Logo Vodafone
  • Cooking Ideas
  • Diez razones para darle una oportunidad a ‘(Des)encanto’ si eres fan de ‘Futurama’ y ‘Los Simpson’

Compartir en:

Diez razones para darle una oportunidad a ‘(Des)encanto’ si eres fan de ‘Futurama’ y ‘Los Simpson’

Era uno de los estrenos más esperados del año. El mes de agosto era el elegido para que millones de fans de Matt Groening pudieran disfrutar de la última creación del padre de la familia amarilla más famosa del mundo. Hace tan solo una semanas, Netflix estrenaba ‘(Des)encanto’, un cuento épico de animación ambientado en la Edad Media y en el que la sátira rompe con todo lo establecido hasta ahora en las típicas historias de hadas, castillos y princesas. Ya su tráiler era toda una declaración de intenciones:

Sin embargo, la primera temporada de la serie (apenas 10 capítulos) no ha recibido una crítica unánime: algunos son ya amantes incondicionales de las aventuras (y desventuras) de la Princesa Tiabeanie, y otros no ocultan su decepción. Sin embargo, motivos para darle una oportunidad a la creación de Groening no faltan. No se trata de ‘Los Simpson’ ni de ‘Futurama’, claro, pero ‘(Des)encanto’ lo tiene todo para ser una serie de éxito.

Referencias, referencias por todas partes

Como no podía ser de otra forma, ‘(Des)encanto’ es una serie repleta de referencias a las otras dos famosas creaciones de Matt Groening. Muchas de ellas están ocultas a modo de atrezo en algunas escenas, pero otras son calcos de momentos míticos vividos, por ejemplo, por los mismísimos Simpson. Sin ir más lejos (y sin ‘spoilers’), ver a Elfo haciendo que Luci se golpee con su propia cola lleva, inevitablemente, hasta el patio del colegio de Springfield. Y no solo eso: la serie cuenta con referencias a los cuentos más famosos de la tradición europea o incluso libros de la talla de ‘El Señor de los Anillos’.

La moraleja

Viendo el tráiler (e incluso los primeros capítulos) parece fácil llegar a la conclusión de que poco se puede sacar en claro de ‘(Des)encanto’, una serie que ya desde el comienzo promete «desventuras». Sin embargo, sus diez capítulos también tienen corazoncito y, entre juergas y maldades, esconden una enseñanza. Al final de casi todos sus episodios, la serie muestra una moraleja, pero llegando a ella a través de un camino muy distinto al que nos ha acostumbrado durante décadas, por ejemplo, la factoría del ratón más famoso del mundo. No se miente, se trabaja en equipo, hay que respetar a todos los que nos rodean… Esas típicas enseñanzas, pero mezcladas con humor adulto.

¿Te sientes identificado?

En el trío protagonista está todo resumido: las ganas de pasarlo bien de la princesa, la malicia ocasional de Luci y la ingenuidad (y la buena conciencia) de Elfo. Así, es imposible no sentirse identificado en algún momento con algunas de las decisiones o reflexiones de estos tres seres que buscan su lugar en el mundo. Porque nadie es perfecto ni se comporta en todo momento de igual forma, las tres patas de este banco que es la historia principal de ‘(Des)encanto’ resumen de una forma ideal la vida de muchos.

Adiós a las princesas de siempre

Recogiendo el guante de historias como ‘Brave’, ‘Frozen’ o incluso ‘Shrek’, la de ‘(Des)encanto’ no es una princesa al uso. Tiabeanie no necesita la ayuda de un valeroso caballero, es rebelde como ella sola y su dibujo no representa unos cánones de belleza universalmente idolatrados. Y no es lo único con lo que la serie rompe por completo, ya que otros personajes como las hadas o las brujas cuentan con una imagen renovada.

El hilo conductor

A diferencia de otras series de animación, en ‘(Des)encanto’ cada capítulo es importante. La temporada sigue un argumento en su totalidad y se desarrollan varias tramas cuyo desenlace en el décimo capítulo no dejará indiferente a ningún espectador. Siguiendo una vez más la estrategia de Netflix, ver los diez episodios es una opción más que interesante para aquellos que quieran saber qué demonios pasa con el elixir de la vida y cómo la tranquila vida de Utopía puede ponerse patas arriba en un abrir y cerrar de ojos.

Críticas a la sociedad de hoy

Al igual que sucede en las otras obras maestras de Groening, ‘(Des)encanto’ está repleta de críticas a la sociedad actual. Vale que se trata de la historia de un reino inventado en una supuesta época pasada en la que viven grifos y elfos, pero eso no es excusa para que la ironía haga de las suyas y tirar bien de las orejas al siglo XXI y sus prejuicios.

Las cosas no son lo que parecen

La estructura de los primeros capítulos parece repetir varias ideas: la princesa es una juerguista incorregible, su padre un egoísta que da por perdida la educación de su primogénita y el reino es un lugar olvidado y sin futuro. Sin embargo, nada es lo que parece en esta serie que, conforme avanza, va mostrando sus cartas hasta llegar a un último episodio que deja con ganas de más.

Los secundarios

En un principio tienen poco peso (por eso no son los protagonistas). Pero a medida que avanza la serie, los personajes secundarios también van evolucionando. Tanto su humor como su papel en las tramas principales de ‘(Des)encanto’ van a más, hasta el punto de que en el dramático último capítulo aprenderás a valorar a cada uno de los habitantes de Utopía.

El dibujo

Los trazos con los que el equipo de Groening ha creado a los personajes de ‘(Des)encanto’ llevan irremediablemente a la ciudad de Springfield. Sin embargo, la serie es mucho más que una historia medieval con personajes que recuerdan a los Simpson: los planos generales del reino de Utopía o las maravillosas vistas de su castillo recuerdan al espectador que el tiempo no pasa en balde y la calidad de los dibujos ha crecido mucho en estas casi tres décadas.

El último capítulo es el resumen perfecto

No ya de lo que hay que esperar para disfrutar al máximo de la serie, sino del humor ácido con el que los propios padres de ‘(Des)encanto’ hacen autocrítica de un trabajo que, siendo de lo más esperado de 2018, no ha conseguido conquistar a todo el público por igual. Sin embargo, ese coste (toda una temporada) bien merece la pena. Las últimas escenas prometen una segunda temporada de lo más movidito.

Con esta receta, ‘(Des)encanto’ deja en vilo a sus ya incondicionales, que esperan con ansia el estreno de los nuevos capítulos en la que las tramas principales permitirán ver cuánto cambia la historia de la princesa y compañía. Ya que nada es lo que parece, en esa segunda entrega todo es posible. Todo.

—-

Todas las imágenes de este artículo son propiedad de Netflix.

Compartir en: