Logo Vodafone
  • Cooking Ideas
  • Gaming
  • Neal Stephenson quiere tu dinero: Clang, el videojuego definitivo de lucha de espadas

Compartir en:

Neal Stephenson quiere tu dinero: Clang, el videojuego definitivo de lucha de espadas

Neal Stephenson pasará a la historia como uno de los padres del cyberpunk, con novelas tan influyentes y celebradas como su obra maestra ‘Snowcrash’, o ‘Criptonomicón’. Pero el tipo tiene otras facetas, tales como su afición por el esgrima, y por los videojuegos, aspectos que ya aparecían en su obra y que amenazan con confluir en un proyecto llamado CLANG.

Clang es una idea más que peculiar: un simulador de espada larga, para manejar a dos manos, que requerirá, además del propio software, un complejo mando para reproducir la forma, peso y movimientos de cada variedad al milímetro. Stephenson afirma que es “la reina de las armas”, y que ahora mismo existe un revival gracias a los estudiosos de la esgrima y artes marciales de todo el mundo.

“Guitar Hero con espadas”, lo resume. Una iniciativa ambiciosa que, paradójicamente, Stephenson afronta de la manera más humilde: mediante el ‘crowfunding‘, concretamente, mediante un Kickstarter abierto para reunir el dinero.

 

La idea es la de crear un juego de PC de luchas uno contra uno, que pueda interesar a los fans de la esgrima. Para darle algún tipo de trasfondo original, se basará en una serie de relatos que el autor está publicando,llamados ‘Mongoliad, en las que Genghis Khan conquista Europa. ¡Interesante! Ah, y no es la primera vez que traslada su afición “deportiva” a sus novelas: el protagonista de ‘Snowcrash’, Hiro Protagonist, era el espadachín más famoso de todo el Metaverso.

Pero la verdadera gracia del Kickstarter es que se busca producir esos “mandos espada”  para aumentar la experiencia. Por lo visto ni el Kinect de la Xbox 360 ni el Wiimando ofrecen el tipo de respuesta que los fans de la, ejem, “reina de las armas” precisan, así que hay que partir desde cero. O casi.

Se trata de un controlador de baja latencia y alta precisión, que debe reflejar los movimientos de manera inmediata, y que se puede fabricar mediante componentes ya existentes. Además, es necesario poder hacer todo tipo de movimientos. Stephenson se queja de que los juegos de esgrima actuales solo tienen burdos bloqueos y ataques a lo loco, (pensamos en los Wii Sport, por ejemplo). En su Clang podremos adoptar diferentes posturas, luchar por la posición, hacer fintas, paradas, desarmes o golpes de empuñadora.

Además, su intención es la de adaptar el mando a posibles juegos de kenjutso japonés o los abordajes vikingos. El propio Neal hace una analogía muy válida: en los juegos tipo “Call of Duty”, las armas de fuego son recreadas con todo tipo de detalle, existiendo infinidad de modelos con sus caracteríticas. Pero con las armas de combate cuerpo a cuerpo, esto no sucede. Vamos, que se trata de un sueño húmedo para todos los “frikis” de las espadas, que haberlos, haylos, claro que sí.

Lo más interesante es comprobar como un autor de reconocido prestigio y fama mundial opta por saltarse los cauces convencionales de desarrolladores, editoras y distribuidoras y opta por el “crowdfunding” para poder financiar el proyecto

El objetivo no es sencillo: ¡500.000 dólares, nada menos! Uno de los más caros de la breve historia de estos proyectos. A falta de 28 días, la meta aún está lejos, pero Stephenson tiene fe en que puedan conseguir los más de 300.000 que aún quedan para que Subutai Corporation, su pequeña empresa, pueda cubrir los costes del desarrollo.

 

 

 

Aún le quedan lejos, por tanto, las cifras que consiguió el gran Tim Schaffer, creador de las mítica aventuras de la saga Monkey Island, para su siguiente juego: 3,336,371 dólares, el record absoluto en esta clase de inciativas. Nosotros ponemos nuestro granito de arena para difundir una iniciativa que nos parece más que interesante, y que muestra como la relación entre los artistas y su público está cambiando a pasos agigantados gracias a internet.

 

Más información en el Kickstarter de Clang!

Compartir en: