Logo Vodafone

Compartir en:

30 años de móviles: así ha sido la historia del Mobile World Congress

Del 25 al 28 de febrero de 2019, la tecnología móvil ha sido la protagonista en Barcelona. La Ciudad Condal acogió una nueva edición del Mobile World Congress (MWC), la feria de móviles, tabletas y ‘gadgets’ más importante del mundo. En ella, como en años anteriores, descubrimos las novedades que en un futuro próximo estarán en nuestras manos.

Pero mientras se cierran las puertas de la Fira de Barcelona, nada como recordar la historia de un evento que ya tiene más de tres décadas y que se celebra no solo en la capital catalana. Un evento que, además, ha sido la puesta en largo de muchos de los ‘gadgets’ que usamos hoy en día.

Los móviles de nuestra historia emocional se presentaron aquí

Quizá no lo sepas o no lo recuerdes, pero aquí pudimos echar el primer vistazo a teléfonos que hoy forman parte de la memoria colectiva. Cuando algunos terminales comenzaron a convertirse en un objeto de deseo para las personas más adineradas, ahí estaba Nokia con un terminal de alto ‘standing’, el 8800 (2005), fabricado con titanio y fibra de carbono, aunque una de sus variantes, la Sirocco Gold (2007), tenía oro de 24 quilates.

Pero, más modestamente, también fue el lugar en el que se vio por vez primera el Motorola RAZR V3, uno de los móviles más vendidos de 2004 y 2005, que muchos recordarán por su finura, su teclado plano y su tapa que se abría; el móvil de la adolescencia y juventud de muchos en España, vamos. También fue aquí donde muchos pudieron descubrir en España el HTC Magic y el HTC Dream; sus nombres quizá o te digan nada, pero fueron los primeros que incorporaron el sistema operativo Android. Y más de diez años después de su lanzamiento, ya sabemos lo que han significado.

Pero además, el MWC ha sido el lugar en el que hemos conocido teléfonos excéntricos y que se salen fuera de lo común. En 2010, la compañía japonesa NTT DoCoMo dejó maravillados a muchos con un teléfono que recordaba a una tableta de chocolate, pero también con otro forrado de madera de ciprés, con el que querían concienciar sobre el medioambiente.

Fue aquí también donde presenciamos el primer móvil curvo de la historia. Fue en la edición de 2014 y se trató del LG Flex, que con su particular forma se adaptaba así mejor al rostro y hacía que la boca estuviera a menos distancia del micrófono. Así, cada año las compañías telefónicas intentan sorprendernos en en un mercado en el que siempre queda margen para la maravilla.

Más allá del móvil: otras tecnologías… y robos

Asimismo, el evento sirve desde hace algunos años para mucho más que para hablar de móviles. Desde hace unos años también se conocen en él las últimas novedades sobre realidad virtual y aumentada, robots o inteligencia artificial. De hecho, el lema de este año es ‘Conectividad inteligente’: con él quieren combinar el internet de las cosas, el ‘big data’ y las redes 5G, entre otros asuntos. De este modo, llegará el día que lo que menos nos interese del evento sean los propios teléfonos móviles.

Ya hemos podido ver ingenios tan asombrosos como la primera red telefónica para drones, que se podría usar en catástrofes o accidentes. También en el MWC se dio a conocer, en 2015, el 5G, la tecnología móvil que promete velocidades de hasta 5 Gbps en la transmisión de datos, una proeza en unos tiempos en los que las comunicaciones móviles predominan la actividad diaria y nos interesa una carga y descarga veloz.

Pero no solo el MWC vive de presentaciones mundiales. También es el momento en que… desaparezcan algunos teléfonos. En 2009, a un ejecutivo le robaron un teléfono con la nueva versión de Windows Mobile, durante un evento nocturno. ¡Cuidado con los bolsillos!

El evento de las múltiples sedes

No siempre todas estas innovaciones se disfrutaron en Barcelona. En 1987 fue cuando comenzaron los encuentros anuales sobre tecnología móvil; entonces, la feria se llamaba Pan European Digital Conference, y se celebraba en ciudades tan variopintas de Europa como Niza, Atenas, Londres, Cannes o la mismísima Madrid. En 2001, la feria comenzó a denominarse 3GSM World Congress; en 2005 pasó a ser GSM World Congress, y en 2008 tomó el nombre que todos conocemos, Mobile World Congress o MWC. Apenas dos años antes, en 2006, fue cuando se fijó Barcelona como sede permanente del Mobile.

El MWC tiene otras sedes, muy distantes las unas de las otras y que no tienen tanto tirón mediático. Hablamos del MWC Shanghái (en junio) y del MWC Los Ángeles (en octubre). Estos otros eventos están organizados por la misma entidad, la GSMA, una organización de la que forman parten centenares de compañías y operadoras móviles y que tiene entre sus principios la estandarización y promoción del sistema GSM de telefonía.

Tampoco podemos olvidar que, aunque digamos que el evento se celebre en Barcelona, una sede de la Fira de Barcelona se encuentra en una localidad a las afueras, L’Hospitalet de Llobregat. De hecho, esta es la sede oficial, más que las instalaciones de Montjuïc, así que acordémonos también de los vecinos de esta localidad. A esta ciudad dormitorio y a la Fira se puede llegar cómodamente en metro, un lujo con el que han contado los asistentes en estos últimos años y que ve multiplicado su afluencia de viajeros en esos días.

Eso sí, en uno u otro lugar, hay una compañía a la que nunca debes esperar: Apple, que no viaja a Barcelona para presentar sus novedades. Decide esperarse a sus ‘keynotes’, que siguen miles de fans en todo el planeta.

Sea en L’Hospitalet o en Barcelona, lo que está claro es que la edición de 2019 ha vuelto a registrar cifras de récord (450 compañías telefónicas, 120.000 participantes…) y nos ha dejado con la boca abierta ante las últimas maravillas de la tecnología, móvil o no.


Con información de Andro4all, Canela Public Relations, Engadget, Tuxera, El País (1, 2), Ok Apartamentos Barcelona. Imágenes de Wikipedia (1, 2), Pixabay y zpics.

Compartir en: