Logo Vodafone

Compartir en:

Así es Sokhrates, la red social que reparte sus beneficios con los que más lo necesitan

Facebook, Twitter, Snapchat… A la hora de elegir red social para estar en contacto con nuestros conocidos o saber qué se cuece por esos mundos de internet, los usuarios tienen un amplio abanico de posibilidades. Sin embargo, hasta ahora las opciones de disfrutar de cualquiera de estas plataformas y ayudar a otros a la vez brillaban por su ausencia.

Por eso mismo ha nacido Sokhrates, una red social que en principio es como las demás, ya que permite estar en contacto con amigos, compartir contenido, ver lo que publican otros… No obstante, hay una diferencia esencial: Sokhrates es la primera red social creada con el fin de financiar proyectos humanitarios, animalistas y para la protección del medioambiente en todo el mundo.

“Las redes han hecho posible que millones de personas que tienen la voluntad de cambiar este mundo para mejor se conociesen y pudiesen trabajar juntas”, reflexiona en declaraciones a Cooking Ideas Marta Esteban, gerente de proyecto en Sokhrates. “Ahora, Sokhrates quiere añadir un elemento esencial a la voluntad de estas personas para poder seguir avanzando en esta dirección: los recursos financieros”, explica.

La filosofía con la que ha sido creada esta red social se materializa con la donación del 70 % de los beneficios que obtenga a través de publicidad ética. Así, cuantos más usuarios aparezcan en torno a Sokhrates, más organizaciones podrán llevar a cabo sus proyectos con el dinero que genere la publicidad.

Además, la elección de los destinatarios de las donaciones no es aleatoria ni mucho menos casual: serán los propios usuarios de Sokhrates los que elijan a dónde va a parar el dinero. “Cada vez que utilicen Sokhrates, los usuarios ganarán lo que llamamos Monedas Sokhrates o SK coins, monedas que después podrán asignar a sus proyectos favoritos”, explica Esteban. Posteriormente, los proyectos humanitarios que más apoyo reciban por parte de los usuarios serán los finalmente seleccionados.

Y las opciones no serán, precisamente, pocas. “Actualmente, nuestras áreas de trabajo, o ‘Misiones’ como las llamamos nosotros, son: Áreas Catastróficas, Prevención de la Violencia contra la Infancia, Educación y Cultura, Salud y Prevención, Protección Animal, Bosques y Amazonia, Tecnología Sostenible y Limpieza de los Océanos y los Ríos”, enumera Esteban.

Por si fuera poco, los responsables del proyecto ya preparan el siguiente paso de la red social. “En breve, los usuarios tendrán la posibilidad de emplear el 30 % de sus monedas Sokhrates para obtener importantes descuentos en productos como música, minutos telefónicos, descuentos en restaurantes y muchas cosas más”.

De esta forma, mientras las grandes redes sociales generan dinero que, en la mayoría de casos, enriquece a sus inversores, la intención de Sokhrates es ayudar primero a los demás para, además, beneficiar a sus propios usuarios. No en vano, el lema de la propia plataforma es ‘Comparte, gana, transforma’. Toda una declaración de intenciones.

Por ahora, y sin necesidad de una campaña publicitaria previa, Sokhrates cuenta ya con más de 14.000 usuarios, crece cada día y tiene presencia en todos los continentes. “Ahora es importante hacer crecer esa base de usuarios activos y conseguir financiación complementaria que nos permita crecer más rápidamente”, comenta Esteban. De hecho, ese 30% de beneficios publicitarios que no vayan a parar a los proyectos humanitarios serán destinados al propio mantenimiento de la plataforma.

Por ahora, y mientras Sokhrates va creciendo a lo largo y ancho del mundo, la red social ya ha podido financiar un proyecto en Nepal, mientras proporciona al mismo tiempo ayuda a varias organizaciones dedicadas a la protección animal. Y solo es el principio: “Cualquier organización que trabaje dentro de estos ámbitos y tenga cierta trayectoria en este sentido puede mandarnos información a info@Sokhrates.com”, explica Esteban.

Para asegurarse de que todas las organizaciones que reciban la ayuda colaboran en la construcción de un mundo mejor, Sokhrates establece una serie de requisitos que, de hecho, luego son verificados por un comité de expertos. Una vez aprobados, “estos proyectos pasan a formar parte del porfolio de proyectos a ser potencialmente financiados por Sokhrates”, desmenuza la gerente.

Ayudando a los demás

A día de hoy, el equipo de Sokhrates está compuesto por unas 10 personas repartidas entre Italia y España. Pero todo empezó con un viaje espiritual del italiano Rosario Scuterio, un empresario que tras perderlo todo “emprendió un largo periplo que lo llevó a la India, a Nepal y otros países, donde en contacto con importantes maestros espirituales logró volver a creer de nuevo en sí mismo”, relata Esteban.

https://www.youtube.com/watch?v=2h8qKZwQLl0

“Fue entonces cuando decidió utilizar su gran talento para desarrollar iniciativas que aportasen valor a las personas, el medioambiente y los animales, y junto con su amigo Alessandro Monica, el otro ideólogo de este proyecto, fueron dándole forma”, explica.

Además, Sokhrates cuenta con el empuje de tres embajadores de lujo: la ministra de la Mujer y la Infancia de la India Maneka Gandhi; la exvicepresidenta del Comité de los Derechos del Niño de la ONU Sara Oviedo, y el bajista y activista por los derechos de los animales Chucho Merchán.

Mientras el proyecto sigue creciendo para ayudar en iniciativas humanitarias, Sokhrates prepara ya el lanzamiento de sus versiones ‘app’ tanto para iOS como para Android, cuya llegada se espera para antes de que termine el 2017. Hasta entonces, la versión web de esta singular red social ya está ayudando a los demás haciendo lo que ya sabemos hacer en otras plataformas: compartir contenido con nuestros contactos.


Otras historias de internet:

La delirante web que trató de comprar Google… ¡usando la publicidad de Google!

La pionera de la ciencia ficción que imaginó utopías feministas en los años 30

¡Viva el amor! El curioso romance de un abducido con su alien

¿Puede acabar la digitalización con la globalización?

Compartir en: