Logo Vodafone
  • Cooking Ideas
  • ¿Sabías que en España también tenemos un «Día de la Marmota»?

Compartir en:

¿Sabías que en España también tenemos un «Día de la Marmota»?

Este domingo 2 de febrero volverá a asomar su hocico en Punxsutawney la marmota Phil, como cada año (o cada día, para desesperación de Bill Murray). Si el roedor logra ver su propia sombra significará que el invierno se prolongará seis semanas más, en caso contrario comenzará prematuramente la primavera. El célebre Día de la Marmota es la transposición a EEUU de una tradición pagana europea –el Día de la Luz-, que a su vez pasó por el tamiz de la ortodoxia cristiana: la Fiesta de la Candelaria o Purificación de María, que se celebra con especial devoción en pueblos de Andalucía interior y de Extremadura y, sobre todo, en las Islas Canarias, pues fue en Tenerife donde presuntamente se apareció la Virgen a principios del siglo XV. Y se llama así por la procesión nocturna de las velas (candelas) que la caracteriza.

El 2 de febrero está exactamente en mitad del invierno, entre el solsticio de invierno (21 de diciembre, el día más corto del año) y el equinoccio de primavera (21 de marzo). Es el día en que se clausura oficialmente el largo período navideño, que comenzó el 8 de diciembre, y que obliga a guardar los adornos y espumillones. Los días comienzan a ser más largos y se celebra el triunfo de la luz tras haber superado lo peor de la oscuridad. Por tanto es una fecha clave en el calendario estacional porque según la sabiduría popular de las gentes del campo, el tiempo que haga ese día marcará el de los 45 días restantes del invierno. Desde hace siglos, los agricultores esperaban a este día para saber si podían o no iniciar la siembra.

Pero esa división no siempre ha sido así: para los celtas en el siglo V el 2 de febrero suponía el principio de la primavera. Y creían que los animales tenían ciertos poderes sobrenaturales ese día, 40 después de Navidad y 40 antes de Pascua. De hecho, la Candelaria es de algún modo un principio de primavera anticipado. A falta de marmota, en España tiramos de refranero y en esta ocasión dice: “Si la Candelaria llora, el invierno está fuera; si no llora, ni dentro ni fuera”. En otras palabras, si el domingo amanece nublado la primavera llegará pronto.

La Candelaria cristiana se desprende aparentemente de su origen astronómico (y meteorológico) para adaptarse al relato bíblico. En este caso conmemora los 40 días del nacimiento de Jesucristo, es decir, la Purificación de María, según una antigua tradición judía que consideraba que una mujer estaba impura hasta 40 días después del nacimiento de su hijo, si éste era varón, y 60 días, si nacía hembra.

En la montaña también había la creencia popular de que alrededor de la Candelaria era cuando los osos empezaban a despertarse de la hibernación: “Por la Candelaria, el oso sale de la osera». En los Pirineos, se cree que ese día el oso se despierta y sale de la cueva y que, según el tiempo que haga, se despertará del todo o volverá a dormirse. La explicación dice que el oso sale y mira el cielo nocturno: si hay luna llena, vuelve a su refugio y prolonga su letargo cuarenta días más y, si hay luna nueva, sale de su guarida, sabiendo que el invierno se ha acabado.

Por su parte, la folklórica ceremonia de la marmota tiene origen alemán. Los emigrantes alemanes llevaron consigo a Estados Unidos la marmota o el tejón, que actuaba como augur del tiempo en la segunda mitad del invierno. Si al despertar de su hibernación la marmota ve su sombra vuelve a su guarida, porque un día soleado es indicativo de un invierno largo. En consonancia con la marmota –“el más puntual de los roedores invernales”- , los agricultores deben aguardar para sembrar la cosecha, a riesgo de perderla en las próximas heladas.

¿Y cuánto de fiable es el pronóstico de la marmota Phil? Aunque los organizadores del Día de la Marmota le adjudican una alta precisión en sus pronósticos estudios científicos rebajan su porcentaje de aciertos a un escaso 37%, tan preciso como tirar una moneda al aire. ¿A qué es debido? Según se especula, los 01inmigrantes europeos se olvidaron que los refranes soportan mal las mudanzas. También se olvidaron que entre Europa y América hay un fenómeno meteorológico que suaviza las temperaturas en el viejo continente, el anticiclón de las Azores. Por eso, la marmota acertaría si habitara en Europa, pero falla tanto por hacerlo en Pensilvania.

Pero lo cierto es que, aunque Phil pueda puede servir como oráculo de primavera, científicamente, el propósito real de la marmota no es saber cuánto queda de invierno, sino iniciar su ritual de apareamiento. Está empezando a buscar pareja y sale a tantear el terreno.

Compartir en: