Logo Vodafone

Compartir en:

Breve historia del apretón de manos: del antiguo Egipto al final de la Guerra Fría

hand shake

Puede que al apretón de manos le aguarde el mismo destino que a los dos besos en las mejillas como forma de saludo: extinguirse lentamente a medida que aumentan las medidas de distanciamiento social. De ser así –que no lo creemos, pero cualquiera sabe- estaremos enterrando una tradición que se remonta al antiguo Egipto y que es un signo universal de fraternidad e inocuidad: al tender la mano a un desconocido le estamos indicando que no estamos armados.

handshaking

Hace más de cinco mil años, los egipcios ya utilizaban la imagen de dos manos estrechándose en sus jeroglíficos para mostrar los acuerdos entre hombres y dioses. Mil años después, los babilonios lo emplearon como señal de sumisión ante la estatua del dios Marduk, la máxima deidad de la civilización mesopotámica. Fue el imperio de Asiria el que acabó propagando el gesto por todo el Medio Oriente tras haber conquistado Babilonia y adoptado las costumbres del lugar.

El apretón de manos también estuvo presente en Occidente. Aunque de una forma y con un sentido algo distintos: en lugar de estrechar la mano derecha, griegos y romanos se cogían de la muñeca para indicar que venían en son de paz.

En Grecia, el origen de este saludo hay que localizarlo en los primeros años de dicha civilización, cuando en los caminos desérticos dos personas se cruzaban. Primero, sacaban la daga para ver la reacción del contrario y si nadie parecía tener la intención de atacar, se acercaban y se agarraban de la muñeca derecha, en señal de que nadie iba a apuñalar a nadie.

griego

El gesto no pasó de moda y continuó dándose en la Edad Media. En esta ocasión, eran los señores feudales con espada al cinto los que se saludaban con un apretón de manos. Pero, como en el caso de los griegos, más que un saludo amistoso era una forma de asegurarse de que el contrario no iba a sacar el acero.

Durante la época victoriana, los apretones de manos también fueron frecuentes. Siempre, eso sí, entre varones, porque en la Gran Bretaña del siglo XIX el roce de manos entre hombres y mujeres tenía connotaciones que iban más allá de la simple cortesía. Como explica la historiadora británica Penelope J. Corfield, “en esta época, los hombres y las mujeres que no tenían relación, normalmente, no se tocarían las manos como forma de saludo. Pero, por supuesto, los amantes podrían hacerlo, Un mero roce era algo tan poderoso cuando también raro”.

La llegada del siglo XX trajo consigo la normalización del gesto, aunque en esta ocasión, sólo los hombres de clase media solían saludar así. La clase alta continuaba con la vetusta reverencia y los obreros lo evitaban para no manchar las manos a la persona con la que se saludaban. A partir de la década de los setenta, el apretón de manos ya era una realidad para todos.

La señal de cortesía ha sido protagonista de numerosas escenas a lo largo de la historia. No hay nada más que nombrar el apretón de manos entre el ex presidente de Estados Unidos, Richard Nixon, y el líder chino Mao Zedong en 1972 considerado como uno de los más importantes. O el de Ronald Reagan con el último presidente de la Unión Soviética, Mijail Gorbatchov, cuyo apretón de manos marcó el final de la Guerra Fría.

Hoy en día, a esta señal de cortesía le ha salido un competidor. Conocido como el ‘fist bump’ en inglés, el toque de puños se ha convertido en la preferencia para el 49% de los estadounidenses, que no les entusiasma la idea de coger bacterias o estrechar una mano sudada. Aún así, el apretón continúa siendo el saludo oficial en multitud de encuentros políticos y comerciales, y aunque ya se ha visto a Barack Obama haciendo ‘fist bumping’, aún queda mucho para ver a Angela Merkel dando el puño. O no…

————————————

Con información de Penelope J. Corfield , Anfrix, Deep English, PR News Wire, Temple Study y OEM

Estos orígenes también tuvieron su miga:

Los demonios y criaturas mitológicas más extraños del (otro) mundo

¿Un mensaje nuevo? El origen de los sonidos más reconocibles de la tecnología

¿Quién fue Pepito, el de la ternera? El curioso origen de esos nombres no tan propios

Así se convirtió Intel en el rey de los chips cuando Silicon Valley estaba en pañales

Compartir en: