Logo Vodafone

Compartir en:

Diez animales que se extraviaron y viajaron medio mundo para volver a su hogar

Seguro que muchos recordamos algún reencuentro cinematográfico entre un dueño y su mascota: desde una punta diferente de la pantalla, ambos corren hacia el otro a cámara lenta hasta fundirse en un emotivo y peludo abrazo. Si bien ese suele ser el punto álgido de la película y la escena que nos hace soltar una lagrimilla, el protagonista ha sufrido previamente la angustia de perder a su querido animal.

Esta situación, lejos de ser un problema exclusivo de la gran pantalla, se produce con demasiada frecuencia en la realidad, e incluso existen ocasiones en las que estas historias cotidianas superan a la ficción. Basta con hacer un repaso de los casos más sorprendentes de los últimos años para comprobarlo.

Desde el mejor amigo del hombre hasta las mascotas más exóticas, esas criaturitas que nos acompañan en el día a día tienen, de cuando en cuando, la mala fortuna de desorientarse o esfumarse de nuestras vidas. De hecho, hay casos para todos los gustos: desde serpientes que se cuelan por cuartos de baño ajenos hasta perros que aparecen a miles y miles de kilómetros. Nada que no se pueda solucionar con V-Pet de Vodafone, el servicio que permite conocer la ubicación de nuestro mejor amigo animal.

Uno de los casos más impactantes tuvo lugar en el año 2017, coincidiendo con las fiestas navideñas de principios de enero. Tuto, un perro que se había perdido en los alrededores de la playa de Verdicio, en Asturias, fue localizado nada más y nada menos que en Alemania. Nadie sabe cómo llegó el animal a 2.000 kilómetros de distancia de su pueblo: quizás tomó ejemplo de Pancho, la estrella canina de la lotería, que después de ganar el premio gordo decidió tomarse unos días de descanso para explorar el mundo.

Pero el de Tuto no es un caso único. De hecho, si los animales pudiesen hablar, Max, la mascota de Janet Escacerga, seguro que también tendría mucho que contar. Este pastor alemán que se perdió en Arizona cuando solo tenía 9 meses apareció más de un año después en Nueva York, a 2.300 millas (unos 3.700 kilómetros) de su hogar. Para los dueños, la forma en la que el perro llegó hasta el estado de la Gran Manzana sigue siendo un misterio. No se sabe si Max quería vivir el sueño americano por su cuenta o solo sentía curiosidad por ver los famosos rascacielos de la gran ciudad.

Ahora bien, en el vasto mundo animal no solo los perros deciden vivir sus aventuras lejos de su familia. Las serpientes, escurridizas, ágiles y huidizas por naturaleza, también han dado algún que otro susto al extraviarse, y no precisamente a su dueño. En 2015, una mujer de Terrassa tuvo el sobresalto de su vida cuando se encontró con una serpiente pitón que había salido del mismísimo inodoro. Otro caso similar le ocurrió a la madrileña que ese mismo año halló la serpiente extraviada de su vecino junto a su cama. Quién sabe si solo estaba de paso por su casa para desearle las buenas noches.

También las aves pueden perderse y volver al hogar. Es el caso de Nigel, el loro de Darren Chick, un británico residente en California, que voló lejos de casa un día y tras 4 años ausente, volvió al hogar. Lo curioso del caso es que el loro ahora hablaba español. La noticia se corrió y Darren descubrió que el loro había estado esos 4 años con Rubén Hernández, un anciano guatemalteco de 86 años que tras la muerte de su esposa encontró en el ave una buena compañía.

Aunque para récords longevos, los que puede lograr una tortuga. Incluso sin irse muy lejos. Es el caso de una tortuga de patas rojas llamada Manuela, que desapareció después de que la familia brasileña Almeida hiciera trabajos de renovación en su hogar. 30 años después apareció en el cuarto donde el Sr. Almeida guardaba los trastos inservibles. Allí había estado durante tres décadas tan pancha. El veterinario revisó a Manuela y concluyó que solo pudo haber sobrevivido alimentándose de insectos, aunque estas tortugas son particularmente resistentes y pueden sobrevivir durante dos o tres años sin comida. En la naturaleza se alimentan de frutas, hojas, animales muertos…

Perdido en el aeropuerto

Maletas que se extravían en el camino, pertenencias que acaban en la caja de objetos perdidos e incluso mascotas que desaparecen antes de llegar al lugar de destino. Los aeropuertos son el escenario de muchas de las historias más conmovedoras de pérdida y reencuentro con animales. Si no, que se lo digan a la aerolínea Interjet, que a finales de 2016 perdió a Mika, la perra de una pasajera que viajaba desde México a Houston. «Me dijeron que el perro no había llegado, que la caja transportadora donde iba se había caído y el perro se había escapado”, narró su dueña en un vídeo que compartió a través de su cuenta de Facebook, pidiendo ayuda para tratar de conocer su paradero. Por suerte, la compañía encontró al animal y la historia de este can se hizo viral en internet.

Otro episodio que dio la vuelta al mundo a través de las redes sociales se produjo en un avión que despegaba de Alaska. Los pasajeros que iban a bordo escucharon atónitos al piloto informando de que había una víbora suelta y sin dueño. La culpa la tuvo un viajero del vuelo anterior que introdujo a su mascota en la cabina sin permiso y no pudo recuperarla antes de llegar a tierra. Digno de un guión de la película protagonizada por Samuel L. Jackson ‘Serpientes en el avión’.

Recorrer cientos de kilómetros de vuelta a casa

Cada año, enormes bandadas de pájaros emigran de un país a otro a través del cielo para volver al lugar donde pasarán el invierno y lo hacen, lógicamente, sin programar el GPS. Sin duda, la mayoría de los animales poseen un sentido de la orientación más desarrollado que el de los humanos. De hecho, esta habilidad para ubicarse es la que ha permitido que algunas mascotas puedan volver solas a casa, aunque estén a mucha distancia. Un buen ejemplo de ello es una pequeña gata estadounidense llamada Holly que logró recorrer más de 300 kilómetros para reunirse con sus dueños tras perderse durante unas vacaciones en Daytona en 2013. Solo un año después, Cookieotra gata avispada, hizo historia al cruzar la friolera de 1.116 kilómetros para volver a su hogar en Normandía (Francia).

No obstante, es el mejor amigo del hombre el que mejor sabe apañárselas para llegar a su destino. Esto lo sabe bien la familia de Pero, un perro ovejero que en cuatro semanas recorrió 380 kilómetros desde Cockermouth, en Gales, hasta Aberystwyth, para volver a los brazos de sus antiguos dueños. ¿Cómo pueden llegar los perros tan lejos por sus propios medios?  Probablemente, porque comparten la misma clase de brújula interna que tienen otros animales como las aves, las abejas o las tortugas marinas, que son capaces de recorrer grandes distancias a partir de las pistas que obtienen de una combinación de sus sentidos.

Además, está comprobado que algunos de ellos son capaces de utilizar las fuerzas del campo magnético de la Tierra para orientarse. En el caso de los perros, a ello hay que añadirle una increíble capacidad olfativa, que les permite distinguir un olor a kilómetros de distancia, así como un sistema de recompensas muy potente, que les hace llegar dónde nadie lo haría solo por una caricia de sus dueños.

La aplicación de Vodafone para encontrar a tu mascota

Pegar carteles con la foto del animal y el teléfono de contacto de los dueños es un método eficaz si la mascota que has perdido no ha ido muy lejos. Por el contrario, si el objetivo es encontrar al animal lo antes posible para llevarla de vuelta al calor del hogar, lo mejor es hacer uso de la tecnología.

Como hace Vodafone con V-Pet, un sistema localizador de mascotas, que además incluye alertas de monitorización de la actividad diaria del animal, muy útil para encontrarlo en cualquier situación; y que también incorpora otras opciones para vigilar, por ejemplo, el patrón de sueño de tu compañero más peludo. Esta aplicación para ‘smartphones’, que viene acompañada del dispositivo Kippy Vita, permite localizar en todo momento y controlar las actividades de tu mascota. Todo un nuevo mundo de posibilidades que te permite estar siempre cerca de lo que más te importa.

——–

Información de los diarios TelegraphEl Mundo, El País y el ABC. Imágenes de Pixabay (1), Flickr (2, 3 , 6), Interjet (4)

Compartir en: