Logo Vodafone

Compartir en:

DLNA, el estándar que reparte contenido multimedia en los hogares

 

DLNA

Una de las sensaciones que asocio a la tecnología es el hecho de sentirte, parafraseando al chanante Joaquin Reyes, un viejuno. Me pasa cada vez que tengo que hablar o escribir sobre una nueva tecnología y me sorprende un cierto déjà vu con toques de desactualización. Lógicamente en el articulo de esta semana esa sensación ha reaparecido con la tecnología DLNA, siglas en inglés de la Digital Live Network Alliance. El trabajo fundamental de esta asociación, que agrupa a más de 240 fabricantes de electrónica e informática, ha sido permitir la interconexión de distintos dispositivos incluidos dentro de una misma red y así compartir distintos contenidos multimedia en cualquier parte de nuestro hogar.

Sin embargo, la idea de compartir contenidos multimedia a través de una red propia no es algo nuevo. De ahí que me autodenomine viejuno. Más de seis años han transcurrido desde que se presentara oficialmente una extensión del protocolo UPnP (Universal Plug and Play) denominada UPnP AV. Esta permitía compartir audio y video en un entorno servidor-cliente y transcurridos los años ha sido clave en el desarrollo de DLNA. Y si seguimos con la nostalgia una empresa como Philips mostró en el Consumer Electronics Show del año 2000 su visión de una Casa Conectada materializada en una serie de productos con marca Streamium.

Superado el momento de los recuerdos toca adentrarse en el presente y descubrir qué beneficios e inconvenientes trae consigo una tecnología como DLNA. El primer punto en el que debemos detenernos es la facilidad de uso. Antes de que los fabricantes unieran esfuerzos para crear el estándar de comunicación entre dispositivos del que estamos hablando, la idea de conectar varios dispositivos en una red doméstica suponía, por ejemplo, manejarte con direcciones IP. Y reconozcamos que suponía un esfuerzo técnico del que pocos disponían.

El segundo aspecto clave de DLNA es la compatibilidad lo que significa que al tratarse de un estándar con unas especificaciones concretas todos los productos con la certificación DLNA se pueden conectar entre sí, independientemente de quien los haya fabricado.

Un pequeño inconveniente de la tecnología DLNA es que no existe una interfaz de usuario unificada y la conexión entre dispositivos dependerá de la implementación que haya realizado cada fabricante lo que a veces puede ir en contra de la facilidad de uso de la que hablábamos unos párrafos más arriba.

Llegados aquí podemos explicar brevemente qué necesitaremos para disfrutar de los contenidos en dispositivos DLNA. Por un lado, precisamos de un servidor también denominado Digital Media Server (DMS) que se encarga de almacenar el contenido que queremos reproducir. En este grupo podemos incluir los ordenadores personales (portátiles o de sobremesa), un disco duro USB conectado a un router, un dispositivo de almacenamiento en red (Network Attached Storage o NAS) o incluso un teléfono móvil.

Para poder convertir cualquiera de los dispositivos mencionados en un servidor DLNA necesitarás instalar un software específico (en caso de que el dispositivo no disponga de él). Existen multitud de opciones disponibles tanto libres como de pago. Vodafone, por ejemplo, ofrece para los clientes de Internet TV una versión tanto para ordenadores (Vodafone Media Manager) como para móviles y tabletas (Vodafone Media Manager Mobile). La primera de ellas necesita ser activada mediante un código de licencia situado en la etiqueta trasera del router Vodafone ADSL (en caso de que el router no tenga el mencionado código puedes llamar al 22155 para obtenerlo). En el caso de los móviles o tabletas, por el momento sólo está disponible para terminales Android.

El segundo elemento necesario es el cliente también conocido como Digital Media Player (DMP) que se encargará de reproducir el contenido multimedia que estamos distribuyendo en nuestra red doméstica. En esta categoría, además de los dispositivos mencionados previamente como ordenadores o smartphones, podemos añadir los televisores, por ejemplo.

Una vez tengamos nuestros servidor y reproductor conectados ya sólo nos queda disfrutar del contenido multimedia. Pero, ¿cómo los conecto? Retomando nuestra aplicación de ejemplo, Vodafone Mobile Manager, el proceso es bastante sencillo. Simplemente debemos abrir la aplicación en nuestro PC, elegir el servidor doméstico que alberga el contenido y reproducirlo.

Compartir en: