Logo Vodafone

Compartir en:

¿Cuántas vidas han salvado realmente los drones? ¡Más de las que piensas!

Concebidos originalmente en el terreno militar, y después como un juguete de nicho para los primeros usuarios, los vehículos aéreos no tripulados ahora se pueden encontrar volando sobre parques, campos, e incluso se están utilizando cada vez más para la producción de videos a medida que aumenta la popularidad de la fotografía aérea.

Sin embargo, los drones no son solo para divertirse y entretenerse, porque el zumbido agudo de sus hélices giratorias está reemplazando el aullido de las sirenas de las ambulancias para los ciudadanos del mundo, ya que estos vehículos aéreos cada vez más están trabajando con fines humanitarios.

Hace solo unos años, los drones eran una tecnología experimental para los innovadores en seguridad pública, y los civiles con drones a menudo se ofrecían como voluntarios para ayudar a los profesionales en emergencias. Hoy en día, las agencias de protección civil de todo el mundo han adoptado los drones como equipo estándar, y los drones salvan a las personas del peligro cada día. Es una historia de éxito asombrosa.

En marzo de 2017, DJI, uno de los mayores fabricante de drones comerciales, publicó un informe sobre las capacidades de estos vehículos para salvar vidas, citando casos en los que los drones pilotados por voluntarios o no profesionales del salvamento se utilizaron en situaciones de emergencia como inundaciones y avalanchas, lo que resultó en 59 rescates con salvamento de vidas en China, Canadá, Estados Unidos y Turquía.

El uso de drones en operaciones de búsqueda y rescate puede aumentar notablemente la eficiencia de estas misiones, que suelen requerir una gran cantidad de personas y recursos, ya que es necesario cubrir vastas áreas en muy poco tiempo. Los equipos de rescate a menudo se enfrentan durante una búsqueda a condiciones climáticas y del terreno peligrosas. Pero gracias a los drones, los operadores pueden escanear rápidamente grandes áreas desde arriba utilizando cámaras térmicas y de video de alta definición.

Esto puede ser útil no solo cuando se busca a personas que han desaparecido, tal vez debido a una enfermedad mental o simplemente por extraviarse durante una caminata, sino para para entregar suministros a personas varadas en el agua, bosques, zanjas, montañas y campos. También mantienen a salvo a los equipos de emergencia al proporcionar información desde lejos, lo que a su vez ayuda a desarrollar tácticas de despliegue más efectivas.

Drones para hacer el bien

Cuatro años después de ese primer documento de DJI, que bautizó como “Drones for Good”, la iniciativa se ha convertido en 2021 en el DJI Drone Rescue Map, que permite contabilizar los incidentes de rescate en todo el mundo en los que la intervención de los drones ha resultado fundamental. Y podemos ver que en la actualidad el total de vidas salvadas por drones asciende a más de 500. Y eso contando solo con los sucesos que han sido documentados, pues muchos incidentes seguramente no han sido denunciados o pasados ​​por alto por los medios de comunicación.

Entre los casos geolocalizados en el mapa, los drones han encontrado personas desaparecidas en la oscuridad, han ayudado a los rescatistas a trazar caminos para salir de terrenos peligrosos, han llevado salvavidas a las personas que luchan en el agua y entregaron suministros a personas aisladas por inundaciones. Incluso se han dado casos de drones con desfibriladores que han salvado a infartados de una muerte segura.

Este mapa también destaca cómo una adopción generalizada de los drones puede beneficiar realmente a las fuerzas de rescate públicas, ya que reducen en gran medida el riesgo de los equipos profesionales, que de otro modo tendrían que ponerse en peligro durante las misiones de búsqueda.

De hecho, y teniendo esto en cuenta, tal vez no sea sorprendente que cada vez más departamentos de emergencias estén recurriendo a la utilización de drones. En los últimos cuatro años, hemos visto una tasa de adopción de más del 500% en seguridad pública y eso que todavía es muy temprano para el cénit de la industria. Así que no es de extrañar que la adopción de esta tecnología por parte de la policía, bomberos y equipos de protección civil coincida con más rescates exitosos de personas en peligro.

El proyecto “Drones for Good” se inició en respuesta a la mala prensa sobre la tecnología de estos vehículos aéreos. La investigación ha demostrado que una noticia de drones negativa (“drones deshonestos que espían a vecinos», «incidentes en aeropuertos» y «avistamientos en lugares prohibidos») promedia más de 10 veces la publicidad que un evento de drones positivo. Ese es un problema para una nueva industria que lucha contra la percepción pública negativa y los temores sobre los problemas de privacidad y el uso indebido de la tecnología.

Así que el éxito del uso de drones en emergencias también puede servir para ilustrar claramente los beneficios cruciales para la sociedad que se ponen en peligro cuando las propuestas políticas buscan restringir o limitar el acceso a la tecnología de drones, o aumentar los costes de dichos equipos cuando se destinan a la seguridad pública.

Pero un ojo en el cielo en el lugar correcto y en el momento adecuado durante un desastre naturales para inspeccionar los daños, o en operaciones de búsqueda y rescate de personas, está lejos de ser la única forma en que los drones han salvado vidas y continuarán haciéndolo en el futuro.

Los drones desarrollados específicamente para entregar suministros médicos a áreas desatendidas se han convertido en una industria de logística médica y humanitaria propia, reemplazando la inadecuada infraestructura de transporte terrestre para convertirse en una parte esencial del sistema de salud global. Estos desarrollos en la entrega de medicamentos, vacunas o incluso órganos para transplantes, apuntan a un futuro en el que miles, si no millones, de vidas se salvarán gracias a la intervención de vehículos aéreos no tripulados.

Nuevas soluciones basadas en telefonía y banda ultra ancha

También es necesario destacar la sinergia de la tecnología drone con otro tipo de soluciones de comunicación, cuando incluso las imágenes térmicas o el video en alta definición no pueden ayudar. Un ejemplo de esto es el Lifeseeker, un sistema aéreo diseñado por Centum, una ‘startup’ viguesa, que combina las señales de los teléfonos móviles con misiones de búsqueda y rescate utilizando helicópteros o una versión más pequeña apropiada para drones.

La solución convierte el teléfono móvil que todos llevamos en una baliza capaz de guiar a los equipos de rescate hasta su ubicación y la herramienta tiene un enorme potencial para salvar vidas en desastres como terremotos, cuando las personas pueden quedar enterradas bajo escombros o tierra; o en caso de avalancha. También sería eficaz para encontrar personas escondidas bajo un dosel vegetal denso, como en una jungla.

No se requiere la colaboración de la persona desaparecida para poder localizarla. No requiere la colaboración de los proveedores de servicios en ningún momento del proceso y no está limitado por el tipo de red existente, ya que funciona en áreas 2G, 3G, 4G y sin señal. También tiene la capacidad de actuar como un transmisor de comunicación entre la persona en apuros y el equipo de rescate

También otras empresas se están subiendo al carro de la filosofía “Drones for Good”, como Vodafone, Cruz Roja y Altran, parte de Capgemini, que han realizado recientemente un simulacro que ha permitido probar con éxito la red 5G en el rescate de personas utilizando vehículos aéreos no tripulados en el centro ATLAS ubicado en Villacarrillo, Jaén. El proyecto surge a raíz de las cifras alarmantes de desorientación de personas mayores en zonas rurales o semi-rurales, cuya localización es primordial en las primeras horas.

Cruz Roja utiliza drones en sus operaciones de rescate que usan una cámara de visión en ‘streaming’ para el telecontrol del aparato, pero aún no cuentan con la tecnología apropiada para rastrear en zonas amplias. Por este motivo, dotar al aparato de un sistema de cámaras (muy alta resolución – 4K o superior, térmica, visión nocturna…) para el rastreo que vaya unos 300-500 metros por delante del equipo de rescate y conectada a un sistema de comunicaciones de baja latencia de red 5G ayudaría a acortar los tiempos de rastreo y contribuiría a asegurar el éxito de las operaciones.

Basado en la integración en varios drones de DJI (DJI® Mavic Enterprise 2 y DJI® Matrice Serie 200) y gracias a la red 5G, los equipos de búsqueda y el puesto de mando pudieron interactuar de manera ágil con la información aportada por los sistemas a bordo del UAV para mejorar la eficiencia de búsqueda de la Cruz Roja.

Se trata de un claro uso humanitario de esta tecnología, que puede acortar los tiempos de rescate en situaciones críticas, mejorar la coordinación de los equipos y dar un paso más en la respuesta de emergencia, con una solución que combina las posibilidades que ofrecen los drones dotados de visión artificial y que incluso ofrece la posibilidad de incorporar personal local conocedor de la zona.

El éxito de pilotos como este nos confirma el enorme potencial que tiene la asociación de los drones con la tecnología 5G como aliada para situaciones de emergencia, en las que resulta vital ganar tiempo. Sin duda, se trata de una de las aplicaciones más gratificantes que nos brindará el 5G, y un verdadero ejemplo de lo que supone poner las nuevas redes al servicio de la sociedad.

—-

Compartir en: