Logo Vodafone

Compartir en:

Once mapas que cambiarán tu forma de ver el problema de la violencia de género

Hoy 25 de noviembre es el Día Internacional contra la Violencia de Género, una jornada para denunciar la lacra de los malos tratos que se ejerce sobre las mujeres en todo el mundo y reclamar políticas para su erradicación. Se trata de una convocatoria que fue iniciada por el movimiento feminista latinoamericano en 1981 por la necesidad de honrar la memoria de las hermanas Mirabal, tres activistas políticas de la República Dominicana que fueron brutalmente asesinadas en 1960 por orden del gobernante dominicano, Rafael Trujillo.

Hoy en día la violencia contra las mujeres se ha convertido en un problema estructural y todavía queda un largo camino que recorrer a nivel global. Hasta la fecha, solo dos de cada tres países han prohibido la violencia de género, mientras que en 37 estados todavía no se juzga a los violadores si están casados o si se casan posteriormente con la víctima. Además, en otros 49 países todavía no existe legislación que proteja a las mujeres de este tipo de violencia.

En el caso de España, una de cada dos mujeres mayores de 16 años ha sufrido violencia de género. Es decir 11 millones y medio de mujeres residentes en nuestro país han sufrido algún tipo de violencia machista alguna vez en su vida, desde acosos puntuales hasta violaciones o agresiones. Y una de cada cinco la han sufrido en los últimos 12 meses. Esto supone que el año pasado 4.048.273 mujeres en España han sido maltratadas físicamente por parte de cualquier persona, ya sea en el ámbito de la pareja o fuera de ella. Además, más de dos millones ochocientas mil (el 13,7%) han sufrido violencia sexual en general a lo largo de su vida.

Son datos de la Macroencuesta de Violencia contra la Mujer 2019 que el Gobierno de la nación realiza cada cuatro años y que intenta reflejar y analizar la realidad de los distintos tipos de violencia que sufren las mujeres en nuestro país por el simple hecho de ser mujeres.

Estás cifras son demoledoras, pero esta encuesta oficial solo muestra la punta del iceberg de un problema cuya base permanece más oculta. Porque más allá de la violencia de pareja o de la violencia física hay otras violencias que están presentes en la vida de miles de mujeres y niñas en todo el mundo. Y un vistazo de estos mapas te permitirá hacerte una idea más global de la verdadera dimensión del problema.

1- Mujeres asesinadas por violencia de género en España

Para tener una visión general de la problemática en nuestro país, este mapa del Atlas Nacional de España sobre mujeres asesinadas por violencia de género⁠ abarca datos desde el 1 de enero de 2003 hasta el 1 de marzo de 2020, periodo en que han sido asesinadas en España por violencia de género 1.046 mujeres; de ellas, solo el 21% había denunciado a su agresor.⁠ ⁠Según muestra el análisis de las denuncias interpuestas, la mayoría de las víctimas lo fueron a manos de su pareja o expareja. Además, el 65% convivía con su agresor.⁠ ⁠

2- Áreas prioritarias de prevención de la violencia de género en España

Para una planificación eficaz, prevenir y atender la violencia de género en nuestro país requiere un conocimiento apropiado de su variabilidad territorial, es decir, la proporción de mujeres afectadas en cada provincia. En el periodo 2007-2017, según los datos más recientes disponibles del Consejo General del Poder Judicial, se presentaron 1.490.590 denuncias en todo el territorio nacional. Por ejemplo, existen áreas peninsulares litorales cuya tasa de denuncias es el triple que otras, incluso áreas localizadas donde los Juzgados de Violencia sobre la Mujer reciben hasta 13,7 denuncias por cada mil mujeres de 15 o más años (el 13,7%). Un dato inquietante: Canarias, presenta tasas extraordinariamente altas, de hasta cuatro veces la media nacional, que es del 6,7%.

3- Los territorios más vulnerables a la violencia de género durante la pandemia

El confinamiento estricto que hemos tenido que soportar durante varias semanas como medida de protección contra la COVID-19 ha traído consigo que aumente otra pandemia ya existente pero que se encuentra en la sombra. Desde que se desató el brote de COVID-19, los nuevos datos e informes que presentan quienes están en primera línea revelan que se ha intensificado todo tipo de violencia contra las mujeres y las niñas, sobre todo, la violencia en el hogar. Estos confinamientos avivan la tensión y el estrés, refuerza el aislamiento de las mujeres que tienen compañeros violentos y las separa de las personas y los recursos que mejor pueden ayudarlas. Es preciso, por tanto, redoblar los esfuerzos para que enfrentar la violencia contra las mujeres pase a ser una prioridad en las medidas de recuperación y respuesta a la COVID-19.

4- El país más machista de Europa es…

…Bulgaria. Así es, ocho de cada diez búlgaros consideran que el papel más importante de una mujer es cuidar de la casa y de la familia, mientras apenas un 17% no está de acuerdo con esta afirmación, según una encuesta sobre ‘Igualdad de Género’ llevada a cabo por el Eurobarómetro durante junio de 2018. Los porcentajes son prácticamente los inversos de las respuestas de los encuestados suecos, previsiblemente el país menos machista de Europa si nos atenemos a esta pregunta. El resto de los países muestra una amplia gama de grises, tal y como puede apreciarse en el mapa, aunque los países del este de Europa (el antiguo bloque comunista, más Grecia y Chipre) son inevitablemente más machistas que los países más occidentales y nórdicos.

5- Proporción de mujeres que han sufrido violencia física y/o sexual por parte de una pareja íntima en algún momento de su vida…

… en Europa.

… Y en el mundo.

Aunque existen muchas formas de violencia a las que se les denomina “violencia de género”, que es aquélla ejercida por los hombres contra las mujeres, la forma más común de violencia experimentada por mujeres a nivel mundial es la violencia física infligida por una pareja íntima, lo que incluye mujeres golpeadas, obligadas a tener relaciones sexuales o víctimas de alguna otra forma de abuso. Se trata de uno de los problemas de salud pública actualmente más importante por su creciente incidencia y mortalidad, ya que este problema resta años de vida a las personas que lo sufren, porque causa lesiones físicas y psicológicas irreversibles y, en algunos casos, la muerte. Entre las formas cotidianas de violencia contra las mujeres —denuncia la ONU— se encuentran también, entre otros, el tráfico de mujeres, la mutilación genital femenina, el asesinato por causa de la dote, el «homicidio por honor» y la violencia sexual en los conflictos.

6- La onda expansiva del #MeToo: cómo ha repercutido el movimiento en el mundo

Probablemente hayas oído hablar del Movimiento #MeToo, iniciado en octubre de 2017 de forma viral en las redes sociales para denunciar la agresión sexual y el acoso sexual. La rapidez con la que se extendió fue realmente sorprendente, como muestra este gráfico de noviembre de ese año con el alcance global del movimiento en ese momento. En un intento de medir el alcance en España, en la Macroencuesta de Violencia contra la Mujer 2019 también se les preguntaba a todas aquellas mujeres que sufrieron violencia sexual fuera de la pareja, si contaron alguno de estos episodios en redes sociales, a los que respondió afirmativamente el 2,9%. Aunque no haya suficientes casos para hacer inferencia estadística por grupos de edad, sí puede observarse un patrón de comportamiento por el cual las más jóvenes lo contaron en redes sociales en mayor medida (el 15,8% de las que tienen 16 y 17 años).

7- Prevalencia de la mutilación genital en mujeres

Una de cada 20 niñas y mujeres han sufrido alguna forma de mutilación genital femenina, según cifras de Naciones Unidas (ONU). Eso significa que 200 millones de mujeres en la actualidad han sido sometidas a algún tipo de corte, cambio o eliminación de la parte externa de sus genitales. UNICEF estima que la mutilación genital femenina se concentra en 31 países de África y Oriente Medio (de los que se dispone de datos), además de Indonesia, aunque también persiste en países asiáticos como India, Iraq o Pakistán, algunas comunidades indígenas en Latinoamérica y en poblaciones migrantes de Oceanía, América y Europa. En los países de los que se dispone de datos, aunque esta práctica se ha reducido con el tiempo, sigue siendo muy alta: del 49% de jóvenes entre 15 y 19 años que la habían sufrido hace treinta años, se ha reducido solo 15 puntos porcentuales en la actualidad.

8- Tasa de consentimiento de las mujeres sobre la violencia contra la mujer

En este caso el mapa muestra el porcentaje de mujeres que están de acuerdo en que agredir a una esposa/pareja está justificado en determinadas circunstancias. Comprender las normas que gobiernan una sociedad puede proporcionar pistas sobre las causas subyacentes de la violencia y cómo se puede prevenir. En determinadas culturas, por ejemplo, la violencia contra las mujeres puede percibirse como una forma normal y aceptable de resolver conflictos. Los datos sobre las actitudes hacia el maltrato a la esposa ofrecen pistas sobre cómo se percibe a las niñas y las mujeres en una sociedad determinada. Esta información también puede ayudar a explicar por qué la violencia de la pareja íntima contra las adolescentes persiste en muchos países.

9- El matrimonio infantil en el mundo

En nuestra sociedad, puede resultar difícil imaginar por qué alguien quisiera casar a su hijo o hija pequeña, pero el matrimonio infantil es un problema mundial. Cada 2 segundos una niña es obligada a casarse. Si la tendencia actual continúa, este problema afectará a más de 140 millones de niñas en 2020, que serán obligadas a contraer matrimonio forzado a edades tempranas. Pero hay buenas noticias: las tasas de matrimonio infantil mundiales están descendiendo lentamente. Alrededor del año 2000, una de cada tres mujeres de entre 20 y 24 años informó haberse casado cuando aún era una niña. En el 2015, esta cifra era de solo una de cada cuatro. En virtud de esto, está claro que todavía debemos acelerar aún más la ejecución de nuestras acciones para poner fin al matrimonio infantil, un acto que socava los derechos humanos de los niños y trastoca sus vidas y sus oportunidades de futuro.

10- En estos países las violaciones salen gratis si te casas con la víctima

En todo el mundo, la violación y el abuso sexual son sucesos violentos cotidianos que afectan a millones de mujeres y niñas a lo largo de sus vidas. Sin embargo, a pesar de la omnipresencia de estos delitos, las leyes son insuficientes, inconsistentes, no se aplican sistemáticamente y, a veces, promueven más violencia, como las leyes que permiten a los violadores casarse con sus víctimas y salir impunes. Existen decenas de países en los que se permite, como Líbano, Baréin, Irak, Kuwait, Siria, los territorios palestinos, Filipinas o Etiopía. Pero no hay que irse tan lejos. Por ejemplo, en Lituania, Estonia, Hungría o Polonia las legislaciones de estos países no definen como delito explícito las agresiones sexuales dentro del matrimonio. Esto, critican las organizaciones de mujeres, dificulta la denuncia y la persecución de estos crímenes.

11- Los mejores y peores países para ser mujer

Ningún país lo tiene todo en lo que respecta a la igualdad de género, pero algunos lugares son mejores que otros para ser mujer. El Índice Mujeres, Paz y Seguridad busca comprender estas diferencias globales midiendo la inclusión de las mujeres en la sociedad, la sensación de seguridad y la exposición a la discriminación, indicadores clave que se dividen en categorías específicas, como son, por ejemplo, si una mujer tiene acceso a un teléfono móvil, si se siente segura caminando a casa por la noche o si está rodeada de hombres a los que les resulta inaceptable tener un trabajo remunerado. Una luz al final del tunel: los últimos datos muestran que algunos de los peores países para las mujeres han logrado avances, incluso cuando algunos de los mejores están rezagados en áreas cruciales.

——

Compartir en: