Logo Vodafone

Compartir en:

Conceptos básicos sobre ciberseguridad que cualquiera puede aprender viendo películas clásicas

‘Spoofing’, ‘phising’, ‘malware’, ‘botnet’… En el mundo del entretenimiento digital tenemos muchas y variadas opciones que muestran cómo todos estos términos sobre seguridad informática se abren camino en nuestro día a día. Pero hace décadas la gente no hubiera creído mucho de lo que hoy es posible gracias a la tecnología actual.

Aunque gran parte de las películas actuales sobre ciberseguridad tienden a exagerar o idolatrar a los hackers y el ciberdelito, también existen películas clásicas que se adelantaron a su tiempo o se convirtieron en parte de la cultura popular representando menos elementos del género cyberpunk, y más acción y suspense con un mundo digital como telón de fondo..

Y de estas películas también se pueden extraer lecciones en materia de ciberseguridad. Porque aunque parezcan antiguas, tenemos mucho que aprender de algunas películas que ya planteaban problemas similares a los que nos acucian hoy en día, como pueden ser el hackeo de cámaras, la duplicación de tarjetas o la suplantación de identidad.

Por todo ello, hoy vamos a rememorar diez películas bien conocidas que esconden más consejos ‘techies’ sobre ciberseguridad de los que te podrías esperar.

‘Star Wars: Una nueva esperanza’: un robot que funciona como un USB

Antes de que tú llevaras en el bolsillo un pincho con música y documentos, mucho antes, una película nos enseñó que con ellos también se puede sustraer información. En 1977, ‘Una nueva esperanza’, la primera película de la saga de George Lucas, los rebeldes se pueden llevar información de la Estrella de la Muerte gracias a un USB ‘king size’: R2-D2. En él se guardó información que demostraría cuáles eran sus flancos atacables. La princesa Leia también lo usó para guardar los planos de dicha nave y entregárselos a Obi Wan Kenobi. Un USB peligroso para los malos, pero muy útil para los buenos. Así, ya hace más de cuatro décadas, nos dijeron cómo se podía robar información con este tipo de dispositivos y nos mostraron la importancia de protegerse ante esta clase de asaltos.

‘Star Wars: El retorno del jedi’: La Estrella de la Muerte que no soporta un ataque de ‘phishing’

La Estrella de la Muerte terminó destruida en aquella película. Sin embargo, se construyó una segunda que también podía ser presa de ciberatacantes por sus vulnerabilidades. Las prisas por construirla hicieron que tuviera un escudo protector bastante débil, que Han Solo y la princesa Leia fueron capaces de desactivar con la sola ayuda de unos hackers de pelo en pecho como eran los ewoks. La lección de seguridad está clara: asegúrate de contar con una estructura cibernética robusta antes de embarcarte en proyectos de tamaño planetario.

‘Tron’: los empleados descontentos son un riesgo

Sin duda ‘Tron’ (1982) tiene la fama de ser el primer gran ejemplo de película relacionadas con la ciberseguridad (y también en el uso de trajes de licra demasiado ajustados) que puso sobre la mesa como la mayoría de las empresas no consideran el potencial de una amenaza interna hasta que se ha producido. En ella, un ingeniero informático se entera de que un ejecutivo de su empresa le ha estado robando su trabajo y se lanza al mundo de la realidad virtual para ajustar cuentas. Una película realizada íntegramente por ordenador, aunque fue filmada originalmente en blanco y negro y coloreada posteriormente, con unos efectos que aún sorprenden hoy en día y que, curiosamente, fue descalificada para el Oscar a los mejores efectos especiales con el argumento de que utilizar ordenadores era hacer trampa.

‘Parque Jurásico’: ‘malware’ entre dinosaurios

El ‘malware’ puede llegar incluso a los ordenadores de parques temáticos, como el de la película de Steven Spielberg. Uno de los trabajadores (Wayne Knight) instala un ‘software’ que bloquea el sistema de seguridad y deja sin electricidad a las verjas que mantienen cautivos a los dinosaurios. El caos se desata. Sobra decir que el ciberatacante, que actuó así para robar embriones de estos animales prehistóricos, no termina muy bien. De este modo, por tu propia vida o para no acabar entre rejas, no te pongas a difundir ‘malware’. Y si eres un usuario normal, cuidado con lo que te instalas.

‘El fugitivo’: cómo duplicar tarjetas y acceder a archivos confidenciales

En 1993 se estrenó ‘Parque Jurásico, y también la siguiente película de la que vamos a hablar. ‘El fugitivo’ cuenta la historia de un médico (Harrison Ford) al que acusan del asesinato de su esposa. Consigue huir y regresa al hospital en el que trabajaba para encontrar pruebas que lo exculpen. Para entrar, falsifica una tarjeta de identificación y, una vez cerca de un ordenador, cotillea los registros de pacientes que llevan prótesis, algo esencial para probar su inocencia. Aunque en esta película nos ponemos del lado del ciberatacante, en la vida real nos ha de hacer conscientes de los peligros de que otros accedan a nuestra información confidencial: no siempre lo harán para salvar el buen nombre de una persona.

‘Todo en un día’ ⁄ ‘Juegos de Guerra’: cuando puedes entrar en el ordenador del instituto… y provocar una guerra nuclear

Si eres usuario de la red informática de un centro educativo, más vale que veas cualquiera de estas dos películas protagonizadas por Matthew Broderick. En la primera, conocida también por su título original, ‘Ferris Bueller’s Day Off’ (1986), el Ferris del título consigue acceder al ordenador del director de su instituto para cambiar los días que ha faltado a clase.

El caso es que el bisoño Broderick venía ya enseñado como protohacker, pues tres años antes había protagonizado ‘Juegos de guerra’, donde tras recibir una mala calificación, ya utilizó su microcomputadora IMSAI 8080 para introducirse en el sistema informático de la escuela para cambiar su nota. Aunque luego el jueguecito se le fue de las manos y casi provoca una guerra termonuclear.

Y es que ‘Juegos de Guerra’ es de las primeras películas que introducen conceptos básicos de la ciberseguridad en el cine, conceptos que por supuesto siguen vigentes hoy en día. Y un referente que expuso a la población en general a la piratería de forma creativa, incorporando la figura del hacker no como un ciberdelincuente, sino como un adolescente curioso que pretende simplemente divertirse, investigar y resolver problemas de forma imaginativa.

‘Supermán III’: Cuidado con nuestras cuentas bancarias

La tercera película de la saga comienza con Gus Gorman (Richard Pryor) accediendo a los ordenadores de su empresa para hacerse con pequeñas cantidades de dinero con las que aumentar su sueldo. Esta técnica se conoce también como ‘salami slicing’ (rebanado de salami) y es la práctica fraudulenta de robar dinero repetidamente en cantidades extremadamente pequeñas, generalmente aprovechando el redondeo al centavo más cercano (u otra unidad monetaria) en transacciones financieras. Pero no es el único trabajo informático que el bueno de Richard Pryor hace a lo largo de la película. Aunque con solo estos pocos minutos, la cinta, estrenada en 1983, parecía querer advertirnos de cómo el dinero podía desaparecer con facilidad de nuestras cuentas bancarias y la importancia de protegernos ante ataques de ‘phishing’ y otras malas hierbas. Para evitarlos, muchas veces solo hay que aplicar un poco de sentido común.

‘The Italian Job’: miles de cámaras te vigilan (y unos semáforos enloquecen)

Unos años antes, en 1969, ‘The Italian Job’ mostraba cómo unas cámaras de seguridad podían dejar de grabar si unos ladrones sabían cómo acceder al sistema. Esta película británica, protagonizada por Michael Caine, adelantó hace casi 50 años el miedo a los ataques a la ‘smart city’. En concreto, a que alguien penetre en el cada vez mayor sistema de cámaras en edificios o calles. Y no solo eso: tras robar unos lingotes de oro en Turín, el profesor Peach, interpretado por Benny Hill (sí, ESE Benny Hill) fue capaz de alterar el sistema de semáforos de la ciudad italiana. Con ello, provocó el caos (y el disfrute de los espectadores). Esperemos que esa situación nunca se dé en la vida real y que la ciberseguridad de nuestras ciudades sea ejemplar.

‘The Imitation Game (Descifrando Enigma)’: hablemos del cifrado

A veces las películas no son tan antiguas como ‘The Italian Job’, pero tratan de problemas que hubo antes de la época en la que se ambientaba aquella. Hablamos de ‘The Imitation Game’, el ‘biopic’ del matemático Alan Turing que se llevó el Óscar al mejor guion adaptado. En concreto, la película se centra en su tarea para descifrar el código Enigma, usado por los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial. Cifrar un mensaje es hoy uno de los principales intereses de las ‘apps’ de mensajería, para evitar que un ciberatacante pueda leer lo que se dicen dos personas. No sabemos si, en el caso de que Turing viviera hoy en día, sería capaz de descifrar nuestras conversaciones de WhatsApp o Telegram.

‘Argo’: la información digital es recuperable

Quizá pensemos que la información desaparece cuando eliminamos un archivo de la papelera de reciclaje de nuestro ordenador. Sin embargo, no es así: los datos siguen ocupando bloques de unos 4 kB, y lo único que sabe el ordenador es que están disponibles para ser rellenados de nuevo. Por tanto, para eliminar un archivo por completo serían necesarias varias reescrituras, y la policía a veces podría recuperarlo con técnicas forenses. En ‘Argo’ sucede algo parecido, pero de forma analógica: los trabajadores de la embajada estadounidense trituran papeles con información interesante para sus secuestradores iraníes, como que varios compañeros han huido. Si consiguen descifrar esas tiras, pueden poner su vida en peligro.

Como puedes comprobar, la ciberseguridad ha sido trama recurrente en muchas películas del cine contemporáneo. Quizá no nos demos cuenta mientras nos reímos o tememos por la vida de los protagonistas, pero hay mucho que aprender en esos guiones. Ahora solo tienes que aplicarlo la próxima vez que uses tu ‘smartphone’ o tu ordenador.

Compartir en: