Logo Vodafone

Compartir en:

Diez obras de arte que merecen un viral tan bueno como ‘Velaske, yo soi guapa?’

La ‘seño-rita Marga-rita’ ha logrado ser tendencia tres siglos después de pasar a mejor vida. La hija de Felipe IV y hermana de Carlos II (el último Austria) ha conquistado los corazones de millones de internautas gracias al singular e inolvidable ‘trap’ creado por el joven Christian Flores que ya ha sido reproducido más de 3 millones de ocasiones y que ha dado lugar a memes, risas y demás parafernalia propia de internet.

Ritmo, una letra descacharrante y una situación que lo es aún más (Velázquez contando los secretos de su obra maestra, ‘Las meninas’ y debatiendo con la pobre Margarita de Austria sobre la belleza y los sinsabores de la vida palaciega para una cría como ella) son algunos de los motivos de este éxito que podría ser solo el comienzo: los cuadros salidos del pincel del genio sevillano darían para más temas divertidos que, a la vez, tuvieran una vertiente social. ¿O acaso ‘La rendición de Breda’ no merecería su propio ‘trap’?

Cuadro: ‘La rendición de Breda’

‘Trap’: La escena podría dar lugar a un intenso debate coral en el que los representantes de la ciudad rendida protesten por la política imperialista de la España de entonces, mientras que uno de los soldados a las órdenes de Spínola se queje airadamente de la enésima batalla. Al fin y al cabo, ir de guerra en guerra tampoco es su afición favorita, ya que la vida de los tercios de Flandes y su escaso (y poco frecuente) sueldo no compensan ni de lejos eso de jugarse el pellejo.

Cuadro: ‘El triunfo de Baco’

‘Trap’: ¿Una escena con personajes ebrios y un dios mitológico? Si Margarita de Austria protestaba (a su manera) por el papel que le había tocado representar en su vida, esta vez es Baco el que muestra un hastío insoportable: está encasillado y harto de que solo se acuerden de él para que alegre fiestas repletas de borrachos que no son capaces de tenerse en pie. Mientras el dios se queja mostrando los argumentos por los que preferiría ser durante un día como Minerva o incluso Vulcano, los dos hombres que miran fijamente al espectador animarían el tema haciendo los coros. De ellos, claro está, que no se espere nadie sesudas reflexiones.

Cuadro: ‘La fragua de Vulcano’

‘Trap’: Cuchicheos, rumores e infidelidades. Todo ello, combinado con mitología. Teniendo semejante receta, ¿quién necesita dar un argumento al ‘trap’ de este cuadro? Velázquez lo dejó todo hilado y bien hilado: Apolo visita la fragua de Vulcano para contarle que su querida Venus le ha sido infiel con Marte. Ese diálogo ocuparía la parte principal del tema, mientras los fornidos ayudantes de la fragua cantarán temiéndose lo peor. ¿Una pelea? ¿Represalias laborales?

Cuadro: ‘El aguador de Sevilla’

‘Trap’: Marchando una escena costumbrista con dos personajes en primer plano que, sin mirarse directamente, nos lo van a cantar todo: el pequeño que sostiene la copa es una suerte de Lazarillo de Tormes que hace de la picaresca su forma de vida. Trabaja para el aguador, sí, pero le revende el líquido elemento a un precio mayor para sacar algo de ganancia a su ingrata profesión. En el ‘trap’, el pillo confiesa y el aguador llora la traición.

Cuadro: ‘Vieja friendo huevos’

‘Trap’: La cara de esa criatura lo dice todo. Otro bodegón costumbrista de los pintados por Velázquez que merece un señor temazo. Un ‘trap’ fresquito que sea firme candidato a canción del verano (aunque sea al de 1618) protagonizado por ese muchacho que muestre toda la rabia de la adolescencia. ¿El motivo? Ya no quiere más huevos. Así se lo hará saber a la señora que se los prepara, que será quien tenga que aguantar la pataleta de ese crío que aprovechará para denunciar la mala alimentación de los españoles del famoso Siglo de Oro (mientras que otros, en palacio, comían tan bien como la ‘seño-rita Marga-rita’).

Cuadro: ‘Gaspar de Guzmán, conde-duque de Olivares, a caballo’

‘Trap’: El único tema de esta improbable recopilación musical cuyo escenario es el retrato de una sola persona. Sin embargo, no es el de cualquiera: es el del conde-duque de Olivares. Sin lugar a dudas, este ‘trap’ tendría como objetivo dar rienda suelta a la chulería y a la ambición del noble español. Presumir de sus conquistas y de mandar más que los propios monarcas a los que sirvió. Todo, aderezado por alguna que otra palabra del caballo que, sin girar la cabeza, se quejará del excesivo peso de la armadura del noble.

Cuadro: ‘La fábula de Aracne’

‘Trap’: Prescindamos esta vez del tema mitológico del cuadro a la hora de llevarlo al plano musical. Aracne, Atenea, no os ofendáis, pero esta vez no nos centraremos en vuestro asunto de hilos y ruecas. Este ‘trap’ planteará una lucha de clases: las hilanderas ya no sienten ni la punta de los dedos y están fritas de trabajar sin descanso para que las señoritas de la alta sociedad –al fondo del cuadro- contemplen sus tapices sin darles siquiera la enhorabuena (ni qué decir tiene que no hay aumento de sueldo tras tejer una obra de arte). Si Margarita Teresa de Austria quería ser guapa, las hilanderas solo quieren descansar.

Cuadro: ‘Tres músicos’

‘Trap’: Vale, quizás no sea el mejor cuadro de cuantos pintó Diego Velázquez, pero tratándose esta de una recopilación pictoricomusical, cómo no incluir en ella a estos tres personajes nacidos para revolucionar el panorama del ‘trap’ con sus instrumentos del siglo XVII. El tema, de hecho, será el propio género: se compararán con estrellas del panorama actual como C. Tangana o Dellafuente y dirán una y otra vez que son los mejores y que el resto están en otra división.

Cuadro: ‘El almuerzo’

‘Trap’: Tres cuñados a la mesa, comiendo y, suponemos, bebiendo. Sin lugar a dudas, estos fueron creados para que comentaran la actualidad política (o deportiva) y arreglen España en un periquete. En este caso, estarán haciendo de seleccionadores nacionales de fútbol y debatirán sobre la conveniencia de volver a convocar a Villa. Porque ellos saben más que nadie, aunque no le hayan dado una patada a un balón en su vida.

Cuadro: ‘Adoración de los Reyes Magos’

‘Trap’: Y por último, y teniendo en cuenta que están a la vuelta de la esquina, qué mejor que hacer un tema con toques navideños sin olvidar el objetivo: hacer un ‘trap’ divertido y sorprendente. En este, el mismísimo niño Jesús pide a los Reyes Magos (pero no como el bebé que es, sino como todo un adulto) una PS4 y una suscripción a Netflix para ver los episodios de su serie favorita. Y es que los tiempos también cambian en el portal de Belén.


Otras cosas que son del gusto de ese lugar llamado internet:

– Diez grandes momentos de la historia que hubiesen sido diferentes con WhatsApp

– Obras maestras de la literatura fantástica que lucharían con ‘Juego de tronos’ por el dominio de la televisión

– Volar o ‘congelar’ el fuego: los poderes que la tecnología puede dar a los bomberos

– Cuervos recogiendo colillas: el ridículo plan para limpiar las ciudades

Compartir en: