Logo Vodafone
  • Cooking Ideas
  • De Clinton a Almodóvar: diez famosos que han triunfado a pesar de la sordera

Compartir en:

De Clinton a Almodóvar: diez famosos que han triunfado a pesar de la sordera

La pérdida de audición no es algo de lo que se hable a menudo. Llevar gafas está mucho más normalizado que llevar un audífono, y es más evidente, así que es fácil deducir quién tiene problemas de visión y, por tanto, estamos perfectamente habituados a encontrarlos en todos los terrenos, desde el cine y la televisión a la política, la música o la tecnología.

Sin embargo, ni estamos tan concienciados con los problemas del oído ni somos tan capaces de nombrar a algún famoso que haya llegado a lo más alto en su profesión superando las trabas que suelen acompañar a la sordera (parcial o total, de uno o ambos oídos, corregida o no mediante la tecnología…) como son la dificultad para seguir conversaciones en ambientes ruidosos o en las que toman parte más de dos o tres personas. Y lo cierto es que se cuentan por decenas: en todos los ámbitos, existen nombres que a todos nos resultan familiares y que hoy nos sirven para reflexionar, con motivo de la Semana Internacional de la Sordera y el Día Internacional de las Personas Sordas, sobre la importancia de cuidar de uno de nuestros más importantes sentidos.

La niña de ‘Stranger Things’

Una de las estrellas de la exitosa serie de Netflix, Millie Bobby Brown, la actriz que interpreta a la pequeña Once, es sorda de su oído derecho. Cuando actúa o canta, no puede oírse a sí misma con total claridad, pero nunca le ha supuesto un gran problema porque jamás ha dejado que le afecte. “Si sueno mal, no me importa, porque estoy haciendo lo que me gusta”, asegura. Una filosofía que, desde luego, le funciona a las mil maravillas.

El Hulk original

Lou Ferrigno, el actor que interpretaba al superhéroe de Marvel en la serie de televisión de finales de los 70 y principios de los 80, y que también dio vida al musculoso semidiós Hércules, perdió entre el 65 y el 75% de audición cuando era pequeño a causa de una infección de oído. Comenzó a usar su primer audífono con 4 años y su vida, reconoce, ha sido una constante lucha por superar las dificultades, entre otras cosas tratando de corregir las carencias de dicción que desarrolló durante la infancia. Por suerte, “todo el mundo tiene un pequeño Hulk dentro”, como él mismo ha dicho. “Si no hubiera perdido la audición, no estaría donde estoy. Me obligó a maximizar mi potencial”.

Pedro Almodóvar

El famoso director de cine también ha tenido que lidiar con las complicaciones de su pérdida de audición, incluso a veces viviendo situaciones delicadas en entornos sociales de alto standing. Durante una cena en la que se sentó al lado de la princesa Charlene de Mónaco, esta terminó ofendida porque el español, aparentemente, la ignoraba. “Soy sordo del oído derecho y en una larga mesa llena de comensales, los que se hallan sentados a mi derecha desaparecen, no existen”, se disculpaba. Por suerte, la ex nadadora sudafricana lo entendió y el incidente no pasó a mayores. Y Almodóvar, por cierto, no es el único maestro patrio de la cinematografía que lo ha pasado mal en los eventos con muchos invitados: el mismísimo Luis Buñuel evitaba ese tipo de reuniones porque le costaba mucho seguir una conversación con tanta gente.

Halle Berry

La oscarizada actriz, que se convirtió en la primera afroamericana en ganar el premio gordo de la Academia estadounidense por su papel protagonista en ‘Monster’s Ball’, perdió un 80 % de audición por culpa de los abusos de una expareja. Y no solo no le ha impedido convertirse en una estupenda intérprete y en toda una celebridad, sino que además le he llevado a ser una incansable activista contra la violencia doméstica.

Kiefer Sutherland

Famoso por su papel protagonista en la serie ‘24’, y más recientemente por su brillante interpretación de un presidente por sorpresa en ‘Sucesor designado’, este actor británico sufre una profunda pérdida de audición en un oído y parcial en el otro por culpa de los estruendosos sonidos de las balas y explosiones que ha tenido que soportar en los rodajes. A día de hoy, usa audífonos para compensar los daños que le ha causado su trabajo.

Leslie Nielsen

Uno de los cómicos más míticos y divertidos que han pasado por la pequeña o gran pantalla, este canadiense (que primero fue DJ) sufrió una pérdida de audición severa que le hacía legalmente sordo y le obligó a llevar audífonos durante la mayor parte de su vida. Además de un vendaval de humor, fue un valioso apoyo para el Better Hearing Institute estadounidense, participando en varios de sus eventos para concienciar a los norteamericanos de la importancia de cuidar sus oídos.

Vint Cerf

Considerado padre de internet, Vinton Cerf fue uno de los encargados de diseñar el protocolo que TCP/IP que está en la base del funcionamiento de la Red de redes. Y no lo hizo solo por motivos académicos o técnicos: “En parte quería ayudar a las personas con pérdida de audición u otras dificultades para comunicarse”, ha confesado el pionero, que sabe de primera mano lo que es llevar audífonos desde los 13 años.

Ronald Reagan…

A principios de los 90, el que fuera el cuadragésimo presidente de los Estados Unidos fue también uno de los rostros públicos del Better Hearing Institute. Comenzó a usar audífonos en 1983, poco después de asumir el alto cargo, tras años de sufrir las consecuencias de la pérdida de audición que le provocó, como a Sutherland, el estallido de un arma disparada durante un rodaje. Su ejemplo fue importante para combatir el estigma que aún pesa, aunque en menor medida, sobre el uso de este tipo de tecnología.

… y Bill Clinton

Otro expresidente de esta potencia mundial que lleva audífonos en ambos oídos es Bill Clinton, cuya pérdida de audición se achaca a una mezcla de sonidos de disparos durante sus sesiones de caza, ruidosos mítines multitudinarios y escuchar música demasiado alta. Su caso es revelador, pues le detectaron el problema en una de esas revisiones rutinarias a las que todos deberíamos someternos, aunque no siempre lo hacemos, periódicamente.

Pete Townshend

Y si ser actor o político conlleva algún peligro para los oídos, sin duda ser músico se lleva la palma entre las profesiones de alto riesgo. Es difícil escapar a la sordera tras toda una vida de ensayos y conciertos a un volumen muy por encima de lo recomendable. El guitarrista de The Who, Pete Townshend, es un claro ejemplo. Miembro de la banda que en 1976 batió el récord Guinness al concierto más ruidoso de la historia, sufrió una acusada pérdida de audición que le obligó a llevar audífonos, usar un monitor especial para escuchar su propia música en el escenario e incluso a cambiar de guitarra (la eléctrica por la acústica) o colgar el instrumento en distintos momentos de su carrera.

Y desgraciadamente el suyo no es ni de lejos el único caso entre los grandes de la música. Eric Clapton, Neil Young, Phil Collins, Lars Ulrich, Danny Elfman… Desgraciadamente, son muchos los que han sufrido las consecuencias de una vida a todo volumen. Por eso es tan importante que seamos prudentes con la música si usamos auriculares, como recomiendan los expertos, y que nos sometamos a revisiones cada cierto tiempo para comprobar que todo va bien. Cuidar nuestros oídos es tan importante como vigilar la vista, aunque no siempre seamos conscientes de hasta qué punto dependemos del sonido en nuestro día a día.

————–

Con información de BetterHearing, AI Media y Wikipedia e imágenes de Wikimedia Commons

Compartir en: