Logo Vodafone
  • Cooking Ideas
  • Los botánicos podan el jardín y podrían eliminar el nombre a más de la mitad de las especies de plantas de flor del planeta

Compartir en:

Los botánicos podan el jardín y podrían eliminar el nombre a más de la mitad de las especies de plantas de flor del planeta

Durante siglos, los botánicos alrededor del mundo han estado descubriendo y denominando «nuevas» plantas sin darse cuenta que muchas eran en realidad la misma. La planta del tomate, por ejemplo, cuenta con 790 nombres diferentes mientras que hay 600 seudónimos distintos para el árbol de roble y sus variedades. El resultado es una lista de más de 1 millón de especies de plantas con flores, si contamos las múltiples variedades y cepas, una peligrosa sobrestimación que en nada ayuda a la defensa de la auténtica biodiversidad.

Aunque los expertos saben desde hace tiempo que dentro de ese millón de plantas con flor existen muchos duplicados, nadie estaba seguro de cuántos eran en realidad. A finales de este año, un equipo de científicos británicos y de EE.UU., realizarán una poda en condiciones de tan descuidado jardín y anunciarán que 600.000 especies de plantas serán borradas del diccionario de la vida, por estar duplicadas o no ser especies nuevas, dejando el número real de especies de plantas con flores en todo el mundo en cerca de 400.000.

El nombre de una planta es la llave a la información sobre sus usos, estado de conservación, las relaciones y el lugar que ocupa dentro de los ecosistemas. La mayoría de las plantas tienen más de un nombre. El objetivo de esta nueva lista es tratar de vincular el nombre aceptado en latín para una especie en particular con todos sus otros nombres (sinónimos).

El proyecto, que ha tardado casi tres años en concluirse, fue la primera de las iniciativas presentada por los 193 miembros del gobierno de la Convención sobre la Diversidad Biológica, en su reunión de 2002. En aquella cita se comprometieron a lograr para 2010 una reducción significativa del ritmo actual de pérdida de biodiversidad como una contribución para mitigar la pobreza en la Tierra. Sin esta nueva catalogación de plantas se temía que sería imposible saber a ciencia cierta cuántas de las especies están realmente amenazadas.

Los investigadores británicos del Royal Botanic Gardens, en Kew, al oeste de Londres, se unieron hace casi tres años con los del Jardín Botánico de Missouri, en los EE.UU., y con varios expertos en dos de las mayores familias de plantas: las leguminosas y las compuestas, que incluyen ásteres, margaritas y girasoles.

Desde entonces, han intentado buscar listas de plantas existentes y elaborar un nombre “aceptado” de cada especie y, a continuación, la lista de todas las variantes conocidas. Los resultados completos no se publicarán hasta finales de año, pero hasta ahora los investigadores han encontrado 301.000 especies aceptadas, 480.000 nombres alternativos y todavía les quedan 240.000 por evaluar.

Aunque el trabajo continuará estudiando pequeños grupos de plantas con más detalle y comprobando las duplicaciones perdidas, estos botánicos creen que el verdadero número de especies de plantas resultará ser de «400.000 o un poco más». Las estimaciones anteriores, sin la ayuda de una evaluación completa de todos los nombres, situaban la cifra en 250.000-400.000.

(pinchar para ver más grande)

¿Es tan importante esta diferencia entre las especies estimadas hasta ahora y las realmente contadas a dedo por estos científicos? Si tenemos en cuenta que otros estudios afirman que entre un 27% y un 33% de todas las plantas de floración podrían verse amenazadas de extinción por el cambio climático, más de 30.000 especies que hasta ahora no han sido contabilizadas como en riesgo estarían también en peligro de desaparecer.

Este grupo de estudio ha concluido, después de tamizar y clasificar los diferentes nombres asignados a una sola especie, que las duplicaciones a menudo se producen porque los científicos simplemente no son conscientes de la labor de sus rivales o compañeros que previamente han «descrito» la planta en una revista científica; o debido a la confusión causadas por diferencias superficiales como las diferencias de tamaño de las hojas en los diferentes climas. En algunos casos, plantas que se pensaban que eran la misma también han sido consideradas como especies diferentes debido a que modernos métodos de análisis, como el de ADN, revelaba diferencias entre unas y otras.

Todos estos fallos, al igual que la creencia de muchos botánicos que la nomenclatura binomial creada por el padre de la Taxonomía, Carlos Linneo, necesita una actualización (data de mediados del siglo XVIII) no han hecho si no falsear el número de plantas de ese jardín tan florido que es la Tierra, algo que en vez de ayudar a prevenir lo único que hace es lograr la duplicación de esfuerzos y la planificación errónea de acciones de conservación.

Fuente: Plant Conservation Report, en pdf y World Checklist of Selected Plant Families

Compartir en: