Logo Vodafone

Compartir en:

Los perros de los dibujos animados demuestran que la raza no importa

Da igual a qué generación pertenezcas: te has pasado la infancia viendo dibujos animados que recuerdas con nostalgia insuperable, y muchos de sus protagonistas eran perros que lograron robarte el corazón. Antiguas o modernas, las películas y series de televisión para público infantil siempre han incluido entre sus personajes al mejor amigo del hombre, haciendo que millones de niños corrieran a decirle a sus padres que querían un perrito de mascota.

Si fuiste uno de ellos, sabrás que lo menos importante era la raza. Ni siquiera sabías si los canes ficticios de tus sueños tenían pedigrí o eran mestizos, adorables chuchos cariñosos e inteligentes sin una procedencia noble. ¿Qué importaban los orígenes de Snoopy o El Pequeño Ayudante de Santa Claus si lo que tú querías era un compañero fiel que te tratara como ellos a Carlitos o a Bart Simpson?

Lo cierto es que muchos sí estaban basados en algún tipo concreto de animal, pero seguro que no fuiste capaz de adivinar cuál era. Y que nunca te fijases en la raza de los perros es una clara demostración, por si faltaban argumentos, de que el pedigrí de una mascota es lo de menos. Por eso, cuando pienses en comprar un perro para que te haga compañía o juegue con tu hijo, piénsalo dos veces: los perros no se compran, se adoptan. Más del 80 % de los canes que están centros de acogida y necesitan un hogar son de raza mestiza. Y ahora vas a ver que no eres capaz de distinguirlos.

Ideafix

El inseparable compañero de Obélix, famoso por los cómics de Astérix el Galo y sus adaptaciones, fue uno de los primeros ecologistas que te inculcaron el amor por la naturaleza cuando solo eras un niño. Como se echaba a llorar cada vez que alguien dañaba un árbol, su rechoncho amigo tuvo que dejar de arrojar los troncos sobre los romanos. Y a nosotros se nos encogía el corazón solo con verlo.

¿De qué raza era? Ni siquiera se sabe a ciencia cierta. La especulación más común es que se trata de un Schnauzer miniatura, si bien en las películas de Astérix se le identifica como un West Highland white terrier, una raza de origen escocés. Se parece a ambos… y a ninguno, así que lo más probable es que ni al autor le preocupase ese detalle.

Snoopy

Nacido como un perro corriente en una tira cómica de los 50, fue adquiriendo características más propias de los humanos con el tiempo. Cuando la mayoría lo conocimos, ya en la tele, era capaz de entender a las personas y de transmitir sus pensamientos al espectador y a su mejor amigo, el pájaro Emilio (pero no a su humano, el mítico Carlitos). Con él aprendimos a ampliar las fronteras de nuestro pequeño mundo. En su caso no era mucho más que una caseta en el jardín, pero eso no le impedía soñar con convertirse en un piloto de la Primera Guerra Mundial. ¡Ah! Y también que no debemos saltarnos la cena.

¿De qué raza era? Un beagle, pero con un pasado que tristemente comparte con muchos animales mestizos. Su anterior dueña, una niña llamada Lila, tuvo que desprenderse de él cuando su familia se mudó a un apartamento en el que no aceptaban mascotas.

Pequeño Ayudante de Santa Claus

No era el más listo de los perros, pero sí el más fiel y uno de los más entrañables que nos han sacado una sonrisa desde la pantalla. Los que hemos memorizado cada episodio de ‘Los Simpson’ a base de reposiciones jamás olvidaremos esa vez que lo llevaron a un programa de adiestramiento y no lograba aprender, pero Bart se negaba a castigarlo tirando de la cuerda. Al final, gracias al enorme cariño que sentía por su amigo humano, fue capaz de tumbarse y levantar la patita.

¿De qué raza era? Esta sí la habréis adivinado casi todos, pues se ve claramente en la serie que es un galgo de carreras. De hecho, su pasado es tan trágico como el de muchos animales de carne y hueso, que se ven sometidos a maltratos por parte de unos dueños que solo los quieren para sacar un beneficio económico. Menos mal que el Pequeño Ayudante se topó con la familia Simpson cuando Homer no tenía dinero para comprar regalos navideños.

Milú

El perro que se llamaba como la primera novia de Hergé, creador de Tintín (su nombre era Marie-Louise, Malou para los amigos, que finalmente derivó en Milou), llegó a tener su propio hueco en el título de los cómics durante una época, cuando eran Las aventuras de Tintín y Milú. Así de indisoluble era la unión entre estos amigos, que se salvaron la vida mutuamente en multitud de ocasiones. Milú era fiel y valeroso, aunque tuvo sus momentos rebeldes y el whisky y los huesos podían ser su perdición.

¿De qué raza era? Un fox terrier que no hacía distingos entre especies. Y de pelo muy duro. Junto con el Capitán Haddock constituyen el yang que equilibra con alegría el yin que Tintín tiene de excesivamente sabio o virtuoso.

Slinky

La mano derecha de Woody en casa de Andy (al menos hasta que llega Buzz Lightyear) recibe su nombre de los muelles de juguete a los que representa en las películas de Toy Story. Aunque se entristece, solo él se resiste a pensar que su amigo el vaquero se haya desecho del guardián espacial a propósito cuando este se cae por la ventana, pues es incapaz de pensar mal de nadie (y menos de su querido Woody). Su lealtad y simpatía hicieron de él uno de los personajes más queridos de una saga en la que no hay precisamente poca competencia.

¿De qué raza era? Teniendo en cuenta que se trata de un juguete mitad perro, mitad muelle, no parece muy relevante. Sin embargo, su parte animal es sin duda la de un perro salchicha, detalle en el que seguro pocos se fijaron mientras trataban de contener las lágrimas con cada escena de las pelis de Pixar.

Nevado

Tener de dueño a Shin Chan hace que la vida de este perro no sea precisamente fácil. Como nunca lo saca a pasear y se le olvida dejarle la comida, ha tenido que aprender a hacerlo solo. Suerte que es uno de los canes más inteligentes que han pasado por nuestras pantallas. Además, tiene la desgracia de servir como cabeza de turco para las innumerables tropelías del pequeño de los Nohara, aunque eso no impide que se tengan un gran cariño y que el animal se encargue a menudo de llevar a cabo las tareas que le encarga su madre.

¿De qué raza era? Posiblemente un Schnauzer o incluso un caniche, aunque no está nada claro porque Nevado es un perrito adoptado. Shin Chan y sus amigos lo encontraron en una caja en la que se podía leer “soy macho, necesito que me quieran”. Felizmente, Misae acaba cediendo a la presión de su hijo y se queda a vivir con la familia.

Patán y Lindo Pulgoso

Los perros son un elemento recurrente de las series de Hanna Barbera: Astro de  ‘Los Supersónicos’, Canito y Canuto, el mismísimo Scooby-Doo… Pero si nos tenemos que quedar con una pareja de perros sin ascendencia conocida esos sería Patán, el perro risitas de los ‘Los autos locos’ (y compañero del villano Pierre Nodoyuna) y, sin duda, con Lindo Pulgoso, un perro sardónico y malcarado que acompaña a la dulce abuelita en sus aventuras; y que, al igual que Patán, tiene la habilidad de reírse entre dientes de los infortunios de sus enemigos, con una risa un tanto asmática. Sin embargo, Lindo Pulgoso no preserva el aspecto antropomórfico de la mayoría los personajes de Hanna-Barbera, sino que suele deambular a cuatro patas como cualquier perro normal. ¡Aunque si quiere también puede ponerse a dos patas!

¿De qué raza eran?

Patán es un perro sin raza definida, aunque en uno de los primeros episodios de ‘Los autos locos’, el narrador/presentador lo identifica como un perro pointer y, más tarde lo describen como un perro de caza. Más difícil lo tenemos con Lindo Pulgoso, un perro de aspecto desgreñado, muy flaco y de morro alargado, melenudo y de color marrón, que podría probablemente pertenecer a la raza Setter.

Los miembros de La Patrulla Canina

En esta serie moderna hay tantos perros que es imposible quedarse con uno. El bombero, el policía, el constructor… Tienen habilidades de todo tipo y, por supuesto, pertenecen a razas de todo tipo. Incluso debe haber algún mestizo entre ellos, aunque es difícil saberlo. No creemos que sea posible, pero… ¿Te animas a adivinar?

¿De qué razas son? Salvo error u omisión, Chase es un pastor alemán; Marshall, un dálmata; Rubble, un bulldog; Rocky, un mestizo (aunque, por el parecido, algo debe de tener de pastor australiano); Zuma, un labrador; Skye, un cockapoo (mezcla de cocker spaniel y caniche); Everest, un husky, y Tracker, un chihuahua. En la diversidad está el gusto, por eso la madre naturaleza nos brindó a los mil leches.

Seymour

Era el perro de Fry, protagonista de ‘Futurama’, cuando todavía era un repartidor de pizza en el siglo XX. Se lo encontró en las calles de Nueva York, hambriento, y le dio una porción del manjar italiano que le habían pedido como parte de una broma telefónica. Se hicieron amigos al instante, así que, cuando Fry cayó criogenizado por error, el can decidió esperarle allí donde se lo había mandado: en la puerta de la pizzería.

Casi 1.000 años más tarde, el dueño despertó de su frío letargo para descubrir, tiempo después, a su antiguo colega perruno en un museo de Panucci’s Pizza, fosilizado. Tuvo la oportunidad de clonarlo, pero decidió no hacerlo porque pensó que el animal se habría olvidado de él mucho antes de morir. Lo cierto es que, como sabemos, no fue así, sino que le aguardó hasta el fin de sus días. Es imposible que no se te saltará una lágrima cuando lo supiste. Por suerte, Fry pudo compensárselo cuando viajó al pasado y lo tuvo como fiel compañero durante el resto de la vida del animal, cambiando así su triste historia.

¿De qué raza era? Al tratarse de un perro callejero víctima del abandono, lo más probable es que Seymour sea un mestizo sin pedigrí, aunque sus características recuerdan a las de un border terrier.

Spike

La mascota de Tommy en la serie Rugrats (también conocida como ‘Aventuras en pañales’, por horrendo que suene) no solo es un compañero de juegos para los pequeños protagonistas, sino que siente por ellos el mismo aprecio y afán protector que si fueran sus hijos y a menudo los cuida como tal. Los padres de los niños, Stu y Didi, consideran al chucho un animal un tanto bobo, pero lo cierto es que siempre está más enterado de lo que traman los granujillas que ellos mismos, así que es la mascota quien se encarga casi siempre de sacarlos apuros o simplemente acompañarlos en sus correrías.

¿De qué raza era? Aunque en la serie se dice que es un Siberian Tiger Hound (algo así como sabueso tigre siberiano) muy exclusivo y que cuesta una auténtica fortuna, lo cierto es que se trata de una raza inventada. Por sus características, todo parece indicar que se trata de un mestizo sin pedigrí. ¡Bien por la familia Pickles! Aunque no hacía falta adornar la verdad, que es bien bonita.

Golfo y Reina

Hemos dejado para el final el facilito, el que vais a acertar seguro. Más que nada porque el bueno de Golfo, protagonista de La dama y el vagabundo, es a todas luces un perro mestizo callejero… y a mucha honra. De hecho, nada de su humilde origen le impide enamorar a la sofisticada Reina, que cae rendida a sus encantos en la mítica escena del beso entre espaguetis y albóndigas. Aunque hay algo que es probable que no sepas…

¿De qué raza era Reina? ¡Ajá! Proviene de una familia de humanos acomodada y es evidente que se trata de una perra con pedigrí (aunque para nada racista). Lo que seguramente te sorprenda es que su raza es la misma que la de la perrita que el propio Walt Disney regaló a su novia dentro de una caja de sombrero, como sucede en la película. Ambas eran Cavalier King Charles Spaniel, unos animales preciosos con un pelo blanco y esponjoso que parece algodón. Muy mal, Walt, qué vergüenza… Muy bien, Reina. ¡Buena chica!

Y hasta aquí el viaje a los recuerdos de nuestra infancia. ¿Qué te ha parecido? ¿Alguna lagrimilla de nostalgia? Seguro que a pesar de lo mucho que te gustaban algunos de estos dibujos animados, y del cariño que le cogiste a estos perros, no has adivinado muchas razas. Es normal. De niños, ninguno dábamos importancia a esas cosas. Tomemos ejemplo de mayores para que los perros que no tienen un hogar puedan salir de los centros de acogida y sumarse a una familia que los cuide como se merecen.

—————–

Con información de Fundación AffinityTodo Perros, Mascotas.net, Wikipedia y Europa Press

Compartir en: