Logo Vodafone
  • Cooking Ideas
  • Noticias
  • "¿Quién informa a quienes nos informan?" y otras cuestiones sobre el periodismo de nota de prensa

Compartir en:

"¿Quién informa a quienes nos informan?" y otras cuestiones sobre el periodismo de nota de prensa

Portada del estudio "Spinning the Media", de Crikey.com.au

Spinning the Media, estudio en Crikey.com.au

 

Se habla mucho de crisis en la prensa tradicional. Unos hablan de dinero y otros de periodismo, y por desgracia puede que ambos puntos de vista acaben hablando de lo mismo, porque se diría que las directivas de los periódicos sólo saben enfocar los problemas de costes a base de despidos en la redacción. De llevarse a su extremo, esto acabará por empresas periodismo sin periodistas. ¿Es esto sátira, reducción al absurdo? No, esto es la realidad cotidiana del 50% de los periódicos actuales.
Esta es la conclusión del estudio encabezado por la periodista australia Wendy Bacon y realizado a medias entre Crikey.com.au y el Australian Center for Independent Journalism. Durante una semana laboral, 40 estudiantes de periodismo analizaron el contenido de diez diarios australianos, llegando a la conclusión de que el 55% de las noticias publicadas tenían su origen en una nota de prensa. En muchos casos, los periodistas en plantilla de los diarios plantaban la firma sobre el texto casi literal de la nota de prensa: de los 2203 artículos estudiados, más de 500 no contenían más puntos de vista, fuentes o contenidos que los de la nota de prensa original.
No sorprende que los mayores culpables sean las secciones de innovación y tecnología, con un 77% de las noticias. En el caso de las noticias de entretenimiento y arte, lo que es de extrañar es que el porcentaje sea relativament tan bajo, con un 62%. Relativamente, esto es, al resto de secciones. Las secciones de ciencia y salud tenían un 52% de noticias provenientes de notas de prensa. El médico y columnista inglés Ben Goldacre ha escrito mucho sobre el desatino culpable de las secciones de «ciencia sálvame», esos pseudoestudios siempre patrocinados por marcas comerciales. Y que tanta buena portada hacen, porque siempre son sobre si las piernas de Jessica Alba prueban que tal, los labios de Angelina Jolie demuestran otra cosa, o científicos han comprobado que SEXO SEXO SEXO.
Como muestra un botón: el estudio que «demuestra» «científicamente» que Jessica Alba tiene los andares más sexualmente atractivos, o algo. El estudio estaba patrocinado por Veet y contaba con la desaprobación de los mismos científicos que según la nota de prensa lo rubricaban, acabó en las páginas y los telediarios del 90% de medios de este país.
En el estudio australiano, el menor porcentaje de noticias emanadas de notas de prensa aparecía en las secciones de negocios y política nacional. Una razón puede ser el que las influencias para este tipo de noticias se hagan en el plano de los contactos personales, no a través de agencias de relaciones públicas.
Pasando de Australia a España y de los periódicos a las televisiones, tenemos que en época electoral las noticias las hacen directamente los partidos. Esto es, todo menos el montaje final. Ya durante la legislatura han acostumbrado a los periodistas a las ruedas de prensa sin preguntas. En vez de boicot, los periodistas han decidido que lo más que pueden hacer es informar al público de que la rueda de prensa no permitía preguntas. En campaña electoral, las circunstancias económicas no permiten a las televisiones llevar cámaras a todos los actos, pero no importa. En plan «cueste lo que cueste«, los partidos llevan sus propias cámaras y unidades móviles, proporcionan sus propios cortes de los discursos, sus propias escenas del público, etcétera. Sólo les faltaba dictar además cuánto tiempo puede dedicar cada informativo a cada partido.
Digo «faltaba» porque los partidos españoles han decidido que es cuestión de estado repartirse el tiempo de informativos en televisiones privadas del mismo modo que ya está repartido en las televisiones públicas, convirtiendo directamente los votos en segundos de televisión. La cobertura de las campañas políticas va paso a paso camino de convertirse en una serie de infomerciales gratuitos. Como gran parte del resto de los medios presuntamente periodísticos.

Compartir en: