Logo Vodafone

Compartir en:

Ideas geniales alrededor del mundo para detener el coronavirus

Con el brote de coronavirus en pleno apogeo, y a medida que naciones enteras están bloqueadas, mantenerse fuerte puede resultar difícil. Pero los humanos somos un hueso duro de roer. Y para mostrarte cuán responsables, conscientes y unidos podemos estar todos, recopilamos un montón de originales ideas diseñadas para combatir el virus. O para mentalizarnos de lo importante que es esta lucha. Desde ofrecer un truck-food gratis para que los transportistas puedan tomar un café, hasta inventar un respirador de bricolaje que salve no solo una sino varias vidas al mismo tiempo, nada es imposible cuando se trata de mantenernos unidos como sociedad.

Unos ancianos en una residencia de EE.UU. juegan al bingo manteniendo la distancia de seguridad, desde sus habitaciones, para permitirles socializar un poco.

Un punto de entrega de alimentos a la salida de un hospital de Holanda, donde el personal de atención médica puede recoger una bolsa con comida especialmente creada para ellos después de su arduo trabajo.

Algunas ciudades de Estados Unidos han comenzado a instalar lavabos portátiles para que las personas sin hogar puedan mantener la higiene de manos, el aspecto que la OMS marca como la más importante para evitar la propagación de la enfermedad.

Usando palillos mondadientes para evitar tocar los botones del ascensor. Si en Mercadona solo dejan acceder una persona por ascensor, en otros casos han encontrado soluciones más ingeniosas para evitar que tengas que tocar los botones.

La manera en que algunas tienda de comestibles han empezado a empaquetar el pan (con doble papel) para reducir la propagación del coronavirus entre los que gustan de tocar el pan.

La sala de espera en un consultorio médico.

Para alentarnos a todos a quedarnos en casa, los estudiantes de la Miami Ad School en Europa crearon una campaña en la que las vallas publicitarias de Netflix muestran spoilers de las series más populares. Su idea es mostrar que los spoilers podrían evitar que las personas salgan de casa cuando no lo necesiten.

El romance y las citas durante la pandemia de coronavirus también son posibles, solo requieren de un poco de creatividad. El fotógrafo neoyorquino Jeremy Cohen, que vio a una chica bailando en la azotea del edificio de enfrente, le envió su número de teléfono con un dron y tuvo una cena a larga distancia con ella. Incluso se encontró con ella y tuvo una verdadera cita… ¡con él dentro de una bola de plástico hinchable!

El cartero británico Jon Matson ha encontrado una manera brillante de animarse a sí mismo y a otras personas durante el bloqueo del coronavirus: cambia su uniforme por disfraces extravagantes cada jornada, haciendo de sus entregas el evento más esperado del día para los que tienen la suerte de estar en su ruta.

El oficial de policía de Chennai, Rajesh, también ha adoptado un enfoque inusual para educar sobre la importancia de quedarse en casa. Un artista local le personalizó el casco del oficial usando papel. «Cuando uso esto, la idea del coronavirus viene a la mente de los viajeros», dijo el policía a los medios locales. «Especialmente, los niños reaccionan con tanto miedo que solo quieren que les lleven a casa».

Los sistemas médicos en todo el mundo están en crisis, y cuando no hay equipos, hay que buscar alternativas. En respuesta a este déficit, los ingenieros italianos de ISINNOVA han dado un paso genial y se han asociado con Decathlon y expertos médicos para convertir su famoso snorkel de rostro completo en máscaras que se pueden conectar a máquinas de respiración médicas, para ayudar a las personas infectadas con el virus COVID-19.

Un supermercado de Dinamarca ha decidido combatir el acopio excesivo de gel desinfectante por parte de unos pocos clientes. Como ha mostrado un usuario de Twitter, un bote de gel se vende por 5,50 euros, pero para quienes quieran dos, el precio por botella es de 134 euros.

Los transportistas se han convertido en una parte fundamental para que siga funcionando un país en medio de la pandemia. El Restaurante Hotel El Hacho, en Lora de Estepa (Sevilla), lo sabe y colocaba una ‘food truck’ para que todo camionero que pase por la Autovía A-92 pueda tener bebidas gratis y también pueda comer algo.

Bravo por Coronavirusmakers.org, una red que ya suma más de 14.000 colaboradores en toda España y en la que figuran médicos, ingenieros, diseñadores, profesores o enfermeros que han puesto a disposición de esta iniciativa su maquinara de impresión 3D para producir equipos de protección y material para que el personal sanitario y otros trabajadores. Desde el inicio de la crisis del COVID19 han entregado más de 350.000 viseras usando más de 9 toneladas de material.

La diseñadora Victoria Salsas se ha propuesto apartar el pesimismo entre sus vecinos y ha creado el proyecto @Terapia_Vecinal, a través del cual crea mensajes de ánimo bajo demanda para que se puedan proyectar en los edificios por las noches.

Aunque hay otros que apuntan más alto. «Quedate en casa, mantente seguro» (Stay Home, stay safe), rezaba el mensaje proyectado este lunes 30 de marzo sobre la gran pirámide de Guiza, en Egipto, haciendo referencia a las precauciones que se deben tomar frente al nuevo coronavirus​.

Food 4 Heroes, una plataforma por la que los profesionales de la salud que trabajan en los hospitales de Madrid contactan con grupos de restauración para hacerles llegar sus necesidades. Y luego la comida, totalmente gratis, la entrega el servicio de correos. ¡Nunca el cartero fue tan bienvenido!

Alguien está colocando desinfectante de manos al azar en lugares públicos.

Cajas solo para personas mayores en un supermercado de Nueva Zelanda, para facilitarles la compra a los más débiles.

Indian Railways ha convertido 20.000 vagones en centros de aislamiento y ha añadido nada menos 320.000 camas de capacidad a su sistema sanitario.

Repartidores de comida a domicilio esperan para recoger sus pedidos en sillas de «distanciamiento social» en Bangkok, Tailandia.

La estatua de los Tres Herreros, en el centro de Helsinki, con un cambio de imagen para reflejar los tiempos que nos ha tocado vivir. Ha sido adornada con máscaras faciales, mientras que una partícula que representa el coronavirus se ha colocado sobre el yunque, esperando que los herreros la rompan en pedazos.

Un médico en Wuhan, deteniéndose para dejar que un paciente de 87 años viera el atardecer durante un traslado.

—–

Compartir en: