Logo Vodafone

Compartir en:

Con estos ‘gadgets’ y ‘apps’ comerás sano y nunca caerás en la rutina

A todos nos gustaría comer mejor de lo que lo hacemos, pero siempre hay algo que parece interponerse en el camino hacia una alimentación saludable. Comer fuera de casa (y poco sano) a menudo, falta de tiempo para hacer la compra, un estilo de vida que fomenta un estrés y una ansiedad incompatibles con la dieta sana… Son muchos los obstáculos modernos que nos alejan de una buena nutrición, pero también hay cada vez más herramientas que nos lo ponen  más fácil. Solo hay que conocerlas y probarlas para descubrir que cuidarse no es tan complicado como parece.

Tecnología para comer mejor

Uno de los mayores enemigos de la correcta alimentación son las prisas. A menudo comemos en diez minutos delante del ordenador o en una breve pausa para seguir trabajando cuanto antes. Para favorecer la digestión y ayudarnos a cuidar la línea, a un ingeniero francés se le ocurrió fabricar un tenedor inteligente, Hapifork, que se encarga de medir lo rápido que masticamos y de hacernos saber, mediante vibraciones, si deberíamos bajar el ritmo. Además, se conecta mediante Bluetooth o USB al ordenador o al móvil (lo acompaña una ‘app’ para iOS y Android) con el fin de transmitir los datos y que podamos comprobar si, poco a poco, estamos consiguiendo comer más despacio y con tranquilidad.

En la misma línea que este ingenioso cubierto, BitBite es una especie de auricular que también mide la velocidad a la que masticamos y nos ayuda a corregir los malos hábitos alimenticios.

Más de andar por casa, aunque cada vez más popular entre los amantes de la cocina, son las ‘slow cookers’, ‘crock pots’ u ollas de cocción lenta, que te permiten programar el cocinado, eligiendo la potencia y el tiempo, y dejar que se haga solo y sin prisas mientras tú te dedicas a otras cosas. Es el artilugio perfecto para los que quieren conseguir los resultados de antaño, los platos más ricos y saludables de cuando las cosas se hacían a fuego lento, pero no tienen tiempo para estar pendientes de la olla. ¡Ni siquiera tienes que quedarte en casa mientras se preparan tus guisos!

Una filosofía parecida sigue otro instrumento de cocina que está ganando adeptos a gran velocidad: el extractor de zumos lentos. A diferencia de los exprimidores de toda la vida, los ‘slow juicers’ pueden producir zumos de frutas, hortalizas y verduras sin pulpa (y, por tanto, más fáciles de digerir). Además, lo hacen mediante prensado en frío, minimizando la pérdida de nutrientes que, por la velocidad de rotación, es inevitable con los aparatos centrífugos convencionales. Otra ventaja es que los zumos se pueden consumir hasta 48 horas después sin que se haya producido oxidación o se hayan resentido sus propiedades.

Recetas fáciles y saludables

Inventos como estos nos pueden ayudar a compensar la falta de tiempo que nos pone muy difícil llevar una alimentación saludable, pero hay dos cosas esenciales que no pueden hacer por nosotros: pensar qué platos vamos a cocinar y hacer la compra. Y es la pescadilla que se muerde la cola. Como vamos a cien por hora, no pasamos por el súper, así que no tenemos ingredientes para hacer buenos platos; como llegamos a casa derrotados, acabamos comiendo cualquier cosa rápida (un poco de embutido, unos cereales, algún precocinado…), así que tampoco necesitamos mucha compra… El resultado: una dieta nefasta. Por suerte, hay aplicaciones que nos pueden simplificar ambas tareas.

Nooddle (Android y iOS) es perfecta para los que se sientan identificados con lo que acabamos de contar. Esta ‘app’ nos busca recetas sanas y apetitosas que se puedan elaborar con los ingredientes que tengamos por casa. Solo hemos de indicarle lo que hay en nuestra despoblada nevera y se encargará de buscar algo apañado. Eso sí, no puede estar vacía del todo, que milagros no hace.

Otra magnífica aplicación para encontrar recetas sanas, tanto si tenemos que reaccionar a última hora como si nos hemos propuesto planificar nuestra alimentación, es Runtasty (Android y iOS). Cada uno de los platos viene acompañado de un vídeo corto en el que nos explican cómo elaborar la receta. Además, la ‘app’ nos muestra mediante iconos si es una comida apta para veganos, si lleva gluten, si es alta o baja en carbohidratos o proteínas o incluso el nivel de dificultad de su elaboración.

Si más allá de comer sano has decidido ponerte a dieta o perder esos kilitos de más, la ‘app’ perfecta para ti puede ser Manzanaroja (Android y iOS), que diseñará una dieta personalizada a tus necesidades y objetivos. Para ello, tendrás que proporcionarle información como tu peso y altura, tus medidas (para que conozca tu tipo de cuerpo), la actividad que sueles realizar entre semana y los fines de semana o si tienes algún tipo de encargo especial (que se tarde poco en hacer o que los platos sean vegetarianos, por ejemplo). Con todo esto, la aplicación será capaz de elaborar un menú semanal al que, a diferencia de lo que sucede con otras similares, podrás acceder de forma gratuita.

Haz la compra con cabeza

Y aunque antes decíamos que hacer la compra es algo de lo que no vas a librarte (aunque hoy en día es muy fácil hacerla desde casa a golpe de clic), lo que sí podrás es obtener ayuda para escoger bien los productos más sanos y evitar los que arruinan tu alimentación. Por ejemplo, la enorme base de datos de My Fitness Pal (Android y iOS), con más de seis millones de productos, te permitirá conocer la composición de casi cualquier alimento, además de contar las calorías que consumes.

También imprescindible en un buen kit de hacer la compra, Harvest te permitirá conocer cuáles son las frutas y verduras de temporada en cada momento y lugar, para que las tengas muy en cuenta cuando pasees por los pasillos del súper. Por su parte, la ‘app’ de sinAzucar.org te ayudará a descubrir qué alimentos debes evitar por contener más azúcar del que pensabas. Y si lo que te preocupan son los aditivos (los famosos números E, presentes cada vez en más productos), también hay aplicaciones para ti.

Como ves, aliados no faltan para llevar una dieta sana. Y si no tienes tiempo ni para esto, siempre puedes recurrir a servicios de reparto de comida a domicilio que apuestan por platos saludables, como Vitalista o Fotawa. Serán mejor que recurrir a menudo a la comida rápida o conformarse con cualquier cosilla que haya en la nevera.

———

Con información de Educación 3.0, Computer Hoy, Decablogs, Soy Tecno y The Phone House e imagen principal de Pixabay

Compartir en: