Logo Vodafone

Compartir en:

Un análisis lingüístico de las sagas literarias que han inspirado ‘Juego de Tronos’ o ‘Harry Potter’

Las sagas literarias tienen muchas formas de ser analizadas. En la universidad empiezan a estudiarse e incluso sirven como ejemplo para explicar varios conceptos. Así, si pasamos por el tamiz de la lingüística y analizamos las palabras de ‘Juego de tronos’,  ¿qué conclusiones podemos sacar? Políticas de género, uso de adverbios e incluso detalles sobre los libros de George R.R. Martin que no percibiríamos de otro modo. Y lo mismo sucede con otros éxitos de la literatura fantástica como ‘Harry Potter’ o ‘El señor de los anillos’. Sus palabras dicen mucho más que lo que cuentan:

‘Juego de tronos’, ‘Los juegos del hambre’ y su toque femenino

Dimitris Spathis, un ligüista y analista de datos de la Universidad de Cambridge, llegó a esa conclusión tras ver que en estas obras había una predominancia mayor de palabras como ‘lady’ (‘señora’), ‘queen’ (‘reina’) y ‘mother’ (‘madre’). Quienes hayan leído estas obras estarán de acuerdo, sin lugar a dudas, pues la importancia de los personajes femeninos en ellas es enorme: ‘Los juegos del hambre’ están protagonizados por toda la valiente Katniss Everdeen, mientras que mujeres como Daenerys Targaryen están entre los personajes favoritos de los libros de George R. R. Martin. Mujeres al poder, tal y como lo demuestra el vocabulario presente en sus páginas.

Hay más verbos visuales (y dinámicos) en ‘El señor de los anillos’

Peleas, luchas, combates, guerras… Llámalo como quieras, pero ahí hacen falta pocos verbos ‘dicendi’ o de habla. Por eso, en la obra de Tolkien (además de la trilogía, Spathis también usó ‘El hobbit’ para su estudio) encontramos más verbos de movimiento como ‘stood’ (‘se puso de pie’) o ‘fell’ (‘se cayó’). Sí, desde luego Frodo y Bilbo no eran de estarse quietos, precisamente.

Suzanne Collins

Las mujeres escriben los libros con más vocabulario

Collins y J. K. Rowling destacan por el uso de muchas palabras, sean del registro que sean. Quizás Tolkien debería aprender de ellas, para buscar sinónimos a ese irónico ‘velozmente’.

Juego de tronos

‘Juego de tronos’ incluye menos adverbios terminados en -mente

Gabriel García Márquez repudiaba los adverbios acabados en -mente. Para él, significaban pobreza del lenguaje, y procuraba no usarlos en sus escritos. En esa misma línea se encuentra Stephen King, que ha llegado a decir que el infierno está plagado de adverbios. Por ello, quizá ambos autores vean con buenos ojos la ausencia de adverbios terminados en ‘-ly’ (el ‘-mente’ en inglés) en la obra de George R. R. Martin. George, apúntate ese tanto. Por el otro lado, en Tolkien destaca el uso de ‘swiftly’ (‘velozmente’). Paradójico, cuando Frodo tardó tres libros en llegar a Mordor. Muy veloz no parece.

Los juegos del hambre

‘Los juegos del hambre’: mucha palabra pero con un estilo muy “infantil”

La serie de Suzanne Collins es, de acuerdo al análisis de Spathis, la que incluye una mayor densidad de vocablos. Sin embargo, estos son más pueriles o “infantiles”, según el investigador. Es decir, que los términos no son de un registro de la lengua más elevado. Quizá su estilo ligero sea precisamente una de las causas de su éxito, como le sucede a Agatha Christie.

‘Harry Potter’ y ‘El señor de los anillos’ tienen la escritura más adulta

Alejados de ‘Los juegos del hambre’ se encuentran estas dos sagas, que presentan una mayor madurez en su vocabulario. De hecho, tras el análisis de los libros del mago, parece que el lenguaje va madurando ligeramente conforme el personaje se hace mayor. Estos cambios son visibles, sobre todo, del primer al sexto libro.

‘Profesor’ es el sustantivo que más se repite en los libros de Harry Potter

Podría parecer hasta obvio. ‘Professor’, tanto para hombre como para mujer, se posiciona por delante de otras como ‘death’ (‘muerte’), y eso que hubo muchas en los libros, o ‘wand’, las varitas mágicas que tanta diversión (y por qué no, también quebraderos de cabeza) dan a los personajes.

Aragorn

La testosterona corre por ‘El señor de los anillos’

En cambio, el nombre más propio de los libros de Tolkien es ‘hombres’, así en plural. No es para menos, ya que las mujeres de la saga son pocas: Galadriel, Eowyn, Arwen… Aunque guerreras, desde luego. Sin embargo, Frodo, Aragorn o Gandalf son los que cortan el bacalao. ¿Para cuándo una versión femenina de la obra de Tolkien?

El universo de ‘Harry Potter’ es muy amplio…

A lo largo de los siete libros del mago de Hogwarts vemos diferentes historias que implican de mil y una formas a cada personaje: Potter tiene que destruir los ‘horrocruxes’, pero también enfrentarse a lo que decide el cáliz de fuego o a la maldad de los dementores. Lo mismo sucede con otros personajes. Voldemort comienza buscando la piedra filosofal, Ginny interactúa con un diario para terminar casándose con Potter…

… y ‘Juego de tronos’ y ‘El señor de los anillos’ están centrados en conceptos clave

‘Rey’ o ‘anillo’ son palabras que se repiten en muchas frases de estos libros, al igual que ‘arena’ (‘estadio’), en ‘Los juegos del hambre’. Esto nos hace concluir que hay un ‘leitmotiv’ o por lo menos ciertos términos que funcionan como si fueran un personaje más. Conceptos clave que en el caso del joven de la varita mágica escasean.

Como se puede observar en este análisis lingüistico, aplicando técnicas de minería de texto, buscando patrones y, en general, aplicando la ingeniería inversa a la mente de un autor mientras escribe, se puede encontrar la razón de por qué algunos libros, por simples que sean, logran convertirse en sensaciones mundiales.

Con información de Dimitris Spathis. Imágenes de Shutterstock

Compartir en: