Logo Vodafone

Compartir en:

Infografía: la distancia personal confortable en distintos países

En su clásico libro ‘La comunicación no verbal’ (1950), la investigadora Flora Davis relata una divertida anécdota protagonizada por dos americanos, uno del norte y otro del sur, intentando mantener una conversación en una habitación.

La distancia considerada socialmente cómoda por un norteamericano para conversar es de aproximadamente setenta centímetros, en tanto su interlocutor latino considera que hay es necesario estar más cerca, lo que crea un problema cuando ambas culturas están frente a frente. En el ejemplo relatado, el norteamericano iba apartándose en pequeños pasos hacia atrás, al sentirse “invadido” en su zona de intimidad, mientras que el latinoamericano sentía que su interlocutor se comportaba de una forma “engreída”, de modo que iba acercándose a él. El resultado es que la conversación empezó en un lado de la habitación y terminó al otro extremo, a más de diez metros, con el norteamericano casi contra las cuerdas.

La anécdota está relatada por el antropólogo Edward T. Hall, especialista en el llamado campo de la “proxémica”. En su libro ‘The Silent Languaje’, Hall habla de cuatro distancias interpersonales fundamentales: la íntima (de 15 a 55 centímetros); la personal (de 50 a 70 centímetros); la social (de 1,20 a 2,70 centímetros) y la pública, por encima de esta cifra.

Por supuesto, cada una de estas categorías está llena de matices y subdivisiones, y depende en gran parte de la cultura a la que pertenezcan las personas estudiadas. Por ejemplo, un reciente estudio llevado a cabo por el ‘Journal of Cross-Cultural Psychology’ entre 8.500 personas de 53 países, actualiza y pone cifras a las distintas distancias sociales a lo largo y ancho del mundo.

La distancia social (con un extraño) de los argentinos es la más corta del mundo: apenas 78 centímetros, casi la mitad de la que necesitan los rumanos (145 centímetros) para sentirse cómodos con un extraño. Los españoles están en la zona baja de esta tabla, 90 centímetros, junto a austriacos, rusos y eslovacos.

Si hablamos de distancia personal, de nuevo los argentinos pueden acercarse un poco más, a 41 centímetros de su interlocutor, pero aquí salta la sorpresa: son los “fríos” noruegos los que más se aproximan al hablar con sus allegados: 35 centímetros.

En la infografía elaborada por India in Pixels se puede apreciar alguna curiosidad más. Por ejemplo, las distancias personales entre los naturales de Arabia Saudí apenas varían, sean seres queridos (96 cm), conocidos (105) o extraños (125 cm).

El gráfico del estudio original, por su parte, muestra que no existe una correlación precisa entre la distancia social y la distancia íntima, con enormes disparidades en, por ejemplo, los rumanos, capaces de poner un metro extra de distancia entre sus seres queridos y los desconocidos. Lo que es más sorprendente, sus vecinos búlgaros son mucho más “íntimos”, son los “argentinos” de Europa oriental.

Y, contradiciendo las observaciones de Edward Hall, los estadounidenses, mantienen distancias sociales bastante cercanas (57, 80 y 99 centímetros), unos centímetros menos que sus vecinos mexicanos. ¿Puede que EE.UU. se haya “mexicanizado” en el último medio siglo o tal vez ha sucedido a la inversa, y son los mexicanos los que se han “americanizado”?

Visto en ‘Journal of Cross-Cultural Psychology’, vía Twitter. Con información de Ad Latina.

Compartir en: