Logo Vodafone
  • Cooking Ideas
  • Las preguntas más ingeniosas que ha contestado la ciencia

Compartir en:

Las preguntas más ingeniosas que ha contestado la ciencia

Generalmente, pensamos que las investigaciones científicas son serias, tediosas e incomprensibles. Sin embargo, aún quedan investigadores por el mundo que se hacen preguntas curiosas para intentar contestarlas a través de la ciencia. Porque muchas veces ser científico debe ser tan apasionante como divertido, a juzgar por los «estudios locos» que de vez en cuando aparecen en los periódicos y revistas. Matemáticos, físicos o ingenieros en general publican trabajos tan peregrinos como aparentemente poco prácticos: a veces resuelven cuestiones de chiste, otras veces dilemas que han permanecido en la consciencia colectiva durante siglos. Saber si tu perro te quiere, si es posible tomar selfies grupales sin que nadie parpadee o por qué las mujeres son más frioleras que los hombres son algunas de las cuestiones más ingeniosas que han respondido.

 

¿Por qué el pelo de algunos suecos rubios se vuelve verde?

Un buen día de 2012, algunos ciudadanos rubios de Anderslöv (un pueblo situado al sur de Suecia), se despertaron con el pelo verde. Nadie entendía el origen del singular suceso, y tampoco sabían cómo solventarlo. Por más que se lavaban el cabello, el color permanecía. Algunos, incluso, bautizaron el caso como “la extraña epidemia del pelo verde”.

Hasta que el investigador Johan Pettersson, ingeniero en higiene ambiental, hizo un estudio de mediciones y descubrió que el origen era simple: los tubos de cobre que se habían instalado en las casas nuevas del pueblo tenían la culpa. Los encargados de su instalación no habían aislado el material – que al contacto con el agua genera un líquido verdoso – de forma conveniente. Esto, unido a que el agua caliente permanecía sin circular en las tuberías durante toda la noche, hacía que el líquido tuviera cinco veces más cobre que de costumbre.

¿Mi perro me quiere?

Si eres de esos que aman a sus perros más que a nada en el mundo, te gustará saber si el sentimiento es recíproco. Y lo harás gracias a la ayuda del investigador Miho Nagasawa, que analizó cuál era el comportamiento de los animales cuando veían a sus amos. ¿Cómo lo hizo? Analizando el pis de algunos de estos animales después de que los perros hubieran jugado con sus dueños.

Cuando la orina contenía un alto grado de la sustancia conocida como hormona de la unión” (la misma que une a las madres con sus bebés), significaba que los perros querían mucho a sus dueños. Cuando presentaban poco nivel de esta sustancia, el perro se había mostrado indiferente y poco cariñoso durante el juego, lo que significaba que quería poco a su amo.

¿Es bueno comerse los mocos?

Para el bioquímico Scott Napper existe una razón muy lógica que explicaría por qué los niños tienden a sacarse los mocos de la nariz y llevarselos a la boca. Al parecer es una razón biológica que también está ligada al sabor de la sustancia. Si es dulce o salado, es algo que el cuerpo acepta bien. Así que más bien sería un acto reflejo del propio cuerpo que llamaría al ser humano a llevarse los mocos a la boca para fortalecer el sistema inmunológico.

Esto es así porque la mucosidad de la nariz se forma por numerosos patógenos transportados en el aire, y que precisamente quedan atrapados en la cavidad nasal, impidiendo que pasen al interior del cuerpo. Si esos patógenos son consumidos, la persona se arriesga a sufrir determinadas enfermedades. Hacer frente a esas enfermedades ayuda a hacerse más fuerte frente a ellas.

¿Puedes correr sobre la superficie de una charca?

Si estás en la luna, sí que puedes. Así al menos lo han determinado los científicos Minetti, Ivanenko, Cappellini, Dominici y Lacquaniti. Según los investigadores, en la Tierra, solo unas pocas especies de insectos, lagartos y aves acuáticas pueden correr sobre el agua, como lo harían sobre un suelo sólido. Sin embargo, si se redujera la gravedad, los humanos también podrían hacerlo. ¿Por qué? Los expertos explican que los humanos necesitaríamos menos potencia muscular y, además, nuestros pies se posarían levemente sobre la superficie del agua, por lo que al correr e impulsarnos sin parar no llegaríamos a hundirnos.

¿Pueden tomarse fotografías grupales sin que nadie parpadee?

Una de las pocas cosas ciertas de la vida es que siempre, sin que exista la posibilidad de que no sea así, cuando haces una foto en grupo, alguien parpadea en el momento justo en el que se hace clic. Es inevitable. Dos profesionales, el fotógrafo Nic Svenson y el físico Piers Barnes averiguaron por qué ocurre esto, y quisieron darle solución. Así que pensaron que tenía que haber algún tipo de regla para averiguar cuántas fotografías tomar para asegurarse de obtener una buena.

Esto se produce porque cada persona puede parpadear más de diez veces en un minuto (eso en caso de que sea consciente de que se encuentra en un momento en el que no debería hacerlo, como en una fotografía). Su parpadeo dura hasta ocho milisegundos, así que para saber cuándo una persona puede arruinar la fotografía cerrando sus ojos, puede averiguarse (gracias a la velocidad del opturador) en qué momento y cuántas veces parpadeará mientras la foto se esté haciendo. Matemáticas puras.

¿Es posible andar sin tirar el café al suelo?

Ahora sí, gracias a que varios científicos de la Universidad de California han hecho todo lo posible por desarrollar técnicas que eviten el derramamiento de café cuando alguien intenta desplazar un vaso. Entre ellas: caminar lentamente, aunque el camino se haga más largo; andar mientras se mira al vaso de forma fija; utilizar un vaso con forma inusual que impida que el café salga de él… Parece una bobada, ¿verdad? Pues es una investigación muy seria.

¿Por qué quienes piensan que están borrachos se creen que son más guapos?

Ya no es necesario emborracharse para ver más atractiva a la pareja. Ahora solo es necesario creer que uno está borracho para verse guapo a sí mismo. O esa es la conclusión a la que llegaron un grupo de científicos en Francia después de analizar cómo se comportaba un grupo de personas que bebían alcohol, aunque en realidad no lo bebían. La mitad de ellos bebió el equivalente a cinco o seis chupitos de vodka y a la otra mitad se le dio una bebida placebo, aunque se les dijo que era alcohólica (se roció alcohol en los bordes del vaso para hacerlo más creíble).

La conclusión es que tanto quienes bebían alcohol como quienes pensaban que lo estaban haciendo se describían positivamente ¿Por qué ocurre esto? Según los científicos, esta sería la prueba que certificaría que no se liga más cuando se está borracho por acción del alcohol, sino porque el alcohol hace a las personas pensar que son capaces de hacer más cosas. Además, aparte de hacer que se vean más apuestas, las hace más valientes.

¿Por qué las mujeres son más frioleras que los hombres?

Según un estudio de la Universidad de Utah, las mujeres son más frioleras que los hombres. Y es que, aunque las mujeres suelen ser más cálidas que sus congéneres del sexo masculino, sus manos habitualmente estan mucho más frías, porque sus extremidades suelen tener menos masa corporal que las de los hombres, y sienten el frío de forma más intensa. Esa sensación de tener frío en las manos les lleva a sentirlo por todo el cuerpo más a menudo que los varones.

¿Por qué se arrugan las cosas?

Enrique Cerda, físico argentino, siempre se había preguntado por qué las superficies planas no rígidas podían arrugarse. Así que llevo a cabo una investigación para comprobarlo. Lo hizo analizando arrugas de todo tipo, desde las que se producen en la piel hasta las que aparecen en las sábanas. Las cosas se arrugan por peso, por tensión, porque algo deja de ser fuerte. Cuando la musculatura pierde firmeza, aparecen arrugas en el rostro.  Conocer cómo son estas arrugas en el ser humano puede ser beneficioso para, por ejemplo, que un cirujano sepa cómo tiene que hacer un corte para que una cicatriz, después, pueda pasar desapercibida.

“¿El espacio huele?”

Y terminamos con una pregunta que seguro tendrá a más de una persona en ascuas. Y la contesta el astronauta británico Tim Peake, que estuvo medio año en la Estación Espacial Internacional (EEI) y, cuando volvió a la Tierra, respondió a todo tipo de variopintos interrogantes que le llegaron a través de internet, junto a otros de su cosecha. De ahí salió el libro ‘Por qué el espacio huele a barbacoa’ (editorial Planeta).

Y es que Peake dice que el espacio sí que huele, pero es difícil saber a qué. Porque al regresar al interior de la EEI tras un paseo espacial él notaba un aroma muy misterioso, que para los astronautas oscila entre el bistec a la plancha y el olor del carbón a la brasa, pasando por gases de soldadura y metal caliente. De acuerdo a Peake, lo más probable es que ese olor sea ozono. No el ozono que cubre la Tierra, sino uno que se crea al combinarse moléculas de oxígeno cuando la esclusa de aire está expuesta al vacío.

Muchas preguntas, divertidas e ilustrativas, de una profesión de riesgo. Gracias a personas como Tim Peake, la ciencia está más cerca del común de los mortales. Ahora solo queda que en el futuro él y sus compañeros investigadores nos sigan respondiendo a todos los interrogantes.

———————————————————————-

Con información de Thelocal.seScientificamerican.comCracked.comPlosone.org,Fayerwayer.comNews.discovery.combps-research-digest.blogspot.com,lip.univ-savoie.fr, lacuarta.comtheclinic.cl.

Compartir en: