Logo Vodafone

Compartir en:

Combate la mala suerte del #Martes13 conociendo a las personas más afortunadas del mundo

Hoy es martes y 13. Sobra decir más. Las personas supersticiosas tienen este día como uno de los peores del año: solo pueden ocurrir cosas malas. De hecho, según el refrán lo primero que se recomienda es no casarse ni asumir ningún compromiso. Pero para contrarrestar la pésima fama de esta jornada, qué mejor que hablar de personas afortunadas. Hay quienes en un día, sea martes 13 o viernes 28, vieron cómo cambiaba su vida en apenas unas horas. Y de qué manera. Desde ganadores de la lotería dos veces hasta sobrevivir a bombardeos y meteoritos, la historia está llena de esas personas afortunadas. Te hablamos de todas ellas para que veas que la suerte existe.

Ganar la lotería dos veces en apenas 24 horas

Y encima, una de ellas sin pretenderlo. En 2016, la estadounidense Virginia Fike rellenó un boleto de lotería, cuyos seis números le tendrían que haber reportado 100.000 dólares. Lo más curioso es que se equivocó y rellenó dos boletos del mismo juego; en realidad, lo que quería era jugar a otra modalidad con los mismos números. Cuando se dio cuenta del error, en vez de modificarlo, pensó: «Bueno, si me toca, me toca dos veces». Así, consiguió al final 1,4 millones de dólares.

Y no es el único caso, como demuestra la historia de Kimberly Morris, una vecina de Carolina del Norte a la que le tocó dos veces el ‘jackpot’ (una suerte de primitiva norteamericana) también en el mismo día. Fue justo después de ir a cobrar el primero cuando se paró en un supermercado para comprar otro boleto que también resultó premiado. Su fórmula no es matemática, sino que la clave está en una más que rentable y afortunada insistencia.

Sobrevivir a Hiroshima y Nagasaki

Puedes tener suerte en la lotería o en la historia. Tsutomu Yamaguchi es un japonés que el 6 de agosto de 1945 estaba en Hiroshima por trabajo, cuando la bomba atómica estadounidense explotó. Fue uno de los supervivientes. Pero tres días después, el 9 de agosto, también estaba en Nagasaki, la otra ciudad nipona bombardeada con este tipo de explosivo: era su ciudad natal. Pudo vivir para contar esos dos días de suerte, ya que falleció en 2010, con 93 años, por un cáncer de estómago. Aunque Yamaguchi es el único superviviente reconocido por el gobierno japonés, se calcula que entre 200 y 300 personas pudieron sufrir ambas bombas atómicas, aunque se ignora cuántos sobrevivieron.

Esquivar por los pelos un meteorito… o que te caiga encima

Otro que tuvo suerte con lo que llegó de las alturas fue el paracaidista noruego Anders Helstrup. Un día de junio de 2012 saltó y se rozó con un meteorito, tal y como se pudo ver en un vídeo que grabó con una cámara de su casco. Cuando él lo vio, pensó que podría ser algo que cayera con él del avión, un objeto que hubiera dentro del paracaídas o algo que perteneciera a sus compañeros. De acuerdo a un geólogo, era la primera vez que se filmaba un meteorito en el aire tras terminar su fase incandescente.

Aunque para suerte con estos bólidos celestiales la de la norteamericana Ann Hodges. Estás un día viendo la tele en tu casa, un meteorito atraviesa el techo y te cae encima. ¡Y no te hace nada más que un moratón en el vientre! Cada día miles de asteoroides impactan con la Tierra y una pequeña fracción de éstos llega al suelo. Tiene sentido que de vez en cuando muera alguna persona por el impacto de un meteorito, ¿cierto? Falso: Ann Hodges es el único ser humano de la todos los tiempos (que se sepa) que ha sido impactada por un meteorito. Concretamente este le cayó en Syracuse (Alabama, EEUU) el 30 de noviembre de 1954.

Pararrayos humano

Que te parta un rayo es mucho más probable a que te caiga un meteorito encima. Endiabladamente probable, de hecho: cada año mueren 24.000 personas en el mundo impactadas por rayos. Pero que te caigan siete rayos encima y que sobrevivas a todos es muy difícil, casi imposible, tan sólo al alcance de superhombres como Roy Sullivan, agente forestal del estado de Virginia que ha sobrevivido a 7 rayos con sus 7 truenos. El primero fue en 1942, cuando trabajaba como guarda en un parque. El último, en 1977, le quemó el pecho y el estómago y le provocó pérdida de audición en un oído, pero no se lo llevó al otro barrio. Teniendo en cuenta que la posibilidad que te alcance un rayo en 80 años es de 1 entre 10.000, la de recibir 7 rayos es de 1 entre 10.000.000.000.000.000.000.000.000.000. También es mala suerte. O buena, en este caso.

Detectar a los ladrones de tu casa desde las alturas

Y hablando de estar en el aire. David Zehntner es un piloto aficionado que un día de 2008 estaba sobrevolando su casa con su esposa cuando esta le dijo que veía algo raro en ella. Y así era: un hombre escudriñaba el interior a través de las ventanas, comprobaba las puertas… y enganchó el remolque de ellos a su coche y se lo llevó. Ya que no podían aterrizar, porque no había una pista cerca, Zehntner lo persiguió por el aire. Según su relato, el ladrón los miró “dos o tres veces”, pero no pareció que sospechara que lo estaban siguiendo. Cuando por fin pudo aterrizar, llamó a la policía y le describió el coche. Esta hizo el resto del trabajo.

Un conejillo de indias con suerte

Otras historias de supervivencia tienen que ver con lo que se evitó gracias a la medicina. Que se lo digan a Leonard Thompson. Diabético, en 1922 y con 14 años, fue la primera persona que recibió con éxito una inyección de insulina para tratar el tipo 1 de la enfermedad. En concreto, la primera que recibió tenía una impureza que le causó una reacción alérgica, pero 12 días después recibió otra dosis perfecta. Su suerte sirvió para que, debido al éxito del ensayo, seis pacientes más se incorporaron al estudio y rápidamente se publicaran los resultados en una revista canadiense de medicina. El artículo permitió que desde entonces miles de pacientes pudieran tener una vida mejor gracias a esta sustancia, porque hasta entonces esta enfermedad era causa directa de muerte.

43 días en el desierto: “Basta ya de caminar”

Según la Biblia, Jesucristo se retiró 40 días en el desierto. Robert Bogucki, un bombero estadounidense de vacaciones en Australia, estuvo 43 días en el desierto, pero no para meditar precisamente. Sus familiares y autoridades lo dieron por desaparecido en el Gran Desierto Arenoso; algunos temieron que hubiera fallecido, mientras otros pedían que la búsqueda siguiera. En las pesquisas participaron incluso patrullas de rescate llegadas de Estados Unidos. Fueron los periodistas que estaban siguiendo el caso los que descubrieron algunas huellas de Bogucki. Cuando lo encontraron, el bombero dijo: “Basta ya de caminar”.

Un Superman en los tabiques

David González se había comprado una casa en Minesota y la estaba reformando cuando, entre los periódicos que los constructores habían usado como aislamiento de una pared, se encontró con un número del primer cómic en el que apareció Superman, en junio de 1938. En 2013, el cómic se subastó por 175.000 dólares (más de 130.000 euros de la época). Teniendo en cuenta que la casa costó a Gonzalez solo 10.100 dólares, la subasta fue muy provechosa. Y podía haber sido más si no fuera porque, al enseñar el hallazgo a sus familiares, una tía de su esposa rompió la contraportada.

No te quiero, muerte… hasta en siete ocasiones

Y terminamos con la mega suerte (sobre todo con la Parca) del considerado “hombre más afortunado del mundo”. Porque el profesor de música croata Frane Selak tuvo algo más de un día de fortuna. En total, escapó a la muerte en siete ocasiones: descarrilamiento de tren, accidente de avión, atropello de autobús, inmersión en un río helado… Y por si fuera poco, en 2003, tras pasar 40 años sin comprar un billete de lotería, adquirió algunos y con una de las combinaciones se hizo con 1 millón de dólares. “No se si soy el hombre más desgraciado del mundo o el más afortunado. Prefiero pensar lo segundo”, afirmaba a unos periodistas en junio de ese mismo año.

En definitiva, mientras algunos temerán lo que suceda este martes 13, la historia nos demuestra que los golpes de suerte existen y que pueden venir el día menos pensado. Sal a la calle con alegría y prepárate para esa sorpresa que hará tu vida mejor, como la de estas personas afortunadas.

Con información de La Información, Magnet, The Sydney Morning Herald, MentalFloss, Wikipedia, CNN, El Mundo y Reader’s Digest. Imágenes de Unsplash, Pixabay, Pexels (1, 2), Zach Dischner, Jim, the Photographer y Multnomah County Animal Services.

Compartir en: