Logo Vodafone

Compartir en:

La carretera de los 100 badenes que parece una tabla de lavar

Una de las muchas cosas que caracterizan al país más poblado del mundo es su caótico tráfico. Así, nada parece suficiente a la hora de garantizar la seguridad vial en carretera. Por eso, a veces es necesario adoptar medidas excepcionales: China ha instalado en una misma calle un total de 100 badenes repartidos a lo largo de escasos 200 metros para obligar a los conductores a reducir al mínimo la velocidad. 

Este tramo de desaceleración, que ha sido bautizado como “tabla de lavar” por su gran parecido con la tabla utilizada tradicionalmente para lavar la ropa a mano, se encuentra en una vía del distrito de Fengai, en Pekín, la capital del país. Su objetivo es avisar y disuadir a los conductores para que no sobrepasen los límites de velocidad establecidos y para que mantengan la calma durante el trayecto, ya que se trata de una pendiente en curva bastante peligrosa. En caso contrario la superficie ondulada del asfalto hará que tengan un viaje movidito e incluso podría provocar graves daños en el coche.

Los resaltos se encuentran separados entre sí apenas un metro y medio, así que no hay descanso para el conductor ni para los neumáticos de su coche, cuya estructura puede deformarse con tanto traqueteo.

Las sacudidas también pueden dañar los amortiguadores, los mecanismos encargados de absorber los impactos de las ruedas para que no se transmitan a los ocupantes del coche. No obstante, estos son los efectos típicos derivados de pasar por un badén. Así, si en lugar de atravesar uno tienes que cruzar 100, los efectos se multiplican en la misma escala: si no tienes la máxima precaución, tu coche puede terminar como recién salido de una persecución al más puro estilo James Bond.  

No obstante, el resultado de cruzar una carretera de estas características depende, no solo del número de badenes, de su proximidad entre sí y de la velocidad, sino también del tipo de coche que conduzcas. En esta simulación virtual llevada a cabo por los responsables del canal de YouTube Destruction Nation se pueden ver los efectos de recorrer una larga recta llena de resaltos con distintos vehículos y a diferentes marchas. Aunque algunos se libran de acabar en el desguace, la mayor parte de los vehículos sufren graves deterioros; y curiosamente los modelos más antiguos son los que salen mejor parados. Además de la pérdida material, sobrepasar los límites de velocidad puede poner en peligro la vida de todos los ocupantes del vehículo.

Cómo circular por los badenes

En algunas calles de ciudades abarrotadas como las de Pekín, los ciudadanos tienen que caminar sorteando coches, que en el aglomerado trazado urbano, conforman laberintos multicolores sobre ruedas. Cada vez es más frecuente que las administraciones recurran a los badenes como solución fácil y eficaz para conseguir que los conductores reduzcan la velocidad en zonas peligrosas. Se suelen situar en puntos conflictivos como, por ejemplo, en zonas de mucha congestión de tráfico, antes de un paso de peatones o cerca de un colegio.

Es lo que sucede en la insólita vía china de la tabla de lavar. Y, aunque parezca imposible, existe una forma de pasar por ella sin destrozar los neumáticos: para atravesar una hilera de badenes colocados a lo largo del asfalto con una separación mínima entre ellos, es necesario que anticipes la llegada de ese tramo. De esta forma, puedes ir reduciendo la velocidad de manera progresiva y evitar dar un frenazo brusco.

Una vez reducida la velocidad, sigue despacio. De lo contrario, la carrocería puede tocar con el suelo –sobre todo si es un coche deportivo-, y los frenos y amortiguadores se deterioran antes de tiempo. Es más, si atraviesas el camino por encima de la primera marcha, tanto el coche como los ocupantes sufrirán los golpes de las sacudidas y, si los neumáticos no están en buen estado, podría producirse un reventón.

No hay que olvidar que al pasar por badenes y resaltos es recomendable no pisar el pedal del embrague ni accionar la caja de cambios; tampoco hay que recurrir al punto muerto: podrías perder el control del coche. La solución para evitar los daños es circular por el tramo de badenes muy despacio. Los amortiguadores y anclajes de las suspensiones te lo agradecerán, por no hablar de los pasajeros.

‘Tablas de lavar’ para peatones

No es la primera vez que las autoridades chinas instalan múltiples badenes consecutivos para controlar la velocidad y, de hecho, ya han utilizado antes estos dispositivos en zonas peatonales. Por ejemplo, en la antigua ciudad de Taierzhuang existe un camino con 50 badenes para frenar el tráfico de turistas que visitan esta emblemática localidad.

Este camino, que se extiende a lo largo de unos 100 metros, tiene una función doble. Por un lado, su diseño mejora la tracción para aquellos peatones que vayan cuesta arriba y ayuda a avanzar de manera más ordenada y respetuosa. Por el otro, al caminar más lento hacia abajo la gente puede apreciar con mayor detalle la belleza y el patrimonio de este lugar histórico.

Estos reductores de velocidad han cosechado numerosas reacciones y críticas. Los turistas y los habitantes de la localidad han señalado que, lejos de contribuir a la estética, estas bandas negras y amarillas contrastan negativamente con el paisaje natural del lugar. Esta localidad es famosa por ser una de las zonas por las que discurre el Gran Canal, el río artificial más largo del mundo, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. También por sus puentes de estilo clásico, por sus templos tradicionales y riqueza arquitectónica.

Sin embargo, para el gigante asiático prevenir los accidentes o minimizar sus efectos es lo primero; y la seguridad define las medidas que son necesarias para asegurar el bienestar de las personas que conducen un vehículo o caminan por la calle. Y si para ello es necesario llenar China de badenes, que así sea.

—–

Con información de China PlusDirección General de Tráfico, Diario Telegraph y Wikipedia

Estas son otras curiosidades que están pasando en el mundo y no te puedes perder:

– Coches que predicen ataques cardiacos

– ‘Extreme Knitting’: el exagerado arte de coser con agujas de 2 metros

– Diez momentos de la historia que hubieran sido diferentes con Whatsapp

– Así te manipulan los buscadores de viajes para que tomes decisiones precipitadas

Compartir en: