Logo Vodafone

Compartir en:

Tatuajes futuristas que hablan con tu ‘smartphone’ y hasta te pueden salvar la vida

Existen desde hace miles de años, pero puede que nunca hayan vivido una época de esplendor semejante a la actual. Desde las clásicas anclas de los marineros o los tradicionales corazones de ‘Amor de madre’, los tatuajes han cambiado mucho hasta convertirse en una herramienta digital más, en el compañero perfecto de tu ‘smartphone’. Aunque suene futurista, la revolución digital de los tatuajes ya es una realidad. Y hoy en día existen muchos más ejemplos de cómo han evolucionado los tatuajes en su relación con la tecnología.

Foto: VulcanPost.

Una de las tecnologías más innovadoras hasta la fecha fue la patentada en 2017 por un equipo de la Universidad de Saarland, en Alemania, en colaboración con Google. Se trata de ‘SkinMarks’, una tecnología capaz de convertir cualquier pliegue, lunar u otra característica corporal en botones sensitivos para controlar los dispositivos electrónicos. En otras palabras, para convertir tus manos en un joystick o tus rodillas en mandos a distancia.

SkinMarks son tatuajes electrónicos temporales que se adhieren a la piel con agua (como si se tratara de una calcamonía) y pueden eliminarse unos días después. Tal y como demostró el equipo liderado por el investigador Martin Weigel, se trata de controles altamente versátiles, pues pueden funcionar como un botón, un ratón o una pantalla, así como recibir señales a través de la deformación de la piel.

Precisamente con el teléfono interactuarían los tatuajes patentados por Nokia hace ya un lustro. Hecho con tinta ferromagnética, capaz de reaccionar a las ondas electromagnéticas, el sistema creado por la compañía fabricante de móviles permitía que su orgulloso portador supiera cuándo le sonaba el teléfono: al llegar las ondas al dispositivo, lo sentiría (literalmente) a través del tatuaje.

El tipo de tinta es, a decir verdad, uno de los pilares sobre los que se sustenta la innovación en el peculiar sector de los tatuajes. Por poner solo otro ejemplo (aunque no vinculado a la tecnología), el uso de tinta ultravioleta puede servir para presumir de un tatuaje que no se ve a la luz del día y que se convierte en el centro de atención en cualquier lugar con la oscuridad apropiada.

Un GIF o una pantalla

La unión de los tatuajes con la tecnología ha llegado al punto de que en la actualidad es posible llevar en la piel una imagen en formato GIF. Si bien eso de llevar un tatuaje animado suena, como poco, imposible, el artista Anthony Antonellis lo ha logrado. De hecho, fue hace unos cuantos veranos cuando Antonellis se implantó un chip RFID con la capacidad de transmitir un kilobyte de información. “Piensa en ello como un tatuaje modificable y digital”, explicaba el artista. A través de ese chip, Antonellis transmitía un diminuto GIF con los colores del arcoíris en movimiento.

Una vez abierta la posibilidad de que los tatuajes no estén compuestos por tinta, ¿por qué no probar con cualquier componente con el que transmitir imágenes a través de la piel? Es precisamente lo que plantea un grupo de investigadores de la Universidad de Pensilvania, que ha creado un diminuto dispositivo de silicio que hace las veces de pantalla led bajo nuestra piel.

De un milímetro de largo y solo 250 nanómetros de espesor, este tatuaje podría llegar a ser una gran apuesta en lo estilístico, pero en realidad abre una nueva era en el mundo de la medicina. “Los dispositivos médicos actuales están muy limitados por el hecho de que los componentes electrónicos tienen que ser aislados del cuerpo”, explica Brian Litt, uno de los responsables del proyecto.

Sin embargo, su diminuto dispositivo de silicio podría ser implantado con una solución salina y no ser rechazado por el cuerpo. A partir de ahí, las posibilidades tienen a infinito. De hecho, el objetivo principal es que este pequeño tatuaje digital sea capaz de averiguar la cantidad de azúcar presente en el organismo de los pacientes con diabetes para informar a través de la piel de su estado de salud.

Precisamente es lo que pretende el prestigioso MIT que, en colaboración con la Harvard Medical School, ha desarrollado un tatuaje que informa de la salud de los pacientes que padecen diabetes con un simple cambio de color.

El proyecto, llamado DermalAbyss, sustituye la tinta tradicional de los tatuajes por un líquido con biosensores que transforma la piel humana en una suerte de pantalla que informa de cómo van las cosas en nuestro interior: el dibujo hecho con esta tinta cambia del color marrón al azul a medida que aumenta el nivel de azúcar en sangre.

¿Dónde quedó el arte?

No obstante, la tecnología y los tatuajes no solo se alían para velar por nuestra salud. De hecho, el trasfondo artístico de los tatuajes también evoluciona. Lo demuestra el artista Karl Marc, que diseñó el que, según él, es el primer tatuaje animado del mundo. En realidad, se trata de un tatuaje que incluye un código QR: leído por la ‘app’ correspondiente desde el teléfono, el código activa un ‘software’ que hace que en la pantalla se muestre el mismo tatuaje, pero en movimiento. Otra forma de tatuarse un GIF.

Algo similar, aunque más sonoro, propone la compañía Skin Motion. A simple vista, sus tatuajes son simples y llamativas representaciones gráficas de una onda sonora. El típico que podría hacerse un músico, por ejemplo. Sin embargo, estos tatuajes son mucho más: gracias a la tecnología, son interactivos y suenan.

Escaneados con la ‘app’ de la propia empresa, los tatuajes de Skin Motion encierran en sí un minuto de radio que suena a través del ‘smartphone’ una vez que la cámara ha captado el tatuaje:

En definitiva, ya sea para cuidar mejor nuestro estado de salud, para fardar y dejar boquiabiertos a nuestros amigos con semejante despliegue tecnológico, o simplemente para lucir un bonito diseño sobre la piel, los tatuajes están más vivos que nunca.

Con información de The Week, HacksterGizmodo, The Atlantic, Technology Review, Science Alert y Futurism. Imagen de Skin Motion.

Compartir en: