Logo Vodafone

Compartir en:

Uno X dos, el ancla y otros juegos de playa de ayer y hoy

En verano la arena y el mar se convierten en un lugar de ocio más. Solo hace falta echar la vista algún tiempo atrás y recordar cómo pasábamos las largas tardes estivales de nuestra infancia en la playa. Ya fuera construyendo los clásicos castillos de arena o cogiendo conchas en la orilla hasta compartiendo juegos dentro y fuera del agua con los amigos de verano, el entretenimiento no faltaba junto al mar.

Un clásico con pelota es el Uno X dos: se pasa el balón entre varias personas y a quien le toque decir el Dos tira a dar a alguno de sus compañeros. También había opciones si se nos había olvidado el esférico, como el juego del tres en raya en la arena o hacerse el ancla dentro del agua para que ninguna ola te derribara. Hacemos un repaso por los juegos de playa más divertidos para que este verano te lo pases mejor que nunca entre la arena y el mar recordando viejos tiempos:

Uno X dos en la playa

Es para jugar con una pelota y en grupo. Lo primero que deben hacer los jugadores es colocarse en círculo para, a continuación, ir pasándose el balón de unos a otros, sin ningún orden preestablecido y al antojo del que la lance. El primero en pasarlo tendrá que decir ‘uno’, el segundo ‘equis’ y el tercero ‘dos’. Es entonces cuando este jugador, al decir este número, deberá lanzar el balón para darle a un compañero. Si le da, queda eliminado y si el destinatario es capaz de capturar el balón en lugar de recibir un golpe, es el que tiró el que estará fuera del juego. Además si al que se le ha tirado el balón lo consigue coger sin que caiga al suelo ganará una vida. Las vidas sirven para salvarse si más adelante en el juego le da el balón. El vencedor del juego será el que elimine a todos. Se puede practicar tanto fuera como dentro del agua. Todo depende de lo que le apetezca a los jugadores.

Convirtiéndote en ancla

En esta ocasión sí habrá que ir al agua. El juego consiste en, junto con tu grupo de amigos, meterte en el mar y ver quién aguanta más la fuerza de las olas. Para ello habrá que clavar los pies a la arena y mantenerse firme ante la llegada de la ola. Ganará el que aguante más tiempo sin moverse. Eso sí, siempre en una zona cercana a la orilla y sin peligro. Además, deberás tener cuidado con hundir mucho los pies en la arena porque podríamos acabar con una lesión no deseada.

Que no se caiga la pluma

También es para divertirse en grupo a partir de tres jugadores. Se empieza haciendo un montículo de arena grande y se coloca una pluma (o una brizna de hierba) de pie en su parte superior. Luego, cada participante deberá ir cogiendo, por turnos, puñados de arena del mismo montículo sin que la pluma se caiga y haciendo su propio montoncito. Perderá el que, cuando vaya a coger arena, la haga caer. Entonces, el ganador será aquel que haya conseguido reunir más arena del montón principal.

¡Cuidado! Viene la medusa

Aunque también se puede jugar con amigos en la piscina, lo más divertido en hacerlo con el vaivén de las olas. Para jugar a la medusa lo primero es hacerse con un balón o un flotador que se convertirá en nuestra temida medusa. Luego, los participantes formarán un círculo (donde hagan pie y del que no podrán moverse) y la colocarán en medio a la misma distancia de todos los jugadores. La cuestión es evitar tocarla. Eso sí, podrás empujar a otros compañeros o estirarte todo lo que puedas (pero sin abandonar el círculo) para no quedar eliminado. El vencedor será el único que no haya tocado al maligno animal.

El tres en raya en la arena

Es un clásico que también puedes jugar en la playa. Para ello deberás dibujar un tablero sobre la arena. En concreto, con dos rayas en horizontal y dos rayas en vertical, dejando así nueve huecos para ir colocando las fichas una a una. Estas pueden ser, por ejemplo, para un equipo, piedras y para otro, conchas. O piedras de dos colores distintos. Con ellas, tanto uno como otro, deberán conseguir alinear tres de sus fichas en línea recta (ya sea en horizontal, vertical o diagonal). El primero que lo haga tres en raya (de ahí el nombre del juego) será el ganador de la partida.

La arena, además de convertirse en un tablero de tres en raya, también puede ser un improvisado campo de golf haciendo hoyos en el suelo (que en vez de pelotas también admite canicas) o en un gran tesoro repleto de objetos para desenterrar.

Más que un castillo

Otra opción clásica es hacer castillos con la arena. Solo necesitarás mucha imaginación y un cubo y rastrillo para crear unos buenos cimientos. Aunque todavía puedes ir más allá y dar forma a muchas más construcciones que hagan de tu castillo en la arena la envidia de la playa. Por ejemplo, creando unos muros que le protejan o unos canales que lleven agua hasta un foso a su alrededor. Incluso puedes crear casas más pequeñas en su entorno para hacer tu propio pueblo medieval en plena arena. Seguro que más de uno descubre sus dotes arquitectónicas construyendo castillos en la arena.

El mítico ‘frisbee’

Sin duda, podemos pasar un rato divertido lanzando de un lado para otro este disco volante, aunque mucho mejor será si organizamos algún que otro juego con el ‘frisbee’. Por ejemplo, se puede colocar una pelota a cierta distancia e intentar lanzarlo lo más cerca posible de ella o ver quién lo mantiene más tiempo en el aire. Otras opciones son juegos por equipos como hacer carreras de relevos tirándose el disco o crear una especie de campo de fútbol para pasarse el ‘frisbee’ y acabar metiendo gol en la portería contraria (que puede marcarse con una simple raya en el suelo).

Cometas al viento

Es otro clásico playero con diversión asegurada. Hacer volar una cometa no solo puede entretener durante horas a los más pequeños, sino que a los mayores también nos viene bien para relajarnos. En centros comerciales, tiendas de juguetes o los mismos establecimientos cercanos a la playa encontrarás un montón de variedades de todos los tamaños y colores. Aunque si te gustan las manualidades también podrás hacerla tú mismo con bolsas de plástico, cartones o papel de periódico. En YouTube encontrarás cientos de tutoriales, según los materiales que elijas.

¿Quién pesca más?

Conocer la fauna que vive a orillas del mar también puede ser una actividad divertida. Quién no recuerda cuando de pequeño tocaba los moluscos adheridos a la roca y notaba cómo se pegaban más o veía con curiosidad los pececillos que pasaban entre las piernas mientras nos adentrábamos en el mar. Así que pasear por la playa o meterse entre las rocas, cubo o red en mano, para recoger algunas conchas o caracolas puede ser una buena opción. Incluso se pueden hacer competiciones para ver quién consigue las más espectaculares. Eso sí, siempre respetando la vida marina: si coges algún ser vivo, devuélvelo enseguida a su hábitat.

Así que, si este verano vas a la playa, disfruta de mucho más que tumbarte al sol y bañarte y recuerda tus días de infancia con estos juegos que nunca pasan de moda. ¿Cuál es tu preferido?

————

Con información Sapos y Princesas (El Mundo), ABC y Guía del niño. Las imágenes son propiedad, según orden de aparición, de Pexels, Pixabay, PxHere, Pixabay, Ankur P./Flickr, Pexels, Pixabay, MaxPixel, PxHere, Sankara Subramanian/Flickr, PxHere, Pxhere.

Compartir en: