Logo Vodafone
  • Cooking Ideas
  • 5G
  • Diez tendencias que podemos esperar para 2021 en el mundo de los ‘smartphones’

Compartir en:

Diez tendencias que podemos esperar para 2021 en el mundo de los ‘smartphones’

Con las campanadas ya en nuestro recuerdo es hora de dejar atrás los últimos 12 meses y sacar nuestras bolas de cristal para adivinar lo que vendrá en este año que acaba de comenzar. A nadie se le escapa que nuestro mundo cambió en 2020. Con la COVID-19, gran parte de la población mundial se vio obligada a guardar cuarentena con la esperanza de prevenir la propagación del virus. Eso nos llevó a depender de las videollamadas y las redes sociales mucho más de lo que lo habíamos soñado. Nuestros teléfonos nos ayudaron a mantenernos conectados, entretenidos y distraídos de la pandemia.

Afortunadamente, la tecnología móvil mantuvo la innovación a buen ritmo durante todo el año a pesar de estas circunstancias. Los fabricantes de teléfonos nunca tiraron la toalla y, de hecho, muchos empujaron los límites de su tecnología hasta cotas nunca antes vistas. Con un año que finalmente (¡finalmente!) ha llegado a su fin, es hora de que miremos hacia adelante. Y esto es lo que puedes esperar de los ‘smartphones’ a lo largo de 2021.

10- Teléfonos plegables más asequibles

Los teléfonos plegables seguirán siendo una categoría de productos incipiente. Vimos varios ejemplos importantes durante 2020, incluidos el Samsung Galaxy Z Flip y Flip 5G , el Galaxy Z Fold 2 o el Motorola Razr 5G. Cada uno de estos teléfonos tenía pros y contras, pero sobre todo demostraron que los fabricantes podían hacer pantallas que se doblaran sin agrietarse ni pelarse después de solo unos meses de uso. 

Sin embargo, si hay un denominador común en estos teléfonos plegables, ese es un precio demasiado elevado, pues todos los modelos que salieron al mercado se encontraban por encima de los 1.500 €. Claramente, los teléfonos plegables de 2020 no eran dispositivos de consumo de masas, a pesar de que muchos expertos consideraron el Z Fold 2 como uno de los mejores teléfonos del año.

A medida que entramos en el 2021, es de esperar que los terminales plegables sean más asequibles, sobre todo con nuevos esfuerzos para sacar modelos en el rango de los 1.000 € y por debajo. Así, mientras la mayoría de los rivales están trabajando en sus primeros teléfonos plegables, Samsung está preparando su tercera generación de este tipo de terminales y promete bajar los precios. 

También vale la pena ver qué hace Microsoft a medida que aprende del desastre de la “pantalla doble plegable” que fue su Surface Duo de primera generación. En realidad, OPPO está aún más listo para saltar al terreno de juego en cualquier momento, aunque se lo está tomando con cierta precaución. También podemos esperar que marcas como Xiaomi o Vivo, entre otras, muestren algún diseño extraño, salga o no al mercado.

Y LG parece estar especialmente empeñado en experimentar. Porque aunque algunos consumidores encuentran que los teléfonos plegables son demasiado gruesos, los rumores sugieren que LG presentará un teléfono con una pantalla enrollable delgada en la primera mitad de 2021. LG ya tiene un televisor con pantalla enrollable, por lo que no sería descabellado ver este año teléfonos un poco como los rollos de papiro usados ​​hace milenios.

9- 5G en todos los ámbitos

Samsung fue el primer fabricante importante en añadir conectividad 5G a toda su línea de dispositivos de gama alta; y también a gran parte de su gama media. Más tarde, Samsung llevó el 5G a sus dispositivos más asequibles, incluidos el Galaxy A71 y el Galaxy S20 FE. Apple, Google, Nokia y otros fabricantes siguieron su ejemplo. Y a finales de 2020, comenzamos a ver que la adopción del 5G realmente despegaba.

Para 2021, está claro que más teléfonos que nunca tendrán 5G. La compatibilidad con 5G será tan común que pronto ya no tendrá sentido agregar explícitamente “5G” al nombre de cada teléfono. Podemos agradecer a los conjuntos de chips de la serie Snapdragon 700 de Qualcomm por llevar el nuevo estándar de conectividad a la gama media.

Lo que aún no está claro es cómo de lejos llegará el mapa de productos 5G. El efecto de la pandemia en la economía global ha obligado a los consumidores a reevaluar el gasto en sus teléfonos inteligentes, y algunos fabricantes importantes como Google, LG e incluso Samsung también están poniendo sus ojos en este nivel de mercado. Google ya ofrece teléfonos 5G realmente asequibles, como el Pixel 4a 5G. ¿Veremos 5G en teléfonos por debajo del precio de 400 €? Es más que probable.

8- Las cámaras de periscopio

Es difícil integrar una lente con zoom de alta potencia en un ‘smartphone’ porque aumentar la ampliación implica aumentar la distancia física que separa los elementos de la lente. Algunos modelos durante el año pasado, como el Galaxy S20 Ultra de Samsung, presentaron un truco para integrar una lente más grande en un teléfono más delgado, colocándola de lado y usando un prisma para capturar la imagen, estilo periscopio. De este modo se dobla la imagen que recibe el sensor del mismo modo como lo hacen los submarinos.

Los rumores procedentes de Asia sugieren que Apple está considerando la tecnología de periscopio para futuros iPhones, posiblemente para este mismo año, aunque casi seguro para 2022. Y, de momento Samsung parece ser la principal candidata a convertirse en la proveedora de estas «cámaras periscopio», ya que en 2019 la compañía se hizo con las patentes del principal fabricante de esta tecnología, Corephotonics

7- Pantallas más rápidas para todas las gamas

Si hubo una tendencia en 2020 que gustó, esa fue la proliferación de pantallas de respuesta más rápida. Los principales fabricantes de teléfonos aumentaron la tasa de refresco de sus pantallas (la velocidad con la que el contenido de la pantalla se actualiza) de 60 Hz a 90 Hz, 120 Hz e incluso 144 Hz. Estas frecuencias de actualización más rápidas ofrecen una experiencia más fluida, especialmente al desplazar el dedo o jugar. Así que es muy posible que las pantallas de alta tasa de refresco se convertirán en la norma en 2021. 

Por ejemplo, las filtraciones sugieren que los teléfonos Xiaomi Redmi más económicos vendrán con pantallas a frecuencia de 120 Hz. Más concretamente, la nueva serie de chips Dimensity 700 de MediaTek, que se lanzó en noviembre del año pasado como una alternativa al Snapdragon 690, se postula como el soporte para los 90 Hz, lo que sin duda traerá pantallas más rápidas a teléfonos más baratos. Con suerte, Apple percibirá la tendencia y también adoptará pantallas más rápidas en sus nuevos modelos.

6- Cámaras frontales debajo de la pantalla

Con la llegada del otoño la compañía china ZTE presentó el primer teléfono con una cámara frontal oculta bajo la pantalla, el Axon 20 5G. Esta nueva tecnología se basa en capas transparentes para permitir que una cámara tome fotografías a través de la pantalla, aunque el sensor no capta tanta luz como debería y esto se traduce en peores resultados fotográficos. Pero la idea es ocultar la cámara de tal manera que se pierda el diseño de muesca o agujero perforado, creando una experiencia de pantalla más fluida

Xiaomi estuvo entre la primera ola de fabricantes en decir que adoptará la tecnología de cámara bajo pantalla en 2021. Sin embargo, puedes estar seguro de que Xiaomi y ZTE no estarán solos. Pero dado lo importantes que siguen siendo los selfies y los Vlogs, es poco probable que los principales fabricantes den ese salto en la primera mitad del año en curso, a menos que estén absolutamente seguros de la calidad de las imágenes que producirá una cámara de este tipo.

5- La grabación de vídeo en 8K

Si hay una tendencia que probablemente te resulte obvia a estas alturas, es que esperamos que las funciones que se encuentran en los teléfonos de gama alta en 2020 lleguen a teléfonos con precios más bajos en 2021. Esto se aplicará sin duda a la captura de vídeo en 8K, que ya vimos durante el año pasado en dispositivos como el Xiaomi Mi 10 Pro y la serie Samsung Galaxy S20. La característica llegó más tarde al LG V60 ThinQ y a otros buques insignia.

La buena noticia es que actualmente una gama más amplia de chips admiten la captura de video 8K, lo que significa que la función también se extenderá a una gama más amplia de precios. Más concretamente, ahora que los televisores de 8K son un poco más baratos, habrá muchas más oportunidades para ver esas imágenes de 8K trasladadas a pantallas más grandes que las de un teléfono.

4- La realidad aumentada/virtual está para quedarse

Por el momento, parece que Apple y Google son las empresas más interesadas en esta tecnología, por lo que sin duda tirarán del carro para abrir un camino practicable para el resto, definiendo el mercado en sus propios términos. Apple continúa actualizando sus herramientas de desarrollo ARKit que permite crear fácilmente experiencias de realidad aumentada para iPhone y iPad; y lanzando hardware compatible con realidad virtual.

También Qualcomm ha estado invirtiendo muy fuerte en la funcionalidad de AR y VR, y sus chips se pueden encontrar en casi todos los sistemas de VR autónomos del mercado. Y gracias a las gafas Oculus Quest 2 de Facebook, la realidad virtual parece preparada para abrirse paso ante el público general, aunque sea principalmente como una plataforma de juegos.

Sin embargo, ambas tecnologías tienen un potencial mucho más amplio y en 2021 veremos, por ejemplo, como las gafas de realidad virtual que se conectan a teléfonos basados ​​en microprocesadores de Snapdragon abandonan los laboratorios y llegan a las estanterías de las tiendas.

3- La tecnología de banda ultra ancha (UWB) abre más que las puertas de los coches

El Bluetooth, el LTE o el Wi-Fi son estándares de conectividad que se han ganado la confianza de todos los usuarios, pero hay muchas otras tecnologías esperando su oportunidad para integrarse dentro de un teléfono. Una de ellas es la banda ultra ancha o UWB (‘Ultra-wideband’), una tecnología de comunicaciones de corto alcance que utiliza una gran porción del espectro de radio. 

Durante los últimos dos años, Apple ha añadido un chip de banda ultra ancha a sus teléfonos como una forma de que los iPhones se reconozcan entre sí más rápidamente para intercambiar archivos. La tecnología es tan precisa que puede calcular ubicaciones con una precisión de centímetros. Y los modelos 2021 de la Serie 5 de BMW se encuentran entre los primeros coches en usar banda ultra ancha para que los propietarios puedan usar sus teléfonos como llave

Pero muchos más teléfonos y dispositivos incorporarán chips de banda ultra ancha en 2021 para impulsar un ecosistema de interacciones entre diferentes aparatos. Puedes esperar mandos automáticos de puertas de garaje, juegos de realidad aumentada que funcionan para varios jugadores al mismo tiempo o etiquetas UWB en tu cartera o en las llaves, para que nunca se pierdan entre los cojines del sofá.

2- Un Android menos fragmentado

A lo largo de los muchos años que se llevan enfrentando Google y Apple, hay algo en lo que siempre ha ganado Apple: la velocidad de adopción de las nuevas versiones del sistema operativo. La fragmentación de Android, o lo que es lo mismo, las diferentes versiones del mismo sistema operativo, siempre ha sido mucho mayor que la de iOS. 

Pero los usuarios de Android podrían estar de enhorabuena en 2021, ya que algunas de las inversiones a largo plazo de Google en sus plataformas de actualización finalmente darán sus frutos. Específicamente, un Project Treble más maduro hará que sea más rápido, más fácil y más barato para los fabricantes de teléfonos procesar las actualizaciones de software de Android. También el Project Mainline, la idea de Google para que Android pueda ser parcialmente actualizado a través de su tienda de aplicaciones, hará que las actualizaciones se implementen más rápido. O al menos deberían hacerlo. 

1- Un poco de orden en el caos de la carga

Hace un par de años que existen en el mercado decenas de modelos de ‘smartphones’ que prometen contar con una función de carga rápida, es decir, sistemas de (normalmente) 65 W de potencia que permiten lograr varias horas de funcionamiento con pocos minutos de carga. La adopción del USB-C o del USB PD (Power Delivery) para la carga incluso sumó más confusión, porque los fabricantes no implementaron estos estándares de manera correcta o completa. 

Y cuando los fabricantes comenzaron a copiar a Apple y dejaron de enviar cargadores en las cajas, se produjo aún más confusión sobre qué cargador funcionará con qué teléfono y a qué velocidad. Siempre puedes optar por el estándar mínimo (USB PD 2.0, por ejemplo), pero incluso entonces, no todos los cargadores y cables de terceros pueden lograr lo que prometen.

Pero 2021 puede ser el año en que todo cambie, pues se verán modelos de tope de gama que contarán con cargas de más de 120 W de potencia como una funcionalidad estándar más, por lo que se normalizará la existencia de este tipo de cargas en muchos móviles.

Esto supondrá una nueva revolución en el mercado y que los tiempos de carga se reduzcan aún más, partiendo de marcas que ya de por si nos parecen muy veloces. Si ahora lo normal es que una batería de 4000 mAh se cargue en 35 minutos con una carga de 65 W, es de esperar que los móviles que cuenten con 120 W o 125 W de potencia puedan hacer lo mismo en una horquilla de tiempo de entre 15 y 20 minutos. 

De hecho hace poco Xiaomi presentaba su prototipo funcional, con una carga inalámbrica de 80 W, y que era capaz de cargar completamente el teléfono en apenas 19 minutos. Lo mismo ha hecho OPPO con una carga de potencia muy similar, lo que demuestra que cada vez es más patente que la innovación en este campo, como en muchos otros, viene principalmente de la mano de los fabricantes chinos.

 

 

 

Como podemos observar, sin duda el 2021 será un año emocionante e interesante para el mundo de los teléfonos inteligentes, aunque solo sea para ver cómo se recuperará la industria y se ajustará a los efectos de la COVID-19. Podríamos desear teléfonos de gama Premium más baratos, por supuesto, pero ese barco ha navegado durante mucho tiempo y es más probable que las marcas simplemente añadan más teléfonos de gama media a sus listas de lanzamientos.

Aunque lo que realmente tendremos que ver es cómo reaccionan los consumidores mientras intentan lentamente volver a ponerse de pie: si regresarán a los viejos hábitos de gasto o si tomarán en serio las lecciones de ahorro duramente aprendidas en 2020.

—-

Compartir en: