Logo Vodafone
  • Cooking Ideas
  • La ciencia de los ‘hits’: ¿Qué tienen en común las canciones más famosas de los últimos 50 años?

Compartir en:

La ciencia de los ‘hits’: ¿Qué tienen en común las canciones más famosas de los últimos 50 años?

Se suele decir que la lista de los éxitos musicales de cada año acaba sonando siempre igual o, al menos, de una forma muy parecida. Sin embargo, un grupo de investigadores ha revelado, después de analizar más de 26.000 canciones famosas, que sí existe un patrón de ruptura en los temas más escuchados de todos los tiempos. Es decir, que aunque la música comercial parta de una base genérica de gustos, para que llegue a triunfar necesita de un elemento que la diferencie de sus rivales. Este elemento suele ser algo que suene sorprendente a nuestros oídos, un cambio armónico singular que consigue producir placer en nuestras cabezas y determina cuáles son nuestras canciones favoritas.

Dos escuelas de negocios, INSEAD y Columbia Business School, han analizado los atributos acústicos de más de 26.000 canciones registradas en la Billboard Hot, una lista compuesta por los 100 temas más populares de cada año. Así, registraron la información de todos los ‘hits’ producidos desde 1958 hasta 2016, a través de una plataforma de inteligencia musical llamada The Echo Nest, hoy propiedad de Spotify. Tras recabar los datos de las canciones en base a 11 características acústicas (como el tempo o los acordes), se llegó a la conclusión de que la cultura popular es popular no sólo porque repita algunos patrones exitosos, sino porque tiene punto de diferenciación impecable.

Según las conclusiones del estudio, para que una canción llegue a lo más alto debe encontrar el equilibrio correcto entre familiaridad y novedad. Existe una cierta similitud entre canciones populares de una misma época, pero sin ese punto de distinción no encabezarían las listas de ‘hits’ y caerían en el olvido. «Las canciones de Adele son un excelente ejemplo de esto: han sido tremendamente exitosas con solo un poco de diferenciación», explica Michael Mauskapf, uno de los profesores involucrados en el proyecto.

Estos resultados contradicen un poco la percepción de la industria musical, que muchas veces se basa en la psicología inversa: cuanto más homogéneo y predecible sea un tema, parece que llegará a más gente. Pero lo que esta ‘ciencia del hit’ revela es que para que un artista y su obra lleguen al estrellato necesitan encontrar esa distinción óptima que cale entre el público.  No obstante, para que una canción rinda, depende de más variables como el éxito anterior del artista o la importancia de su sello discográfico.

El marketing actúa también como una de la piezas fundamentales en el engranaje de la industria musical de nuestros tiempos. Y como en cualquier otro mercado, en la música existe una fuerte competencia entre productos, siendo las tendencias de la demanda o el género musical del momento las que marcan un camino un tanto uniforme (como la actual irrupción del trap en la industria española o del indie hace unos años). Por ello, los investigadores han decidido añadir al análisis una puntuación de “tipicidad”, para comparar las canciones en base a su similitudes con ‘hits’ anteriores.

Las canciones con un índice de tipicidad por debajo de la media tienden a ser las mejores de cada Billboard Hot 100. Por lo que para tener la oportunidad de llegar a lo más alto de una lista de éxitos se requiere destacar sobre la competencia y no tanto alinearte con ella. «Lo que se convierta en popular el año que viene es probable que sea ligeramente distinto a los temas de la última ronda de éxitos, lo que supone una evolución constante de lo que es popular «, explica Noah Askin, investigador de INSEAD.

Nuestro cerebro y su gusto por la sorpresa armónica

Así, dentro de la estructura armónica de las canciones favoritas de la gente suele haber un elemento común: la sorpresa. Los temas más populares de una lista de éxitos suelen incluir un acorde o una combinación relativamente extraña, poco habitual, que supone una sorpresa placentera para nuestro cerebro. Este sobresalto armónico se describe también como el momento de la canción en el que la música supera las expectativas del oyente.

Los científicos de la Universidad de Georgetown (EE.UU.) han descubierto que estos cambios en la estructura de una canción pueden provocar una respuesta de recompensa placentera al cerebro. En otras palabras, la sorpresa armónica aumenta la posibilidad de que una canción acabe siendo un éxito.

La sorpresa es importante porque revela nueva información, algo que los circuitos de recompensa del cerebro reconocen como un valor positivo, dando lugar a una respuesta emocional positiva. Por lo tanto, es habitual las canciones más populares tiendan a incluir acordes inesperados y sorprendentes, puesto que se trata de generar una sensación agradable en el cerebro de los oyentes y que estos repitan.

El estudio reveló que la sorpresa armónica entre las canciones más populares de la Billboard Hot 100, se daban en las estrofas y no en los estribillos. En definitiva, todo ‘hit’ que se precie sigue unos patrones, pero esto no quiere decir que sean todos iguales, sino todo lo contrario: su éxito proviene de su singularidad.

Sin embargo, nuestro cerebro responde mejor a la novedad, a lo inesperado, una consigna que puede extenderse a todo el arte y que diferencia una obra triunfal de una mediocre.  «Estamos realizando mediciones y experimentos similares con pinturas de retratos. Nuestro objetivo principal es utilizar este conocimiento para desarrollar una teoría general de cómo el cerebro experimenta la belleza en el arte», sentenciaba Norberto Grzywacz, profesor de neurociencia y director del proyecto.


Con información de Phys.org (1 y 2) / Imágenes de Pixabay (1, 2, 3 y 4)

No te dejes nada de la actualidad en el tintero:

– Mejora de seguridad web sin pérdida de rendimiento

– Pagar con una sonrisa, coger papel higiénico y otros usos del reconocimiento facial más allá del espionaje

– Kilos, grados, segundos… La cruzada científica por universalizar las unidades de medida

– Estas son las ciudades con más atascos del mundo (según los navegadores GPS)

Compartir en: