Logo Vodafone

Compartir en:

Trucos caseros para niños que harán el teletrabajo de sus padres más sencillo

La vida, de entrada, no es fácil; y, para colmo, se complica cuando llega al mundo a un pequeño ser que encabezará la lista de preocupaciones. Y si encima te toca teletrabajar en casa, las dificultades crecen exponencialmente. Pero hay personas muy ingeniosas que tienen ideas brillantes que hacen que la crianza de un hijo en estas condiciones sea más fácil, permitiéndoles un mejor desempeño de su trabajo a distancia.

Y es que los mayores obstáculos para trabajar productivamente en casa son los ruidos o las demandas de atención por parte de los miembros de la familia. Los niños y niñas a menudo no se dan cuenta de que estar en casa no significa que uno esté disponible para pasar el rato o jugar.

Si bien no hay una solución para deshacerse por completo de las distracciones familiares (y, no, no puedes atarlos o encerrarlos en una habitación insonorizada), algunos trucos pueden hacer que esta situación sea mucho más fácil para todos. Porque en este caso la máxima es: mantenlos ocupados o hazlos autosuficientes.

Elimina la cantinela de los juguetes ruidosos

Coloca cinta adhesiva sobre los altavoces en los juguetes de tus hijos para bajar su volumen. Puedes usar papel celofan o, si quieres resultados óptimos, cinta americana, que es más difícil de quitar si descubren la treta.

kid15

¡Reciclaje al poder!

A veces, la solución más sencilla está delante de nuestras narices y no la podemos ver. Necesitamos lavarnos mucho las manos, así que puedes utilizar los envases de cremas, jabón, etc. como canal de agua para que tus hijos lleguen a lavarse las manos o cepillarse los dientes cómodamente.

kid11

Espray anti monstruos

Los niños son un nido de miedos, más aún cuando tienen que dormir en la soledad de una oscura habitación, en la que puede haber escondidos todo tipo de monstruos que lo atacarán en su imaginación. Reutiliza un bote de espray lleno de agua para convertirlo en la solución definitiva contra los monstruos nocturnos. Echa un poco del líquido mágico en la habitación cuando tus hijos se vayan a dormir y diles que así los monstruos no se acercarán.

Enséñales a no desperdiciar el papel higiénico

En estos tiempos tormentosos donde el papel higiénico es poco menos que oro laminado, nada mejor que empezar a poner límites a su uso injustificado. Una simple marca en la pared, para saber la longitud adecuada, enseñará a los más peques los principios básicos de la economía de escalas.

kid51

La gran fortaleza

Todos los niños sueñan con su propia fortificación para los juegos: ya sea el hueco entre el sofá y la pared, un montón de cajas o debajo de una mesa cubierta de cojines. Aquí va una alternativa: un ventilador que infla las sábanas de la cama, en este caso una funda de edredón. Y además es ideal para los días más calurosos.

funny-parenting-tips-and-life-hacks-2-2

El bebé mopa

Seguro que a todo el que ha visto gatear enérgicamente a un bebé por toda la casa se le ha pasado por la cabeza aprovechar a su pequeño retoño para sacar lustre al parqué. Algunos, han decidido llevarlo a la práctica y han creado este práctico mono-mopa. Brillante.

kid81

Tobogán improvisado

¿Que no podemos ir al parque? Pues a tirar de ingenio y a montarnos nuestro propio parque en casa. Si vives un una casa con más de un piso, unos cartones duros sobre las escaleras se convertirán en un tobogán improvisado.

kid91

Hamaca casera

Una mesa y una sábana, no necesitarás más para tener relajados y en paz a tus hijos durante un buen rato. Eso sí, asegúrate de que la sábana no sea muy fina o el niño muy grande, o alguien se llevará un buen coscorrón.

kid111

No más dedos pillados con la puerta

Con los niños todo el día en casa, el festival de abrir y cerrar puertas está servido. Evita que los pequeñajos de la casa se pillen los dedos colocando un trozo de tubo de espuma en el canto de la puerta. Así, esta hará tope y solo se cerrará cuando se le dé un último empujón. Y también evitarás una gran cantidad de portazos cuando ventiles la casa.

parent1j

Spiderman te ayuda a ponerte las zapatillas en el pié que te corresponde

¿Cómo enseñar a un niño que no distingue derecha de izquierda en qué pie debe ponerse cada zapatilla? Coge una pegatina y córtala por la mitad. Pega cada mitad sobre la plantilla de la zapatilla, de manera que al juntar ambas la imagen «sea una». Así el niño sabrá que solo llevará bien las zapatillas cuando el «puzzle» de Spiderman coincida.

parent4

Una sana manzana troceada

Evita que las manzanas troceadas del almuerzo o la merienda de los niños se pongan marrones montándolas de nuevo y sujetándolas con gomas.

Una pared infinita para pintarrajear

Para salvaguardar las paredes de la casa, nada mejor que darle al chaval una pared infinita. Si en vez de papel de estraza usas un rollo de mantel de camping, pues ya tienes un lienzo en blanco para que los niños le hagan sangre a los dedos. Basta con utilizar un marco de un cuadro y tu hijo podrá dibujar una nueva obra maestra todos los días.

Una guante relleno de semillas es mano de santo

Muy eficaz si necesitas esos minutos que anteceden a la siesta del crío. Rellena un guante de semillas y mételo en el microhondas. Puedes alargar la mano haciendo un brazo con una toalla enrollada. Y cuando empiece a quedarse en brazos de Morfeo (nunca mejor dicho) dale el cambiazo. ¡Si te funciona, ese ‘warmie’ será tu mejor amigo!

También puedes acariciar suavemente la cara de tu bebé con un pañuelo para que duerma en menos de 40 segundos.

Estrategias para que hagan las tareas de casa

Cuando los niños de la casa ya están más creciditos y no conseguimos que colaboren en las tareas del hogar o que recojan aquello que dejan tirado por ahí, siempre podemos recurrir a este tipo de estrategias efectivas. ¿Quieres la clave del wifi de hoy? Pues haz tu cama, pasa la aspiradora y saca a pasear al perro.

Cómo hacer el sándwich definitivo

Con este sencillo e ingenioso truco conseguirás cubrir toda la superficie de pan del sandwich utilizando dos lonchas de chóped o cualquier otro fiambre de dimensiones redondas. ¡La mesura con la comida no es necesidad, es virtud!

the-most-genius-life-hacks-ever-i-cant-believe-i-never-thought-of-these-31

De cuna a mesa

Cuando tus críos se hagan mayores y ya no necesiten la cuna, dale una nueva vida convirtiéndola en una práctica mesa para que jueguen, dibujen o experimenten con lo que pillen por casa.

the-most-genius-life-hacks-ever-i-cant-believe-i-never-thought-of-these-37

Adiós al incómodo tallo de las fresas

Reconozcámoslo: quitar el tallo a las fresas es una tarea que lleva su tiempo y que desperdicia mucho producto. Haz que tus hijos coman las fresas más fácilmente quitándoles el tallo de esta sencilla y efectiva manera. Sólo se necesita una pajita.

Usa una aspiradora para hacer una coleta 

En estos días la limpieza es fundamental. Por eso una buena coleta hará que los niños y niñas de largas melenas contribuyan a un mejor mantenimiento de las condiciones higiénicas. Y hacer una coleta bien no es tarea fácil para muchas personas. Usando la boquilla de un aspirador (mejor un PEQUEÑO aspirador) además puedes eliminar un buen porcentaje de piojos, si resulta que tu hijo tiene algún molesto invitado capilar.

Enseña a tus hijos a pasar la escoba practicando este juego

Comienza con fichas (o algunos frutos secos de colores) y una baldosa de dimensiones reducidas. Y luego ves aumentando el área según pasen los días. En una semana y con el jueguecito, tu niño se habrá convertido en una silenciosa Roomba. Y más feliz que un a perdiz. Eso sí, asegúrate que la escoba sea proporcional a las dimensiones del infante. La escobilla del váter queda excluida de este juego.

Quién tira…recoge

También puedes enseñarles a recoger a tu hijo brillantinas, cuentas o cualquier otra cosa pequeña que haya desparramado por el suelo con una sencilla cinta de embalar puesta del revés. Se divertirá y aprenderá el trabajo que lleva recoger esos pequeños objetos, para que se lo piense la próxima vez.

La camiseta de hacer las paces

Ten una camisa grande a mano para meter a sus hijos cuando comiencen a pelear y haz que se la pongan hasta que se calmen, amenazando con aumentar el tiempo de confinamiento si vuelven a montar bulla.

Usa las ventanas como murales de colores

¡Añade tres cucharadas de pintura de diferentes colores en una bolsa ziplock y listo! Tu niño puede crear todo tipo de diseños sin ningún tipo de desorden. Psicodelia ‘home-made’ para los más peques.

Haz que se entretengan con aviones de papel

Benditos aviones de papel, cuyo vuelo puede calmar hasta al más pintado. En internet existen muchas páginas que recopilan planos sencillos para hacer modelos de lo más variopintos. O tan complicados como quieras ponérselo a tu hijo. Empieza con uno sencillito y varias dianas en el marco de la puerta. Cuando llegue a cierta puntuación, conseguirá el plano de un nuevo modelo para fabricar. Y a gozar.

Haz el camino a su habitación una pista americana con obstáculos

Aquí la idea es que los niños vean como un reto meterse en la habitación. O ponérselo difícil para que llegue a tu despacho, que también puede ser. Si ya quieres la versión Pro, cuelga cascabeles o campanillas de las citas. Así ellos sabrán cuándo han tocado un láser. Como ‘Misión Imposible’ sin ir más lejos.

Hazles su propia televisión en la cama

Dos perchas y el somier de una litera bastan para hacerles un soporte para la tablet que no se la salta un infante con pértiga. Y en la camita como un rey. ¿Se puede pedir más para realizar esa conversación tan importante que tenemos por Skype?

——

Compartir en: