Logo Vodafone
  • Cooking Ideas
  • Epidemia de miedo: la gripe A y los grupos anti-vacunas

Compartir en:

Epidemia de miedo: la gripe A y los grupos anti-vacunas

epdiemia de miedo

El espacio que han dedicado los medios a informar sobre la gripe A (a.k.a. “gripe porcina” o “gripe normal” o “H1V1”) ha generado una indudable histeria sobre su verdadero alcance, su mortalidad y los riesgos asociados. Simultáneamente, este hype, unido a la sospecha de que intereses espurios están detrás de la vacuna y, por tanto, de la gripe han propiciado una histeria de signo contrario: aquellos que creen que toda vacunación es, en el mejor de los casos, innecesaria y, en el peor, “un intento de hacerse con el control de tu sistema inmune”, como dijo recientemente un videoartista durante una conferencia en Madrid.

La revista Wired dedica su última portada al cada vez más nutrido grupo anti-vacunación, con un título convenientemente intimidante: “Una epidemia de miedo: cómo los padres aterrorizados que se saltan un pinchazo nos ponen en peligro a todos”. El estupendo reportaje central, que se puede leer online, constata un hecho: a medida que en los países desarrollados la mortalidad infantil por enfermedades contagiosas prácticamente ha llegado a cero se ha desarrollado la infundada creencia de que las vacunas no son necesarias. Además, el libre acceso a información no siempre contrastada en Internet ha encendido la mecha de un vehemente movimiento que se opone a la vacunación obligatoria. El resultado de ambos factores es que enfermedades que se creían erradicadas en occidente, como el sarampión o la viruela, están volviendo con fuerza. Y nos amenazan a todos.

Según escribe Amy Wallace en Wired:

«En ciertos lugares de Estados Unidos, las tasas de vacunación han caído tan bajas que la incidencia de algunas enfermedades infantiles se están acercando a los niveles pre-vacunas por vez primera (…) En áreas del norte de California los índices de no vacunación se están acercando al 6% (contraintuitivamente, los índices más altos suelen corresponder a familias con mayores niveles de salud y educación).»

Aunque un 6% pueda no parecer demasiado, lo cierto es que la posibilidad de una epidemia de paperas, sarampión o varicela se multiplica exponencialmente a partir de un mero 2% de niños sin vacunar. Así las cosas, enfermedades como la tos ferina que estaban prácticamente erradicadas han pasado de 1.000 casos en 1976 a 26.000 en 2004. Uno de los objetivos predilectos del movimiento anti-vacunación, el pediatra Paul Offit, avisa en el artículo: “Solía decir que la marea volvería a su cauce cuando los niños empezaran a morir. Pues bien, los niños han empezado a morir”. Pero ante la virulencia –nunca mejor dicho- del movimiento anti-vacunas, Offit ha cambiado su frase: “Esto cambiará cuando suficientes niños empiecen a morir”.

La memoria del hombre es débil y la bajísima mortalidad infantil actual (siempre hablando de países desarrollados) se debe en buena parte a la universalización de las vacunas y ¡ay! a su obligatoriedad. Éstos son algunos datos que saca a relucir el artículo: antes de que fuera erradicada por una vacuna la viruela mató a 500 millones de personas. Hace 60 años 16.000 estadounidenses quedaban postrados en una silla de ruedas por la polio (en España la tasa de incidencia pasó de 7 casos por 100.000 habitantes en el 1959 a 0,5 en 1970 cuando, eventualmente, se erradicó). La rubeola provocaba retardo mental a 20.000 recién nacidos al año, mientras el sarampión mataba a otros 3.000.

calendario vacunacion

La cuestión que suscita la gripe A es ¿hasta dónde se debe minimizar el riesgo de una enfermedad contagiosa? ¿justifica el peligro objetivo de la nueva gripe una vacunación masiva? En caso afirmativo, ¿debe ser obligatoria? En España es obligatorio administrar a los niños ocho vacunas, que previenen doce enfermedades, una cifra que viene creciendo desde la implantación de los primeros programas de vacunación.

El artículo “Epidemia de miedo” ha suscitado una gran controversia. Su autor, Amy Wallace, ha sido acusado de trabajar a sueldo de la industria farmacéutica. La revista, por su parte, también ha sido acusada de estar comprada por la Big Farma, como se conoce popularmente al lobby farmacéutico.

Artículo original.

Compartir en: