Logo Vodafone

Compartir en:

Así son los universitarios que se ganan un sobresueldo compitiendo en una liga de videojuegos

Jóvenes universitarios de toda España compitiendo por zonas para convertirse en los vencedores de una liga donde se fomentan la deportividad y la amistad, además de ofrecer un suculento premio económico. ¿Fútbol? ¿Rugby? ¿Atletismo? Quizá esas serían las primeras opciones que se nos pasaran la cabeza, pero hablamos de algo en lo que las piernas no sufren tanto: los eSports.

En estos momentos se está celebrando una nueva edición de la Liga University, una competición interuniversitaria de eSports entre facultades de toda España. Alumnos de Vigo a Almería, de Murcia a Cantabria y de Tenerife a Navarra miden sus fuerzas en videojuegos como ‘League of Legends’, ‘Clash Royale’ o ‘Hearthstone’. En esta tercera edición participan 52 universidades de todo el país. Los ganadores tendrán la opción de participar en una liga europea con centros de Francia, Reino Unido, Polonia u Holanda. En España, tras pasar varias rondas, solo uno se alzará con el triunfo en cada videojuego y se llevará un suculento premio económico que puede ser un atractivo para pagarse los estudios universitarios.

Eso ya lo saben los ganadores de la edición anterior. Joaquín Martínez tiene 21 años y estudia el grado de Psicología en la Universidad de La Laguna, en Tenerife. Amante de los videojuegos, le encanta tener la oportunidad de compaginar de esta manera la carrera con su afición, que viene de antes: cuando se dio cuenta de que destacaba en las partidas entre amigos comenzó a jugar en competiciones de ‘League of Legends’, un videojuego multijugador de combate. Encontró además el apoyo de sus padres, que le dieron su visto bueno cuando vieron sus destrezas y que esto no afectaba a sus estudios.

Al comenzar la carrera dejó la liga nacional, difícil de compaginar con los estudios: “En primera división se está jugando mínimo 10 o 12 horas diarias”, cuenta a Cooking Ideas. Sin embargo, se enteró de la existencia de la Liga University mediante amigos y contactos, y en ella no es necesario echar tantas horas (“al ser universidades, [los participantes] están en la misma piel que yo”). Junto a él estaban otros cuatro universitarios de La Laguna con los que ya había participado en aquellas competiciones regionales (Canarias apoya bastante el deporte electrónico) en las que ganaban “algo de dinerillo”. Y al llegar, arrasaron: su equipo, el Bobcats (‘lince’ o ‘gato montés’ en inglés), ganó la competición de ‘League of Legends’ la temporada pasada.

Para ello, ganaron primero una de las cuatro ligas en las que se dividió a los diferentes equipos, de acuerdo a su ubicación en el territorio español. Tras vencer en esta, participaron en una ronda con el mejor de cada región, en Madrid. “Estuvimos jugando en el estadio del Estudiantes”, rememora Martínez. “Fue muy bonito, de hecho, porque me gusta mucho el baloncesto y ese estadio me encantaba”.

Y en esa ronda entre cuatro se proclamaron vencedores. Cada uno de los miembros del equipo recibió 1.000 euros, una ayuda muy atractiva en tiempos universitarios. Y había otro premio para Martínez: “Para mí es un lujo el estar viajando, moverte y conocer sitios”. Por si esto fuera poco, también fueron a Oporto (Portugal) para jugar el campeonato europeo de ‘League of Legends’, como vencedores de la universidad española. Y aunque no se llevaron la victoria final, disfrutaron de un fin de semana increíble no solo compitiendo, sino disfrutando del alojamiento en el que se encontraban y de fiestas con otros jugadores europeos.

Preparación intensa

Alberto López tiene 24 años y estudia Ingeniería Informática en la Universidad Carlos III de Madrid. Desde muy pequeño jugaba a videojuegos con sus primos mayores, otros forofos de este entretenimiento. El año pasado, él fue el capitán de Wolves (‘lobos’ en inglés), el equipo universitario ganador de ‘Heartstone’, un videojuego de cartas coleccionables, como las ‘Magic’, pero ‘online’ y vinculado al universo Warcraft.

López cuenta a Cooking Ideas que jugaba al ‘Hearthstone’ “prácticamente desde la salida oficial del juego”, allá por 2014, y enseguida empezó a participar en torneos por todo el país. Fue así como conoció la Liga University y empezó a relacionarse con el proyecto. Para triunfar con el equipo de la Carlos III tuvo que pasar por varias fases. La primera fue el torneo de clasificación para estar en el equipo que representa a la propia universidad y en el que podía participar todo el alumnado. Los tres mejores, continúa López, formaron el Wolves, con el cuarto como suplente. Él quedó en primer lugar y pudo ostentar así el puesto de capitán.

Tras ello, jugaron una partida ‘online’ contra cada universidad de su grupo; en su caso, quedaron primeros de grupo y perdieron solo una partida. Tras ello pasaron a una fase presencial, que también ganaron, y de ahí a las grandes finales, con tan solo 4 equipos. De nuevo, se hicieron con la victoria. “La preparación para estas finales fue más intensa porque era la barrera que nos podía hacer conseguir premio en la competición”, explica López. “Intentamos hacer un análisis de qué es lo que más solían jugar nuestros rivales, qué podíamos jugar nosotros, practicarlo bien, etcétera. La preparación dio sus frutos y ganamos 2-0 en semifinales y con otro 2-0 en la gran final, lo que nos dio el título de campeones”. Al igual que Martínez y el resto de compañeros, cada uno de ellos recibió 1.000 euros.

Apoyo de familiares y amigos en un mundo que crece

Nadie puede pensar así que los eSports son un entretenimiento que no sirve para nada. Martínez cree que el premio en metálico es un aliciente para pagarse los estudios universitarios, y cita grados con matrículas muy caras, como las de Medicina, que se podrían pagar con ellos. Él, ahora, sigue jugando con sus compañeros y está de suplente en un equipo nacional.

López, por su parte, también continúa participando en la competición y este año ha vuelto a ser capitán de ‘Hearthstone’ en la Carlos III, con dos nuevos compañeros. Como Martínez con sus padres, su gente también le apoya y ve el ascenso de estas modalidades: “Mis padres están viendo que el mundo de los videojuegos está creciendo, que igual que grandes estrellas del fútbol son reconocidas mundialmente, ahora cada vez más también lo son los jugadores de videojuegos profesionales”.

Además, López también añade algo que muchos olvidan: “Dentro de los videojuegos hay unos grandes valores que fomentan la amistad y la deportividad”. Porque una competición de eSports da para un sobresueldo atractivo, pero también para otros muchos estímulos.


Las imágenes han sido cedidas por Liga University.

Compartir en: