Logo Vodafone

Compartir en:

Así puedes celebrar Acción de Gracias en España como si fueras un auténtico estadounidense

¿Tienes ya preparados el pavo y la guarnición? Hoy, como cada cuarto jueves de noviembre, se celebra Acción de Gracias (Thanksgiving Day), y muchos hogares estadounidenses vestirán sus mejores galas para cenar en familia y dar gracias por la prosperidad, el trabajo o la salud. Y, al día siguiente, lanzarse a las calles a aprovechar las ofertas del Black Friday, el pistoletazo oficial para la temporada de compras navideñas. Pero no solo lo disfrutan en la patria del Tío Sam: los expatriados que vivan en España  y los españoles que quieran sumarse a la celebración también pueden disfrutar de menús tradicionales en restaurantes o participar en eventos que tienen un componente solidario. Apunta y reserva mesa, no vaya a ser que te quedes sin sitio. Aunque también puedes preparar tu propia cena en casa…

La cadena de restaurantes Hard Rock, con sede en varias ciudades españolas, repite la idea de realizar una cena de Acción de Gracias en sus instalaciones. El menú comienza con una sopa de verduras con carne y maíz, a la que sigue el pavo con la tradicional guarnición de puré de patatas y salsa de arándanos. Y de postre, pastel de calabaza, que para eso estamos en la época y es muy típico de esta festividad. Si te apetece el plan, has de reservar un hueco en Madrid, Barcelona, Sevilla o Palma.

Y no son los únicos eventos que se realizan en estas ciudades. En la capital de España, el restaurante Gumbo, especializado en comida de Nueva Orleans, prepara no solo el tradicional pavo para cenar, sino también para el almuerzo. Aquí, la sopa se sustituye por una crema de alcachofa o ensalada a elegir, pero que no falte el pavo bien repleto de guarnición, el plato nacional del festejo. Y es que según las estadísticas, un 88% de los estadounidenses come pavo en este día, según un sondeo de la Federación Nacional de Pavo. ¡Se consumirán más de 50 millones de pavos en una sola jornada!

También forma parte del imaginario de Acción de Gracias que el presidente de Estados Unidos aparezca junto a un pavo en un acto en la Casa Blanca. La tradición se inició en 1947 con el presidente Harry Truman. Pero no fue hasta 1989, con George H. W. Bush, que empezó formalmente el ritual del perdón presidencial de un pavo. En un principio, el regalo de un pavo por parte de los productores era para que los presidentes se lo comieran con su familia en la cena de Acción de Gracias. Sin embargo, John F. Kennedy le perdonó la vida a uno de los pavos que recibió durante su mandato y, cuando George Bush padre repitió el gesto en 1989, quedó instaurada la costumbre. Este indulto actualmente se ha extendido a dos animales y este año ha recaído en el pellejo de ‘Peas’ y ‘Carrots’ (Guisantes y Zanahorias en español) que ya han recibido el perdón de Donald Trump.

Más allá de los restaurantes: el componente solidario

Pero no solo en restaurantes se celebra Acción de Gracias, una cena que tiene su origen en 1621, cuando los colonizadores europeos y los nativos norteamericanos se reunieron por primera vez para agradecer la cosecha. Los estadounidenses que añoren la sensación de sus casas pueden acercarse a alguna asociación de encuentro de paisanos. Es lo que pasa en la capital catalana: la American Society Barcelona ha preparado una cena en el Hotel Renaissance de la ciudad. No faltarán una selección de ensaladas y los ya consabidos puré de patatas, salsa de arándanos y tartas. Todo, regado al comienzo con cava. También habrá rifas de cajas regalo; todo lo recaudado comprando números para esos sorteos irá al Donation & Transplantation Institute, una organización que promueve la donación de órganos en todo el planeta.

Porque estas son fechas para también pensar en los demás. En medio de la vorágine del consumismo (Acción de Gracias también marca el comienzo de los preparativos de la Navidad), la tradicional cena se puede convertir en un momento para dar algo a los que nos rodean. La cena de la American Society no es la única opción para hacerlo en Barcelona. Una agencia de diseño y eventos organiza por segundo año una cena que han preparado para personas solas que acaban de llegar a la Ciudad Condal o para aquellas acompañadas que quieren agradecer la dicha de tener amigos o familiares. El 10 % de todo lo recaudado se irá para la Creu Roja Catalunya, a un programa para que personas desfavorecidas pasen una Navidad mejor.

El menú no puede ser más delicioso: ensalada invernal y sopa de alubias como entrante; luego, el pavo con todo tipo de guarnición. Y para terminar, pastel, pero también un ‘brownie’ con caramelo y merengue de paprika que debe estar buenísimo.

Compartir tu cena con los demás

Además de restaurantes y cenas solidarias, también existe la opción de salir a la calle con tu propia comida y compartirla con vecinos y desconocidos. Es lo que sucede en Palma de Mallorca, donde, en una localización todavía secreta, hasta 28 personas podrán compartir sus destrezas gastronómicas.

Tan solo tienes que dejar un comentario y el equipo te asignará una receta. También, “cada adulto deberá llevar una botella del vino que hayan disfrutado este año”, según dice la descripción, junto a a una contribución de 25 euros para el alquiler. Para los niños, habrá una sala de proyecciones.

Cómo celebrar Acción de Gracias en casa

Y si no tienes plan, todas las reservas ya están hechas o prefieres quedarte en casa, también puedes meterte entre fogones y preparar tu hogar para la ocasión. Como ya imaginas, lo suyo es cocinar pavo asado. Y acompañarlo de, por lo menos, puré de patatas y salsa de arándanos. Si no tienes arándanos, no te gustan o están muy caros, deberás pensar en una alternativa, porque la carne de pavo es muy seca y mejora con un acompañamiento de este tipo. Por ejemplo, mermelada o compota de moras o frambuesas, más accesibles. Junto a los arándanos, has de preparar otra salsa conocida como ‘gravy’, que lleva mantequilla, harina y caldo de carne. El pavo, los arándanos y el ‘gravy’ son la triada que no falta nunca en una mesa de Acción de Gracias.

Todo esto ya es muy pesado, así que puedes optar por obviar el ‘stuffing’ o relleno (que curiosamente se sirve al lado y no dentro del pavo) y cocinar cremas de verduras, coles de Bruselas o judías verdes como acompañamiento.

En el postre, tienes que apañártelas con ingredientes poco comunes en la repostería española: calabaza, batata… Si estás opositando para Masterchef, podrías probar a cocinar un plato tradicional con un sabor impactante: batata al horno cubierta de malvaviscos, es decir, de las nubes de chuchería.

</p>
View this post on Instagram

</a>

#potluck #cheapbutyummy #sweetpotatocasserole #coworkersgiving lol #bringonthefood #noworktobedonetoday #partytime ?????????

A post shared by Kay Cee (@kybaby_514) on

</div> </blockquote>

También puedes decorar la casa. Para este día en concreto, priman los colores naranja y marrón, propios del otoño. Son los tonos de manteles y servilletas y de los adornos que cuelgues (estos suelen ser hojas y calabazas). Hablando de colgar: ya que es una fiesta que comenzó para dar gracias por los beneficios de la cosecha, se suelen colgar letreros con la palabra ‘thanks’, gracias en inglés. Dependiendo de tu nivel de creatividad y ganas de esforzarte, también puedes añadir arreglos florales, velas y un centro de mesa con frutas y piñones.

Cuando la cena termine, y después de recoger los platos, es hora de ver alguna película. El especial de Carlitos y Snoopy (que todavía hoy se emite en esa fecha) o ‘Hannah y sus hermanas’ son el mejor colofón para una tradición estadounidense que, como Halloween, también puede llegar a España para quedarse.

———–

Con información de Directo al paladar, SModa (1, 2), La Opinión y Wikipedia (1, 2). Imágenes de Unsplash (1, 2) y Pexels (1, 2)

Compartir en: