Logo Vodafone
  • Cooking Ideas
  • ¡Bienvenido, verano! Cosas que necesitas saber sobre la noche de San Juan

Compartir en:

¡Bienvenido, verano! Cosas que necesitas saber sobre la noche de San Juan

Con la subida de las temperaturas, las horas de luz y la cercanía de las vacaciones estivales llega la alegría. De hecho, no es casualidad que el 20 de junio, celebrado como el #YellowDay, esté considerado como el día más feliz del año. Esta fecha coincide con la víspera del solsticio de verano, el día más largo y la noche más corta en el hemisferio norte. Así, la llegada de la estación estival se producirá este año el día 21 a las 10.07 horas GMT (12.07 hora oficial peninsular española), según cálculos del Observatorio Astronómico Nacional.

En esta fecha, el punto de la eclíptica del Sol marca su posición más al norte y durante varios días su altura al mediodía no cambia. De ahí el nombre de ‘solsticio’, procedente del latín ‘sol’ (Sol) y ‘sistere’ (quieto). Este fenómeno que da la bienvenida al verano ha sido motivo de celebración de fiestas y rituales en numerosas culturas a lo largo de los siglos. Como las que se producen en la noche de San Juan, con tradiciones únicas en cada pueblo a lo largo y ancho de España y en otros puntos el orbe. Se trata de una noche llena de supersticiones, costumbres y fuego, que encierra infinidad de curiosidades, dentro y más allá de nuestras fronteras:

Su origen y sus mitos

Mucha gente celebra San Juan como la noche más corta del año, pero en realidad no lo es. Esta varía cada año entre el 20 y el 22 de junio, siempre y cuando hablemos del hemisferio norte. Esto nos hace pensar que la antiquísima fiesta, cuyo origen está en la noche de los tiempos, fue cristianizada y pasada a la noche del 23 porque el 24 era el día en que nació san Juan Bautista, 6 meses después del nacimiento de Cristo según la Biblia. Además se trata del único santo por el que se celebra una festividad en el día de su nacimiento, ya que lo habitual es festejar el aniversario de sus muertes o el traslado de sus reliquias.

El caso es que la fecha gira en torno al solsticio de verano en el hemisferio norte, un evento muy importante para nuestros antepasados. Las culturas paganas estaban muy ligadas a la astrología y los ciclos de las cosechas, por lo que encendían hogueras durante esta noche para fortalecer al sol, pues a partir del solsticio de verano los días iban a ir acortándose hasta el solsticio de invierno. El rito de las hogueras fue cristianizado también, haciendo alusión al encendido de una hoguera el día que nació san Juan. Pero, en realidad, este dato nos muestra lo importante que era esta festividad para nuestros ancestros paganos, ya que los cristianos decidieron mantener las costumbres más arraigadas.

En cualquier caso, las festividades relacionadas con el solsticio de verano comparten dos elementos legendarios: el fuego y el agua. Las hogueras tienen un carácter ritualístico, de reunión de la comunidad y de sugestión, puesto que siempre desprenden una aura de magia y misticismo. En todas las culturas el fuego representa un elemento de purificación y catarsis, por ello siempre se queman objetos antiguos o elementos que representen el mal, como un ejercicio de purga. San Juan se celebra siempre a la orilla del mares, lagos, ríos y manantiales, puesto que el agua simboliza la pureza y la fertilidad

La España más ancestral

La riqueza cultural de España se puede medir en la heterogeneidad de sus verbenas. No hay pueblo o región que no tenga su forma peculiar de vivir la noche de San Juan. Por ejemplo, en Alicante se lían la manta a la cabeza y se ponen a quemar más de 200 estatuas de cartón piedra. Esta tradición que llaman la ‘cremá’ recuerda inevitablemente a las Fallas de Valencia y, de hecho, algunos autores apuntan a que las Fallas se inspiraron en San Juan, sólo que en lugar de celebrar la llegada del verano, se celebra el equinoccio de Primavera, es decir, el fin del invierno.

Más al sur existe la costumbre de quemar muñecos de trapo en San Juan. En Cádiz los llaman ‘Juanillos’ y los rellenan de trozos de papel con deseos, mientras que en Málaga los llaman ‘juás’ y suelen representar a personajes populares grotescamente caracterizados. En Asturias, en cambio, para hacer la hoguera de San Xuan se utilizan trastos y muebles viejos, así como la leña que hubiese sobrado del invierno.

Aunque si hay un pueblo en España donde se toman en serio las hogueras es en Isil, en el Pirineo catalán. Allí, los mozos del pueblo acuden un mes antes de San Juan a la montaña para cortar troncos de pino de un metro y dejarlos secar para que ardan mejor. La noche de 23 de junio acuden a por ellos, les prenden fuego y los cargan al hombro para bajarlos al pueblo, lo que provoca un espectáculo zigzagueante de luces y sombras por la ladera de la montaña.

Otro de los ritos más divertidos de San Juan es el de saltar la hoguera para empezar el verano con buena suerte: en Galicia debes saltar 9 veces para que la magia suceda, mientras que en el Levante son 7 los saltos. Pero a 50 kilómetros de Soria, en el pequeño pueblo de San Pedro Manrique, parece que este reto se les quedó pequeño. En lugar de saltar las hoguera para purificarse, los habitantes deben caminar descalzos sobre una alfombra candente de brasas encendidas. Una celebración ancestral que se hace mirando hacia el oeste y con alguien a cuestas en la espalda. Cuentan que sólo ellos pueden realizar esta proeza que ha despertado el interés de curiosos, científicos y hasta parapsicólogos. Todo ello presidido por Las Móndidas, tres jóvenes sampedranas elegidas por sorteo entre las mozas casaderas y que encarnan a las antiguas sacerdotisas celtíberas.

Ritos insólitos de otros países

San Juan no es solo una festividad apasionante al sur de los Pirineos. Para los países escandinavos es una de las fechas más importantes del año. En la mitología nórdica, por ejemplo, el solsticio de verano se celebra como una fiesta de la fertilidad. En Finlandia el ‘Juhannus’, el día más largo del año (en zonas de Laponia no se llega a poner el sol en toda la noche, tan solo toca ligeramente la línea del horizonte, para volver a elevarse y dar paso al siguiente día) se festeja en honor al dios Ukko, al que se le pide buena cosecha y éxito en el amor. La nación finesa se engalana con flores al igual que Laponia y Estonia, y antiguamente las mujeres solteras bailaban alrededor de las hogueras buscando pareja.

En el ‘Jonsok’ en Noruega también se baila frente a una hoguera, e incluso se celebran cientos de falsos matrimonios para simbolizar el florecer de una nueva vida. Pero no todo en Escandinavia son flores y amor: también hay lugar para historias de brujas y troles, al igual que ocurre en el San Xoán gallego con las ‘meigas’, que haberla, hailas (y a las que se les espanta con mucha queimada y un buen conjuro). En el ‘Sankthans’ de Dinamarca, se queman figuras de paja que simbolizan el mal y las brujas, un rito para acabar con la mala suerte y empezar el verano con buen pie.

Otro ejemplo es la localidad noruega de Alesund, que utiliza un islote cercano para celebrar el día más largo del año. Pallets de madera es el combustible para realizar una de las mayores hogueras que se celebran en el mundo. Es una visión espectacular, un torrente de llamaradas en medio del mar. El récord lo tienen con la hoguera del año 2010, la más alta hasta la fecha, con una altura de 40,45 metros. Para su construcción se necesitan entre 30 y 40 personas durante varios días apilando palets de madera que más tarde arden con el fuego. Las torres se hacen en la orilla de la playa, así que cuando se derriban, caen al agua para evitar cualquier peligro.

Los habitantes de Reino Unido también acogen esta fecha con una mirada mágica y ancestral, y es que cada vez más ingleses se acercan a celebrar el ‘St John Day’ al yacimiento megalítico de Stonehenge. Miles de personas pasan la noche alrededor de las piedras que están alineadas con los dos solsticios para sentir la espiritualidad que emana de este mágico lugar bañado por el amanecer.

Por último, es necesario citar también a nuestro vecino ibérico, Portugal, donde celebran San Juan con la misma pasión que nosotros. Especialmente en Oporto, donde a las hogueras, el alcohol y las sardinas hay que sumarle la tradición de salir con martillos de juguete (antiguamente hojas de ajo y puerro) para golpear a la gente y desearles así buena suerte. En definitiva, San Juan es una de las fechas más mágicas del año, da igual donde la pases: el caso es que des la bienvenida al verano como se merece. Y si puede ser… ¡bailando frente a una gran hoguera!


Con información de Muy Interesante, Huffington Post y La Vanguardia. Imágenes de Leo HidalgoContando Estrelas, Pixabay (1 y 2), Wikipedia Commons (1, y 3) y Kristoffer Trolle.

Compartir en: