Logo Vodafone
  • Cooking Ideas
  • Un repaso a las redes móviles a velocidad de fibra óptica

Compartir en:

Un repaso a las redes móviles a velocidad de fibra óptica

Descargar fotos, escuchar música, ver vídeos on-line, subir nuestras propias grabaciones a Instagram e incluso hablar con una lavadora conectada. Cada vez pedimos a nuestro ‘smartphone’ que realice más tareas y demandamos una mayor velocidad de transferencia de datos. La próxima, para que responda a nuestras órdenes lo más pronto posible se llama tecnología 5G y marcará un hito en la evolución de las redes móviles: las transferencias de datos serán 100 veces más rápidas. No en vano, las capacidades de esas redes han pisado el acelerador desde que el primer teléfono móvil cumpliera su función hace 45 años. Descubrimos la historia de las redes móviles desde aquella pionera llamada con un ‘ladrillo’ que pesaba un kilo.

Del 1G al 2G: de las llamadas analógicas a las digitales

“¿A qué no sabes desde dónde te llamo?” Esas fueron las palabras que usó Martin Cooper, presidente de Motorola, cuando llamó al investigador jefe de los laboratorios Bell, la marca competidora, allá por 1973. Instantes después, le anunciaba que acababa de realizar la primera llamada de la historia de la telefonía móvil con su pesado Motorola DynaTAC desde la Sexta Avenida de Nueva York. Por aquel entonces, ni siquiera habían nacido Apple o Microsoft e Intel acaba de lanzar el primer microprocesador de 8 bits, el 8008.

Sin embargo, los primeros sistemas comerciales de telefonía móvil no aparecieron en ese momento y ni siquiera lo hicieron por primera vez en Estados Unidos. Fue en 1979 cuando el proveedor de servicios inalámbricos japonés NTT lanzó la primera red de telefonía móvil (1G, o primera generación) del mundo. En aquel momento, las redes móviles hacían uso de tecnologías de radio analógicas y los teléfonos únicamente cumplían la misión de realizar llamadas.

El siguiente gran salto tuvo lugar a finales de los 80 y principios de los 90, cuando comenzaron a aparecer las redes totalmente digitales 2G, que mejoraron considerablemente la calidad del servicio. Uno de los grandes hitos tuvo lugar en en 1991, cuando en España tan solo había 100.000 usuarios de teléfonos móviles.

Aquel año, el entonces primer ministro de Finlandia, Harri Holkeri, llamó al teniente de alcalde de la ciudad de Tampere (Kaarina Suonio), valiéndose del novedoso estándar GSM (Sistema General de Comunicaciones). Durante la llamada, ambos comentaron la calidad de voz, la seguridad o las ventajas de la novedosa tarjeta SIM.

Ese primer estándar sirvió para armonizar las redes móviles europeas y contemplaba la posibilidad de transmitir datos a velocidades de hasta 9,6 kilobits por segundo (kbps), muy inferiores a las actuales. Pese a ello, supuso una auténtica revolución, ya que permitió el envío de los hoy casi olvidados SMS precursores del WhatsApp.

El primer SMS de la historia contenía un texto que todos hemos escrito alguna vez en nuestro móvil: “feliz navidad”. Lo envió el ingeniero Neil Papworth en 1992, cuando trabajaba en el desarrollo de un servicio de mensajes cortos para VodafoneAhora bien, Papworth utilizó un ordenador para enviar el mensaje a su compañero Richard Jarvis.

Fue Nokia la que lanzó ese mismo año el Nokia 1011 (el primer teléfono GSM fabricado masivamente) y la que presentó al año siguiente otro modelo (el 2110) que permitía enviar aquellos míticos mensajes de 160 caracteres.

Del 3G al 4G: viento en popa a toda vela

En el 2001, un año después de que Nokia presentara su mítico 3310,  el gigante japonés NTT desplegó en Tokio la primera red telefónica 3G. Una tercera generación que nos permitió navegar por internet gracias a nuestro móvil: soportaba velocidades más altas para permitir realizar videoconferencias, consultar páginas web o enviar contenido multimedia.

El estándar más popular de tercera generación, el UMTS, supuso una mejora notable del GSM al permitir una velocidad de transmisión de datos de 384 kbps. Ahora bien, posteriormente han surgido otros estándares 3G con velocidades superiores.

En 2004, tres años antes de que Apple lanzara su revolucionario iPhone (“un iPod con pantalla táctil, un revolucionario teléfono móvil y un aparato de comunicación por internet” según Steve Jobs), los operadores móviles comenzaron a ofrecer en España los servicios 3G que abrieron un abanico de posibilidades para que navegáramos por internet con nuestro ‘smartphones’.

La generación sucesora del 3G, la cuarta, está también marcada por las mejoras en la velocidad de transmisión. La Unión Internacional de Telecomunicaciones (ITU por sus siglas en inglés) fijó que el estándar IMT-Advanced (correspondiente al 4G) debía cumplir una serie de requisitos, entre ellos una velocidad de 100 Mbps para conexiones de alta movilidad y 1 Gbps en las de baja movilidad. Además, la tecnología 4G reduce significativamente la latencia o tiempo de respuesta. En 2017, la cobertura de las redes 4G (LTE) ya ha alcanzado el 97 % del territorio español.

Las redes 4G (también conocidas como LTE) desplegadas en los últimos años han continuado evolucionando hacia el 4G+ o LTE Advanced. Vodafone, que en 2013 fue la primera operadora en España en ofrecer tecnología 4G, lanzó 4G+ al año siguiente para navegar velocidades de hasta 300 Mbps. Sin duda, una presteza impensable hace algunos años. Pero aún hay más.

El 5G: la próxima frontera

‘Smartphones’, neveras inteligentes, sistemas de seguridad, coches autónomos, robots… En un futuro, los dispositivos conectados harán uso de la tecnología 5G, la próxima generación de redes móviles cuyo despliegue comercial tendrá lugar en 2020.

La UIT definió hace unos años las especificaciones del 5G, que ofrecerá una velocidad de descarga de datos de 20 Gbps: podremos bajarnos un archivo de 3GB en tan solo medio minuto. Además, disminuirá considerablamente la latencia (en algunos casos será menor a 1 milisegundo) y permitirá que más dispositivos se conecten a la red simultáneamente.

Vodafone ha sido la primera operadora que ha demostrado esta tecnología con un test de velocidad hace tan solo unos meses. Junto con Huawei, realizó la primera llamada 5G en el mundo desde Castelldefels (Barcelona) a Madrid. Para la demostración, usó el estándar comercial NSA (Non Stand Alone), que contempla la utilización de la infraestructura de la mejor red 4G y 4G+. Así, en esa primera llamada, se conectó simultáneamente una red 4G con una 5G. Todo un hito en la historia de las redes móviles, que dentro de poco vivirá una revolución con la llegada del 5G, una tecnología que dará el empujón definitivo a la internet de las cosas.


Con información de Vodafone, Ministerio de Información, Turismo y Agenda Digital, Xataka, ZdnetCNMC, International Telecommunication UnionBusiness InsiderBBC, El País. Las imágenes son propiedad, por orden de aparición, de Pixabay  (1 y 4Wikimedia Commons, San Francisco Foghorn. 

Compartir en: