Logo Vodafone

Compartir en:

Ocho ayudas ‘techies’ para obligarte a hacer ejercicio

Para muchas personas salir a correr o ir al gimnasio representa ese momento de desconexión del día que necesitan para dejar la mente en blanco y liberar tensiones. Sin embargo, para otros muchos la actividad física puede convertirse en un auténtico suplicio y, por tanto, acaban abandonando la rutina deportiva. Después de los excesos de la Navidad, no son pocos los integrantes de este segundo grupo que se ponen como meta comenzar el año apuntándose al gimnasio, con la intención de ser constantes y así conseguir estar más saludables. Aunque ni mucho menos todos lo logran. Así que cualquier ayuda es bienvenida.

Más allá de las ‘apps’ y los dispositivos que nos permiten disfrutar algo mientras movemos el esqueleto para quemar calorías, existen otras opciones tecnológicas creadas para obligarte, literalmente, a que te pongas las zapatillas y empieces a hacer ejercicio. Desde la bicicleta que no te deja ver Netflix si no das pedales hasta las ‘apps’ con las que te sentirás perseguido incluso por muertos vivientes, estas torturas tecnológicas te harán olvidar el clásico «lo dejo para mañana»:

A pedalear o no hay tele

Esta bicicleta conectada a Netflix ha sido bautizada como ‘Cycflix’ te permitirá ver una película o tu serie favorita mientras haces ejercicio en casa. Aunque es una opción perfecta para entretenerse a la vez que te ejercitas, lo cierto es que se puede volver una tortura: mediante la conexión de un Arduino, el dispositivo en el que estés visualizando el contenido detectará si tu velocidad sobre la bicicleta es demasiado lenta y detendrá su emisión. Así que, o pedaleas más rápido, o te quedarás sin saber lo que sucede en el próximo capítulo. 

Es hora de levantarse

¿Cuántas veces has puesto el despertador para salir a correr por la mañana y has acabado apagándolo para darte media vuelta en la cama? Con esta ‘app’, llamada Alarmy, tendrás que levantarte si quieres que el molesto sonido deje de sonar. La noche anterior lo habrás programado sacando una foto a un objeto de la casa, el cual deberás volver a fotografiar por la mañana para que la alarma se apague. También funciona con códigos de barras (imagina el paseo hasta el baño para leer el código del champú). Con esta actividad matutina te despejarás rápidamente y no te dará tanta pereza salir a correr.

Un despertador que te roba el edredón

Otra opción para salir de la cama es que alguien se atreva a destaparte, quitándote el edredón o la manta. Si eres fan del bricolaje podrías hacer como este joven de Bristol, que ha diseñado un mecanismo para que, en cuanto suene el despertador, el edredón comience a desaparecer. Con la ayuda de un microcontrolador, unos platos de bicicleta y algo de bricolaje, este manitas es capaz de hacer que tu edredón se esfume en cuestión de segundos. Entonces ya será hora de levantarse y salir a hacer ejercicio, ¿no crees?

Empezando el día con unas pesas

El Dumbbell Alarm Clock también puede ser el responsable de tu esfuerzo matutino. Este despertador, con forma de pesas, no dejará de sonar hasta que no hagas 30 repeticiones con él. Podrá ser tuyo por 17,89 dólares (unos 15 euros) en Amazon y puede que más de una mañana acabe por los suelos.

Sin dejar de trabajar

¿Te quejas de que no tienes tiempo para ir al gimnasio porque tienes que trabajar? Aquí tienes la solución para hacer las dos cosas a la vez. La Walkstation, conceptualizada por el doctor James Levine, es un escritorio montado sobre una cinta de correr. Así ejercitarás las piernas mientras acabas ese proyecto que tienes que entregar mañana mismo. En Amazon la podrás conseguir desde 1.495 € y la falta de tiempo por el trabajo ya no será una excusa para no estar en forma.

Al ritmo de buena música (si te esfuerzas)

Escuchar música mientras corremos es motivador, aunque también puede convertirse en una tortura con la ‘app’ Faster. Programas el ritmo que quieres seguir y, en cuanto bajes la guardia, la música de tu iPhone se ralentizará y empezará a sonar horrible. Además, incluye comentarios de voz, registro de calorías quemadas y logros personales que podrás compartir con tus amigos para ver quién se esfuerza más. Ahora bien, ¿estás dispuesto a poner en peligro tus oídos?

El taburete que te mantiene en forma

Por muy cómodo que parezca, con este taburete ergonómico puede que tengas más ganas de permanecer de pie que de estar sentado. Mientras estás sobre él, ejercitas los músculos de la espalda y los abdominales al mantener una postura de equilibrio. Además, ajustando la base, podrás realizar ejercicios específicos para definir cualquier parte del cuerpo, especialmente abdominales y glúteos. Dependiendo del modelo, su precio puede oscilar desde las 508 libras hasta las 731 libras (entre unos 560 y 807 euros, según el cambio actual).

Correr para vivir

Y terminamos con una de las apps más diferentes de esta lista, Zombies, Run!, que te permitirá convertir tus entrenamientos en una aventura. Solo unos pocos han sobrevivido a una epidemia de zombis, tú eres uno de ellos. Tu casa es tu base y tienes que salir para completar objetivos vitales (conseguir agua, comida y medicinas). Cada carrera es una mini historia y, a través de los auriculares, se construye ese universo plagado de zombies de los que huir. Las instrucciones se dan por audio (por ejemplo, cuando te persiguen los muertos vivientes debes correr más rápido) pero puedes consultar la pantalla de tu móvil para acceder a las típicas funciones de recorrido, tiempo y calorías quemadas. Sin duda, una forma muy original de llegar a casa sudando la gota gorda.


Las imágenes son propiedad de Pixabay (1), (2), (3), (4) y Facebook.

Compartir en: