Logo Vodafone

Compartir en:

Diez grandes razones por las que todos deberíamos instalarnos la app Radar COVID

Hace unos meses, el Gobierno de España dio a conocer la aplicación móvil Radar COVID, una herramienta de rastreo y detección de personas contagiadas por coronavirus y que cada autonomía debía de implantar a través de su sistema sanitario. La app ya se encuentra completamente operativa en toda España y, según fuentes del Ministerio de Sanidad, para que resulte útil en minimizar el riesgo de contagios, deben hacer uso de ella cuantos más ciudadanos mejor. Cualquier usuario puede instalar y activar el Radar COVID en su dispositivo móvil. Solo hay que descargar la aplicación en las tiendas de Apple y Google. Y ponerla en marcha en unos sencillos pasos tras la descarga.

La aplicación permite notificar si tienes los síntomas asociados al virus y si se ha confirmado un resultado positivo en una prueba diagnóstica. En ese caso, las autoridades sanitarias facilitarán un código que hay que introducir en la aplicación. De este modo, se enviará una alerta de exposición a los teléfonos que registró nuestro móvil en las últimas dos semanas que han estado a menos de dos metros y durante un mínimo de 15 minutos, parámetros que se utilizan para alertarnos a través de un mensaje en el caso de haber estado en contacto con un infectado por coronavirus.

En dicho mensaje no sabemos de quién se trata la persona afectada ni de dónde se localiza. Lo esencial de esta aplicación es que permite trazar la cadena de contactos de una persona infectada, para así poder identificar rápidamente a todos aquellos que están en caso de riesgo. En realidad, es el mismo trabajo que realizan los rastreadores, pero multiplicando su eficacia.

En las últimas semanas, la aplicación, que cuenta actualmente con más de 5 millones de descargas, ha recibido importantes actualizaciones en materia de seguridad, para garantizar al máximo la privacidad y accesibilidad. Pero aunque sea un éxito que unos 5 millones de ciudadanos estén ya usando la aplicación de rastreo, todavía no se llega al mínimo que los asesores del Gobierno establecieron para que el sistema pueda reducir el impacto de los efectos de la pandemia.

Por eso, aquí van 10 poderosas razones para que cualquier ciudadano se descargue y active la aplicación cuanto antes.

1- Cuanta más población se instale la aplicación más protegidos estaremos todos

Para que la aplicación sea verdaderamente eficaz debe estar instalada en los móviles de una cierta masa crítica de la población. El Gobierno cifra que, para que funcione realmente bien, es necesario que se la descargue un mínimo del 20% de los ciudadanos, lo que implicaría una reducción mínima de un 30% en el impacto de la pandemia. Eso supone que 10 millones de personas deberían instalarla en su móvil, una cifra que solo se podrá conseguir si se transmiten bien las múltiples ventajas que su uso tiene para la salud pública. Sin embargo, no hay consenso en una única cifra, pero está claro que si toda la población abordase el asunto con esta mentalidad no sería complicado alcanzar la masa crítica necesaria. Por tanto hay que hacer un esfuerzo de concienciación, porque cuanto más superemos ese 20% de la población en descargas, más eficaz será este instrumento para contener los brotes.

2- Ayuda a ser más preciso en el rastreo de contactos

La app es una herramienta muy importante porque minimiza los problemas para recordar a las personas con las que hemos tenido contacto. Si ahora mismo te preguntaran con quién has estado en los últimos 2 días, es posible que inconscientemente te olvides de alguien. Si el rastreo es únicamente manual, el usuario debería tener la capacidad de detallar todos sus contactos, y saber con quién pasó 15 minutos a menos de dos metros para igualar la precisión de Radar COVID. Gracias al estudio piloto de la aplicación que se hizo en la isla de La Gomera el pasado julio, en el que se simuló una oleada de 300 contagios entre 3.000 usuarios, el resultado fue que la eficacia de la aplicación casi dobló a la del rastreo manual: registró 6,4 contactos estrechos de riesgo por positivo confirmado frente a los 3,5 detectados mediante el sistema manual.

3- Y también es más preciso en el rastreo de los no contactos

También es necesario tener en cuenta la capacidad de la app para registrar posibles contactos con personas que sencillamente no conoces. ¿Cuántas probabilidades habría de localizar manualmente a todos los pasajeros de un autobús en el que ha viajado un contagiado? ¿Quién podría decir cuántos minutos exactos pasó dentro del vehículo? La aplicación se basa en la nueva plataforma de ‘contact tracing’ (o rastreo de contactos) desarrollada en una alianza histórica entre Apple y Google, que es capaz de medir la distancia entre personas de manera precisa, algo especialmente importante en sitios concurridos como trenes, tranvías o autobuses. Para ello, nuestros móviles se comunican entre sí de manera automática usando la tecnología Bluetooth; cuando dos móviles están en el mismo espacio durante un tiempo, se comparten unas claves privadas, que sólo están en nuestro móvil. Esas claves se almacenarán durante 14 días, y de manera diaria nuestro móvil se descargará una lista de claves pertenecientes a usuarios contagiados o que puedan tener síntomas de COVID-19. Si las claves concuerdan, el móvil nos lo notifica.

4- Tiene un efecto educativo e informativo

Descargar la aplicación y activarla va más allá de la efectividad en la trazabilidad de los contagios. También tiene un efecto educativo si nos va avisando de posibles contactos, creando conciencia del riesgo al que nos exponemos. El efecto puede ser similar a lo que ocurrió cuando la DGT comenzó a usar los paneles informativos de las carreteras para informar del número de muertos en fechas clave, lo que ayudó a reducir los accidentes de tráfico en un porcentaje considerable. Además, la aplicación cuenta con un apartado informativo en el que se muestran las últimas noticias sobre el virus y las recomendaciones sanitarias para hacer frente al mismo.

5- Los datos son anónimos

La importancia de garantizar el anonimato es otra de las virtudes de Radar COVID. Para evitar los problemas de confidencialidad se ha optado por una versión donde los datos recabados son anónimos: la información se recopila y viaja dentro del sistema para avisar sobre un posible contagio, pero solo se transmiten los códigos alfanuméricos aleatorios renovados cada 15 minutos. Estos códigos que intercambian los teléfonos, sumado al uso de la tecnología Bluetooth, impiden que se identifique a la persona ni tampoco se recoge información del teléfono. Y los datos solo se guardan en el dispositivo durante 14 días.

6- No controla tu ubicación

De igual manera, Radar COVID no utiliza las tecnologías de geolocalización. ¿Cómo es posible entonces que sepa que has podido estar cerca de un positivo por COVID? La aplicación utiliza la función de Bluetooth Low Energy para rastrear los contactos a través de ID aleatorios con teléfonos que se encuentren cerca. De esta manera, en ningún momento se te solicitará acceso a la ubicación. Lo que sí se te pedirá es activar el Bluetooth para que el Radar COVID pueda recopilar la información de los dispositivos con los que se cruza.

7- Es cien por cien transparente

Y si te preocupa la privacidad en grado máximo, en este caso ya no tienes excusa, porque el código de la aplicación es completamente abierto, y cualquier persona puede analizar lo que hace. El código fuente se ha publicado bajo licencia Mozilla Public License 2.0 (la misma que utiliza el proyecto DP3T -Decentralized Privacy-Preserving Proximity Tracing Project- en el que se inspira el sistema de Google y Apple para detectar contagios) y es posible acceder a él a través de un enlace de Github. Ahí podemos encontrar el repositorio con el nombre y el logo de Radar COVID, así como apartados dedicados para la versión de iOS, la de Android, el protocolo DP3T y los servidores.

8- Es sencilla de descargar y de usar

El ciudadano interesado en utilizar la aplicación tiene que descargarla en su móvil, activar el Bluetooth y permitir que funcione de manera anónima. Es fácil de descargar gracias a su reducido tamaño, inferior a 5 MB, lo que reduce el tiempo de bajada y de instalación a unos pocos segundos. A partir de ahí, las complicaciones en el manejo son prácticamente inexistentes, al constar de un simple menú en el que se informa del grado de exposición al virus y se da la posibilidad, con un solo clic, tanto de desactivar la ubicación como de ponerse en contacto con las autoridades sanitarias. Los usuarios no han de estar atentos a nada, simplemente cuando en la pantalla aparece un aviso de que hemos estado en contacto con un caso positivo o cuando tengamos que introducir el código después de confirmar el contagio. La instalas y te olvidas.

9- Es interoperable con otras apps europeas

La aplicación ya es compatible con el resto de países europeos adheridos al nudo europeo de interoperabilidad para aplicaciones de rastreo de contactos (como Alemania, Italia, República Checa, Dinamarca, Letonia o Irlanda). Esta funcionalidad a nivel europeo es muy importante porque el uso de apps de rastreo interoperables puede significar que no sean necesarias medidas como el cierre de fronteras o las limitaciones de viajes entre países. En la práctica significa que puedes recibir alertas de otros países; es decir que si viajas a Alemania, puedes recibir en la app códigos de Alemania correspondientes a contactos que tuviste mientras estás allí y tu app puede mandar códigos a Alemania.

10- Vodafone no cobrará los datos que Radar COVID use

Y por último, un anuncio que es importante para lograr una mayor penetración de la aplicación. Porque Vodafone, junto con otras grandes compañías de telefonía, se ha comprometido a no imputar a sus clientes el consumo de datos derivado del funcionamiento de Radar COVID. De este modo, los clientes de la compañía ya pueden usar la app sin consumir datos de su tarifa. Radar COVID descarga dos veces al día los identificadores que han comunicado positivo durante cada jornada; y si bien esto no supone un gran impacto en datos, en estos tiempos de incertidumbre económica vendrá de maravilla que dichos datos no cuenten en el consumo final, incentivando así de una manera muy sencilla el uso de esta aplicación por una mayor parte de la población.

—–

Compartir en: