Logo Vodafone
  • Cooking Ideas
  • Cuando las nubes se precipitan en cascada por la ladera de una montaña

Compartir en:

Cuando las nubes se precipitan en cascada por la ladera de una montaña

cascada1
Foto: Dominic Dähncke (@dodafoto)

Pocos sitios existirán en el mundo como las islas Canarias para observar el cielo en toda su grandeza. Pero esos cielos no son famosos sólo por la luminosidad de sus estrellas, sino también por los mares de nubes que los cubren, extrañas formaciones que dejan atónito a más de uno.

La fotografía que abre este post, tomada en la zona de Cumbre Nueva, una parte de la dorsal volcánica que divide la isla de La Palma, muestra un curioso y bello fenómeno atmosférico que ocurre en esta parte de la isla como consecuencia de su orografía. La altura de la cumbre hace que el mar de nubes sobrepase la cordillera precipitándose en cascada por la vertiente opuesta y acomodándose a la forma del terreno, dando lugar a un sorprendente efecto en el que parece que el estado gaseoso de aire se hubiera tornado en líquido y alguien hubiera abierto las compuertas de una presa. Una especie de tsunami (o más bien alud) de nubes en toda regla.

cascada5
imagen


cascada2
imagen


Se trata del llamado efecto Foehn o Föhn, y prácticamente se da en todas las islas del archipiélago de las Canarias, produciendo que la parte norte de estas islas tengan mucha vegetación y la sur está prácticamente árida. El efecto Foehn propicia que en unos pocos kilómetros tengamos un cambio muy brusco de clima debido a los vientos alisios, un viento que proviene del norte, de mar abierto, cargado de vapor de agua. De repente estos vientos se encuentran con un obstáculo como este de Cumbre Nueva o su vecina Cumbre Vieja (
La Palma es una isla volcánica con las cumbres más elevadas de las islas Canarias – a excepción del Teide- como el Roque de los Muchachos (2.423 m).

P_20150807

la palma

Así, el viento cargado de humedad choca con las laderas de barlovento de la isla y comienza a subir, se enfría y el vapor de agua que contenía condensa, haciendo que se forme rocío, nubes y lluvias frecuentes. Eso hace que en el norte de la isla sea muy rico en vegetación. Al bajar por la ladera opuesta, el aire ya ha perdido el vapor de agua que tenía y por tanto baja seco. Comienza a calentarse muy rápidamente (entre 0,6ºC y 1ºC cada 100 metros, a medida que aumenta la presión al descender,) y al bajar de la montaña acaba teniendo más temperatura que con la que comenzó a subir. Así pues tenemos una zona muy seca y con escasa vegetación en la ladera de sotavento de la cordillera.

efecto foehn

fon44
imagen

Pero con mucha frecuencia, toda la humedad procedente de las laderas de barlovento no se convierte en lluvia sino que gran parte de esas nubes pasa hacia el lado de sotavento, donde se «desparraman» con este curioso proceso, que es totalmente inverso al que ocurrió en barlovento. En efecto, estas nubes que descienden por el lado de sotavento se calientan y desaparecen al llegar a cierta altura, cuando se supera la temperatura del punto de rocío. Se producen así un tipo de nubes estables que forman una especie de «techo» con límite establecido, en el que los contrastes de temperatura pueden ser muy fuertes con una variación de altura muy escasa. Por encima de las nubes, el cielo se mantiene despejado y limpio.

cascada3
imagen

cascada4
imagen

En el caso de la isla de La Palma, el fenómeno es tan intenso que produce un enorme contraste entre la pluviosidad del noreste de la isla, por ejemplo en el municipio apropiadamente llamado de Barlovento, donde las lluvias son muy frecuentes, y la costa suroeste entre Puerto Naos y el volcán Teneguía, donde es mucho más seco, casi desértico. Este efecto puede verse también en otras islas del archipiélago canario, como Gran Canaria, donde el contraste entre sur y norte es de los ejemplos más claro de este fenómeno. O en Tenerife, donde los más de tres mil metros del Teide potencian el proceso, que podéis ver en toda su magnitud en este instructivo vídeo.

Pero este efecto climático no es exclusivo de las islas Canarias dentro de nuestro país. También puede apreciarse claramente dentro de la península en la cordillera Cantábrica, en la sierra de Gredos, en los Pirineos… Se puede ver de igual forma en el valle del Ebro: al estar completamente rodeado de cordilleras, la masa húmeda es obligada a descender las laderas de las montañas que rodean el valle, con lo que se calienta y se seca, de forma que se crean diversas zonas semi-áridas como el desierto de Los Monegros o el desierto de Calanda (Alcañiz) donde apenas se superan los 300 mm anuales y la vegetación brilla por su ausencia.

foehn2
Efecto Foehn en la Cordillera Cantábrica (imagen)

alava
Efecto Foehn en El Ciego, Alava (imagen)

Y otro ejemplo más de este efecto, que demuestra que no solo las montañas pueden propiciarlo. En la foto, Florida Beach, en Miami, donde los edificios hacen de barrera natural y permiten nubes tan espectaculares como estas:

Miami

—–

Foto de portada: Dominic Dähncke (@dodafoto). Con imágenes de cienciacanaria.esxeografaasorey, images.fotocommunity.escdnb.20m.es y AMY2014

Y más cosas

– Los vientos más puñeteros de España

– Las anomalías meteorológicas que nos sorprenden desde el cielo

Boxeo-ajedrez, pimpón a cabezazos y otras variantes insólitas de los deportes más famosos

El Día del Plástico de Burbujas y otras conmemoraciones insólitas que no puedes perderte

¿Sabías que Skype nació en Estonia? Bienvenido a la república exsoviética de la tecnología

Compartir en: