Logo Vodafone
  • Cooking Ideas
  • #LaLigaDeLasPelis: 8 títulos que suenan muy distintos pero son más parecidos de lo que crees

Compartir en:

#LaLigaDeLasPelis: 8 títulos que suenan muy distintos pero son más parecidos de lo que crees

La Liga de las Pelis llega a los cuartos de final. Tras una emocionante eliminatoria de octavos, donde las votaciones del público han dejado en la cuneta clásicos como ‘Grease’, ‘El gran Lebowski’ o ‘El club de la lucha’, tienes hasta el próximo domingo 22 de noviembre para votar por las películas que disputarán las semifinales la semana que viene, completando la penúltima fase antes de descubrir cuál es el mejor título de todo el catálogo de Vodafone TV

Aunque pueda parecer que han resultado emparejadas películas muy distintas, ya que se cruzan títulos procedentes de varios géneros, las eliminatorias en esta ocasión están más igualadas que nunca, pues realmente existen grandes similitudes entre los contendientes, lo que dificultará aún más decantarse por una u otra candidata.

¿Que no te lo crees? ¡Aquí van algunos aspectos en los que coinciden plenamente!

Cuando los villanos son mucho más cautivadores que los héroes

Todos los héroes necesitan un villano; y todos los villanos necesitan un héroe, así son las reglas del cine. Pero en estas dos películas los villanos se convierten en algunas de las creaciones más complejas jamás conseguidas, ya que su ambigüedad y confusas intenciones los hacen tan seductores que resultan mucho más atrayentes que los buenos de la película

Porque si te citan ‘El silencio de los corderos’, inmediatamente piensas en la interpretación de Anthony Hopkins como Hannibal Lecter. Y si lo hacen con ‘Malditos Bastardos’, seguro que te quedas con el Coronel alemán Hans Landa. De hecho, Quentin Tarantin admite que el personaje que interpretó Christoph Waltz ha sido el que más ha disfrutado escribiendo en toda su carrera. Ambos son crueles, extravagantes y siniestros, aunque sorprendentemente tranquilos. Y tan interesantes en su maldad que es difícil no caer rendidos ante ellos.

En el caso de Anthony Hopkins como Hannibal Lecter, frente a él se encuentra una Jodie Foster como Clarice Starling que ofrece la mejor interpretación de su carrera, aunque no es suficiente para quitarle el interés al enigma de Lecter. Debido al poco tiempo que aparece en pantalla, la gente está más intrigada por él y su comportamiento. Parece que el director Jonathan Demme sabía exactamente lo que tenía entre manos y restringe deliberadamente el acceso de la audiencia al personaje, dándole más poder para cuando está frente a la cámara. 

En ‘Malditos Bastardos’, a pesar de la actuación de Brad Pitt como Aldo Raine, Christoph Waltz en su papel como Hans Landa resulta inolvidable y cada minuto que pasa en pantalla es imposible dejar de mirarle. Carismático, divertido y siniestro, Hans Landa es una creación única que cobra vida a través una presencia increíblemente siniestra en todo momento, como vemos a través de sus destellos de violencia y manipulación psicológica. Un personaje tan contradictorio que es difícil de superar y por el que ganó el Óscar al Mejor Actor de Reparto.

Cuando la películas son mejores que los libros en los que están basadas

Dos cabras están comiéndose una cinta de vídeo. “¿Te gusta?”, le pregunta una a otra. “En fin… a mí me gustó más el libro”. Esta sentencia es probablemente la frase más repetida a la salida de los cines del mundo. Porque convertir un libro querido en una película siempre es complicado y los fanáticos de la literatura a menudo se sienten decepcionados. Pero existen algunos ejemplos en los que Hollywood hace que una película sea mejor que el libro.

Como en ‘Jumanji’, donde queda bastante evidente que la decisión de separarse de la historia original ha sido un componente importante de su éxito. Y más si se tiene en cuenta que la película está basada en un relato infantil de solo 32 páginas publicado por el autor estadounidense Chris Van Allsburg en 1981. En esencia, ‘Jumanji’ conserva la base del libro de un juego de aventuras que cobra vida, pero la mayoría de los elementos en los que se centra son elementos exclusivos de la película en sí. 

De hecho el guión de ‘Jumanji’ fue uno de los puntos más conflictivos de la película, ya que Chris Van Allsburg siempre puso muchos peros a la posibilidad de una adaptación cinematográfica. Sin embargo, Van Allsburg acabó dando su brazo a torcer cuando le permitieron colaborar en un primer borrador del guión, pero las divergencias pronto resurgieron por el empeño del autor en conseguir una trama brillante. 

Esto se tradujo en que la adaptación acabó pasando por múltiples manos. El resultado fue que la película acabó alejándose muchísimo del original literario, por lo que podría decirse que a Van Allsbur le salió el tiro por la culata, convirtiéndose en el caso más convincente hasta el momento de que, en lugar de adaptar un material de origen determinado, a veces es mejor darle un cambio de imagen completo.

También la película ‘El resplandor’, dirigida por el gran Stanley Kubrick, es muy diferente al libro escrito por Stephen King del que está adaptada. De hecho, muchas de las cosas más icónicas de la película se presentan de una manera completamente diferente, para moldearlas a la visión única de Kubrick. Por este hecho Stephen King odiaba la película de 1980 tanto como podía, y pasó años lamentándose de los cambios que el director había hecho en su historia. 

Por ejemplo, algunas de las escenas más emblemáticas de la película no salen en el libro. Las gemelas en el pasillo mientras Danny se pasea en su triciclo no aparecen en el libro; la escena del ascensor cuando la sangre brota y salpica por el pasillo como un maremoto, tampoco aparece en el libro; la escena en la que la esposa de Jack, Wendy, descubre lo que Jack ha estado escribiendo todo el tiempo, también fue inventada para la película. Incluso la aterradora conclusión de la película tiene lugar en un laberinto de setos. Este laberinto no está en el libro. De hecho, Kubrick cambió el final en repetidas ocasiones hasta llegar en el último momento en que John muere congelado. En cambio, en el libro es atraído a la sala de calderas del Hotel Overlook donde se produce una explosión. ¡Es prácticamente la forma opuesta de morir!

Cuando los viajes en el tiempo se hacen en un ciclo cerrado 

Los viajes en el tiempo son unas de las tramas más populares de la ciencia ficción. Pero al igual que los helados, o los quarks que forman los átomos, las historias de viajes en el tiempo vienen en muchos sabores diferentes.  Sin embargo, estas dos películas coinciden al representar este tipo de viaje en el tiempo como un circuito cíclico en lugar de generar líneas de tiempo alternativas. Como dijo una vez el sabio director de Hogwarts, el profesor Albus Percival Wulfric Brian Dumbledore, el tiempo es una «cosa misteriosa», que también es «poderosa y, cuando se interfiere con ella, peligrosa». 

Pero eso no impide que nuestros amados magos usen en el Prisionero de Azkaban los viajes en el tiempo en caso de apuro. Por ejemplo, el giratiempo de Hermione, a la que se le ha otorgado un permiso especial para usarlo para ir a más clases en el día, solo le permite retroceder en el tiempo durante unas horas. Aún así, al final Hermione rompe las reglas, retrocediendo para salvar a Sirius Black y a Buckbeak. Todo esto sucede en un solo ciclo: Harry y Hermione no alteran el futuro tanto como para asegurarse de que todo el pasado vaya en el orden correcto. 

En el caso de ‘Regreso al Futuro’ el giratiempos que en Harry Potter se asemeja a un reloj de arena de oro colgante, se convierte en un DeLorean niquelado con condesador de fluzo. Y al contrario de lo que ocurre con Harry Potter, el viaje al pasado de Marty McFly hasta 1955 se torna en totalmente accidental. Allí impide, a su pesar, que sus padres se conozcan y se verá en la obligación de hacer lo necesario para que vuelvan juntos. De lo contrario, él jamás podrá regresar al momento actual debido a que nunca habrá existido. 

En esta película de Robert Zemeckis, los viajes en el tiempo también funcionan con esa regla básica: si viajas al pasado y cambias algo, esto repercute en el futuro. Recordad cómo tiene que ingeniárselas el pobre de Marty McFly cuando salva a su padre de un accidente impidiendo que él y su madre se conozcan, creando una paradoja que niega su propia existencia.

Cuando las mejores bandas sonoras no son del todo originales

Estas dos películas comparten más allá de toda duda el honor de estar entre las mejores bandas sonoras creadas en la historia del cine. Sin embargo, ambas composiciones, sobre todo su tema principal, no son muy originales que se diga. 

Por ejemplo, una recopilación de grandes temas del cine estarí­a coja si no apareciera por ahí­ el ‘Love Theme’ del compositor italiano Nino Rota, la canción principal de ‘El Padrino’. Ya en su momento causó sensación y ganó el Globo de Oro, aunque no pudo recibir el Oscar porque ‘Love Theme’ no era una pieza original (el milanés ya la había usado antes, en una película de 1958). 

Curiosamente, Nino Rota estuvo a punto de ser despedido por el productor de ‘El Padrino’, Robert Evans, porque la música le parecía «demasiado antigua». Pero el director y guionista del film, Francis Ford Coppola, amenazó con dimitir a mitad de rodaje si despedían a Nino Rota, que por aquel entonces tenía 60 años. Murió siete años después, en 1979, pero en esa madurez colosal creó la música ‘Amarcord’ y ‘El Padrino II’, por la cual, esta vez sí, fue premiado con el Oscar, a pesar que ambas películas usan, prácticamente, las mismas melodías.

También la banda sonora favorita de muchos es la de ‘Gladiator’, una partitura espectacular del compositor Hans Zimmer que fue nominada al Oscar de mejor banda sonora en el año 2001; y que está entre los discos más vendidos de la historia de música de cine. Sin embargo esta composición fue acusada de plagio por su similitud con ‘Mars: The Bringer of War’, una suite incluida dentro de ‘The Planets’, la obra más conocida del compositor de música clásica británico Gustav Holst, por lo que la fundación de este compositor (la Host Fondation) demandó a Hans Zimmer en el año 2006. La demanda fue finalmente desestimada por los jueces, a pesar de las evidentes similitudes al analizar las partituras. 

Otro dato curioso es que la música de ‘Gladiator’ pudo haber sido cantada por Luciano Pavarotti. Y es que le ofrecieron cantar una canción de la banda sonora, pero Pavarotti rechazó la oferta. Se negó porque, cuando le ofrecieron trabajar en el film, Pavarotti pensó que sería «una simple película de romanos» que no iba a estar a la altura de su grandeza como tenor. Pero el éxito que tuvo finalmente Gladiator le hizo arrepentirse, llegando a decir que su negativa fue, sin duda, «el mayor error» de su carrera. Años después, en 2003, Luciano Pavarotti lanzó la canción ‘Il gladiatore’ de su álbum «Ti adoro’, una canción que está basada en el argumento de la película y que fue interpretada en 2009 durante la final de la Champions League de la UEFA en Roma.

—-

Recuerda que puedes votar por tu favorita en La Liga de las Pelis en en las redes sociales de Vodafone TV (Twitter, Facebook e Instagram), así como en la web www.laligadelaspelis.com. ¡Ya tardas en hacerlo! 

 

Compartir en: