirá aplicar filtros, efectos de luz, capas decorativas e incluso enmarcar digitalmente la autofoto; y con Photo Lab (en iOS y Android) tendrás tu propio laboratorio fotográfico en el teléfono gracias a sus más de 570 filtros, efectos y fotomontajes que te dejarán transformarte en la mismísima Mona Lisa.

—–

Compartir en: