Logo Vodafone
  • Cooking Ideas
  • El caserío navarro que obtiene su energía de los excrementos de sus habitantes

Compartir en:

El caserío navarro que obtiene su energía de los excrementos de sus habitantes

caserio

Si somos ecologistas y preferimos no usar energías contaminantes toca estar atentos, porque cada día se innova más para aprovechar cualquier cosa que pueda servir para iluminar o calentarnos sin dañar el medio ambiente. Ya no hablamos de la energía solar, la eólica o el uso de la biomasa, sino de centrales que producen energía con queso para pequeños pueblos o incluso de heces que calientan todo un caserío.

Para descubrir esta peculiar forma de aprovechamiento energético hay que ir al navarro valle de Ultzama, situado en el norte de la comunidad autónoma. En concreto, a la pequeña localidad de Oscoz. Allí se está construyendo un caserío que funcionará exclusivamente con los excrementos de sus habitantes.

Y parece que habrá caca suficiente: en la casa podrán habitar ocho personas y cuatro caballos, unos animales que a buen seguro serán capaces de aportar mucha materia prima.

El proyecto ha sido promovido por Meghan Sapp, responsable de la empresa Planet Energy, y su marido, Íñigo. La compañía crea comunidades energéticas, y este proyecto ha requerido una inversión de 540.000 euros entre materiales y compra de la parcela, en la que ya había un caserío abandonado que han tenido que reconstruir por completo. Sapp asegura que se puede replicar en zonas rurales y comunidades de vecinos de las ciudades.

Los excrementos se transformarán en biogás mediante metanización y servirán para calentar el agua y usar la cocina. Además, la electricidad se generará mediante módulos solares ayudados de un minigenerador eólico.

Paradójicamente, las cacas también servirán para producir agua mineralizada con la que regar las tres hectáreas del caserío y producir un abono orgánico que no huele. Los excrementos van a ser como el cerdo, que de ellos todo se aprovecha.

En cualquier caso, la casa intentará consumir la menor cantidad de heces posible. Para lograrlo, ha sido construida teniendo en cuenta la orientación del sol y el clima, pero también buscando los materiales y aislamientos idóneos.

caserioss

En una entrevista, Iñigo explica que mucha gente se acerca a ellos para preguntarles si funciona. “La mejor solución es hacerlo en casa, y vamos a enseñarle a todo el mundo que esto es viable y que pueden vivir desconectados de la red eléctrica sin ningún problema”, aseguró.

No te cortes en hacer de vientre en este caserío: seguro que sus dueños te lo agradecen.

Con informacion de EITB, El Mundo, Be Energy y 20 Minutos. Imágenes de sagarmin y Alfredo Miguel Romero.

Abundando, que es gerundio:

Poner las calorías en el menú de un restaurante no hace que comamos más sano

Del agua del grifo a la comida quemada: los diez museos más insólitos del planeta

¿Qué opinan los grandes chefs de la comida impresa en 3D?

¿Feto de pato cocido o pis de vaca? Las diez comidas más asquerosas del mundo?

Compartir en: