Logo Vodafone
  • Cooking Ideas
  • Diez cosas que igual no sabes sobre el agua (aunque la bebas todos los días)

Compartir en:

Diez cosas que igual no sabes sobre el agua (aunque la bebas todos los días)

No solo sirve para quitarnos la sed, librarnos del calor y del sudor o entretenernos en verano haciendo largos o cogiendo olas. El agua, probablemente el recurso más imprescindible de todos los que existen en la tierra, ha jugado un importante papel en el auge y la caída de los grandes imperios o en la evolución de las especies. Sin embargo, sabemos de ella mucho menos de lo que nos gustaría (o, al menos, de lo que nos gustaría reconocer).

Por eso, con motivo de la Semana Mundial del Agua, que este año se celebra del 26 al 31 de agosto, hemos buceado por el inmenso océano de información que es internet en busca de las más curiosas y desconocidas anécdotas acerca del líquido elemento. La próxima vez que te bajes la botella de dos litros de golpe o te libres del calor en la piscina, acuérdate de esto.

Por qué las botellas de agua tienen fecha de caducidad

Aunque el cristalino líquido resiste muy bien el paso del tiempo, aún así el agua embotellada lleva fecha de caducidad como cualquier producto que encontramos en el supermercado. La razón es, primero, legal, porque los fabricantes están obligados; pero también se debe al propio plástico. Aunque son muy duraderos y se podría decir que no caducan, los envases comienzan a liberar partículas con el tiempo que podrían alterar el sabor (algo de lo que las empresas prefieren desmarcarse por razones de marca) o incluso ser perjudiciales a largo plazo. Por eso se recomienda no rellenar botellas de plástico, sino recurrir al vidrio para esos menesteres.

El almacén de los camellos

Aunque de pequeños nos contaron que este animal desértico guarda en su par de jorobas un enorme depósito de agua, y es cierto que tras varios días sin beber dichas protuberancias se desinflan y se quedan colgando, en realidad no se trata de un almacén del líquido elemento. Esa suerte de chepas lo que acumulan es grasa, que sirve de aislamiento térmico para que el calor de los rayos del sol no les llegue al cuerpo de manera directa. Además, recurren a esta reserva, igual que los humanos, cuando llevan tiempo sin comer ni beber, aunque su metabolismo (capaz de generar agua a partir de dicha grasa) les hace resistentes a las extremas condiciones del desierto.

El agua es una aliada de la democracia

Muchos de las grandes civilizaciones orientales del pasado, como  Egipto, Mesopotamia o la China imperial, cayeron en las garras del despotismo por culpa de la escasez de agua. Son lo que el historiador Karl August Wittfogel bautizó como “imperios hidráulicos”, en los que el monopolio del control de este recurso conllevaba un gran poder. En Europa, por el contrario, la abundancia de líquido elemento pudo ser clave para el surgimiento de la democracia y las primeras repúblicas. Aunque otros expertos han rebatido algunos puntos de esta teoría, la influencia del agua en el auge y la caída de las civilizaciones es innegable.

Medusas que se esfuman

Con lo peligrosas que son en el agua y el incordio que suponen para los bañistas, cuesta creer que las medusas sean tan vulnerables a los rayos del sol cuando las sacas de su hábitat natural. Tendidas en la arena, se acaban evaporando casi por completo. Como entre el 95 y el 98 % de su cuerpo es agua, simplemente se convierte en vapor. El pequeño porcentaje restante, las capas de tejido, tardaría un poco más en descomponerse, aunque también terminaría desapareciendo.

Bebidas de mentira

No es ningún secreto que las marcas pagan a los famosos para que consuman sus productos en público. Las de bebidas energéticas también. Por ejemplo, a las estrellas de la música para que beban en directo, delante de un público multitudinario al que quizá le entren ganas de comprarse una lata. Y quizá te hayas preguntado alguna vez cómo es posible que un cantante se apriete cuatro o cinco latas de Monster a pleno sol mientras no para de moverse por el escenario. ¿No le da un patatús? Tiene truco: empresas como la citada fabrican latas especiales que contienen solo agua, para que las ‘celebrities’ las consuman sin moderación ni riesgo ante sus impresionables fans. Copiarles, eso sí, sería bastante peligroso. Cuando lo que hay dentro tiene taurina o cafeína, mejor tomarlo con cuidado.

¿A qué huelen las piscinas?

A menudo, cuando nos acercamos a una piscina con la sana intención de zambullirnos y librarnos del calor, percibimos ese olor familiar, pero desagradable, que solemos vincular con el cloro. Pues bien, ese “huele mucho a cloro” que solemos pronunciar no es del todo apropiado, pues el olor químico que reconocemos como tal no se debe a un exceso de la sustancia, sino a la mezcla de esta con las inmundicias propias del bañista, como el sudor, la orina o, simplemente, la suciedad. Así que no, no se les ha ido la mano. La próxima vez sigue ese consejo de ducharte antes de entrar en la piscina.

Tan pequeño que no atraviesa el agua

Entre las avispas de la familia Mymaridae están los animales más pequeños del mundo, unos insectos que no pasan de los 0,15 milímetros. Algunos son acuáticos y pueden permanecer bajo el agua hasta 15 días, pero después se topan con un problema a la hora de volver a la superficie. Como son tan diminutos que no pueden romper la tensión superficial del agua, se ven obligados a buscar alguna planta y trepar por su tallo.

El amigo de las bestias

Aunque los de Marvel tengan mucha más fama, existen superhéroes cotidianos que también merecen reconocimiento. Es el caso del keniata Patrick Kilonzo Mwalua, que recorre a diario el parque nacional Tsavo West en un camión con más de 10.000 litros de agua que salvan la vida a miles de animales salvajes, amenazados por la fuerte sequía. Y mientras tanto Banner, Stark y compañía derribando edificios en mitad de Nueva York.

Esa planta te ha oído abrir el grifo

Aunque a menudo las infravaloramos, las plantas son seres increíbles capaces de buscarse una y mil mañas por sobrevivir. Y como el agua es indispensable para ello, han evolucionado hasta ser capaces de detectar toda humedad y hacer que sus raíces crezcan hacia esta, en busca del líquido elemento. Por eso, cuando ‘escuchan’ una tubería (por las vibraciones que produce el agua al recorrerla), se mueven hacia ella lentamente hasta alcanzarla. Y nosotros pensando que su único truco alucinante era hacer la fotosíntesis.

¡Achús!

También los animales necesitan el agua para sobrevivir, y algunos, cuando tienen complicado obtenerla, evolucionan para convertirse en sus propias plantas potabilizadoras. Es el caso de los pingüinos, que, a falta de una fuente de agua fresca a su disposición, son capaces de filtrar la sal del agua del océano y expulsarla mediante esa especie de estornudo tan gracioso o cuando agitan con fuerza sus cabezas.

Como puedes observar, tal es la importancia del agua que incluso ha hecho a las especies adaptarse de formas asombrosas. Es mucho más que ese líquido con el que calmamos la sed. Y aunque la bebemos todos los días, son muchas las cosas que ignoramos sobre ella.

———-

Con información de Hipertextual, OneKind Planet, Wikipedia (12), Quora, MTV, National Swimming Pool Foundation, ResearchGate y Penguin Blog e imágenes de Pixabay y Wikimedia Commons.

Compartir en: