Logo Vodafone
  • Cooking Ideas
  • Gaming
  • Diez videojuegos con historias tan buenas que preferirás verlas a jugarlas

Compartir en:

Diez videojuegos con historias tan buenas que preferirás verlas a jugarlas

En estos tiempos en que aficionados a los videojuegos como ElRubius o LOLiTO FDEZ son tan famosos como las estrellas del fútbol o los protagonistas de las series de moda, aquello de las consolas y los ordenadores ya no es como lo recordamos los que crecimos en los 80 y 90. Ya no se trata solo de coger el mando y echar una partidita: ahora abrir YouTube o Twitch y ver cómo otros juegan es tan divertido o más que hacerlo uno mismo.

Y no hablamos solo de fenómenos de masas como Fornite o PUBG; ni siquiera de los eSports, con títulos que han dado origen a su propio deporte electrónico como League of Legends, Counter Strike o Hearthstone, sino también de algunos videojuegos que tienen historias o componentes narrativos tan alucinantes que se disfrutan como si uno estuviera en el cine o tumbado viendo Netflix o HBO. Si no terminas de creerlo, échale un vistazo a estos juegos. Seguro que no vas a arrepentirte.

 

 

 

Detroit: Become Human

Si eres fan de ‘Westworld’ o te molan las películas de ‘Blade Runner’, no podrás perderte esta fantástica historia de androides casi indistinguibles de los humanos que comienzan a desarrollar emociones con el conflicto que eso siempre conlleva. La propia mecánica del juego hace que sea casi como una película, en la que los diálogos y resolver problemas con inteligencia se convierten en la clave para avanzar hacia un final que cambia en función de nuestras decisiones. Y algunas son tan duras que casi mejor ver cómo las toma nuestro ‘streamer’ o ‘youtuber’ favorito que hacerlo uno mismo.

 

 

 

The Last of Us

Es imposible no engancharse a la historia de Joel y Ellie, dos supervivientes que tratan de salir adelante en una Boston devastada veinte años después de que un horrible virus dejara a la población humana muy mermada, en cuarentena y recluida en pequeñas áreas relativamente seguras. No solo es visualmente increíble, por el detalle de los escenarios ruinosos o las expresiones faciales de los personajes, sino que narrativamente es una delicia seguir los pasos del contrabandista y la adolescente mientras esquivan o combaten a los infectados con la esperanza de que en ella, que parece inmune a la enfermedad, esté la clave para encontrar una cura.

 

 

 

The Walking Dead

La aventura gráfica de Telltale Games es casi como ver un episodio más (o bueno, más bien seis) de la serie de zombis por excelencia. La mecánica del juego, basada en interactuar con el entorno y tomar decisiones que afectan a la historia, como la relación que vamos a tener con el resto de personajes, hace que sea igual o más divertido verlo que jugarlo, pues los aciertos y errores que cometa quien apunta y hace clic con su ratón pueden tener todo tipo de consecuencias (incluso fatales). Cuando acabe la partida, cinco elecciones clave determinarán el desenlace.

 

 

 

A Way Out

Dos jugadores colaboran, a pantalla partida, para escapar de prisión y evitar ser detenidos. Aunque sus historias se desarrollan individualmente, deberán trabajar juntos para sobrevivir. Las mecánicas son muy sencillas, pero no se trata de eso: aquí lo verdaderamente importante es la historia que se cuenta, de la que es mejor no saber nada de antemano para disfrutarla sin ‘spoilers’. Son unas seis horas de metraje al que no le sobra ni un minuto. De hecho, querrás volver atrás más de una vez para ver qué habría sucedido si hubieras hecho las cosas de otra forma. Nada que envidiar a cualquier serie de televisión.

 

 

 

Super Mario Maker

Aquí la razón por la que el juego se disfruta tanto o más desde el asiento del espectador es muy diferente. Ni hay historia ni se necesita: es el plataformas que todos conocemos y adoramos, protagonizado por el emblemático Mario. Lo que hace de este juego una delicia para YouTube y Twitch es que los escenarios los diseña la propia comunidad de jugadores y, por lo tanto, son a cual más endiablado y frustrante. Ponerse a los mandos solo es apto para muy habilidosos o muy pacientes, pues la dificultad va de muy difícil a casi imposible, pero ver cómo otro trata de superar los niveles llega a ser desternillante y adictivo.

 

 

 

Grand Theft Auto 5

Aunque ya no es precisamente nuevo (salió en 2013), sigue siendo uno de los juegos que más gente sigue a través de ‘streaming’ y en vídeos de YouTube. De hecho, es probablemente el juego más exitoso de la historia y el que más dinero ha recaudado (más que una película). La clave: que cada partida es diferente (en el modo multijugador online), que el mundo es prácticamente infinito y que las opciones de personalización son tantas y tan buenas (a base de parches y ‘mods’) que es imposible aburrirse con este videojuego. La polémica, claro, es inevitable en esta saga llena de delincuentes y sustancias prohibidas, no apta para menores, pero 10 millones de usuarios activos media década después de salir a la venta no pueden estar equivocados.

 

 

 

Resident Evil 7 Biohazard

Por mucho que nos pueda costar reconocerlo, hay pocas cosas más divertidas que ver cómo alguien pasa auténtico miedo. Y con la última entrega de esta famosísima saga de terror, la primera con una perspectiva en primera persona (con lo que eso supone), es imposible no asustarse. Sufrimos cuando nos falta munición o hierbas curativas, tratamos de escondernos o huir desesperadamente (o a veces, aunque casi las menos, enfrentarnos a regañadientes) a enemigos que ponen los pelos de punta, y nos toca recorrer una y otra vez sitios aterradores, muy a nuestro pesar, en busca de algún objeto imprescindible para avanzar en la historia. Pocos títulos consiguen crear una atmósfera tan impecablemente terrorífica como este: cuando estamos ante nuestros enemigos, los tememos; cuando no sabemos dónde están, es mucho peor…

 

 

 

L.A. Noire

Si te gustan las series policiacas y de detectives, las típicas de resolver casos, este es el juego que quieres ver en YouTube. Salpicado con algún tiroteo o persecución ocasional, la mayor parte de la trama consiste justo en eso: en investigar y resolver delitos. El jugador tendrá que recorrer la escena del crimen en busca de pistas, tendrá que interrogar a sospechosos y testigos mientras analiza sus palabras y expresiones faciales para saber si están mintiendo… Lo que haga falta para descubrir quién es el asesino. Y a ese juego se puede jugar igual, o mejor, sin tener el mando en la mano.

 

 

 

Everybody’s Gone To The Rapture

La historia se desarrolla a mediados de los 80, en un pueblo abandonado de Inglaterra cuyos habitantes han desaparecido de repente. Como protagonista, no tendrás que hacer gran cosa: solo andar en busca de pistas y grabaciones que te permitirán ir descubriendo lo que allí ha sucedido. Puede parecer que te dedicas a pasear, pero todo es tan bonito, y la historia es tan buena, que da lo mismo. Serás el espectador ya tengas el control del personaje o solo lo estés viendo en YouTube, pues es prácticamente una película. Y qué película. De las que te mantienen pegado a la pantalla un par de horas.

 

 

 

Dark Souls

Si de algo tienen fama los juegos de esta saga de rol es de complejos. Si estás a los mandos, tendrás que ser muy paciente y tener mucho afán de superación para llegar a completar la aventura, y morirás, inevitablemente, un buen puñado de veces por el camino. Además, el mundo de fantasía que recorres mientras te afanas por mejorar y superar las dificultades es alucinante. Ideal para los fans de series como ‘Juego de tronos’ y películas como ‘El señor de los anillos’.

Si después de ver estas historias te has convencido de que los videojuegos son narrativamente tan buenos como muchas series y películas, horas y horas de diversión te esperan en YouTube y Twitch. ¿O todavía crees que solo se disfruta con el mando en las manos?

Compartir en: