Logo Vodafone

Compartir en:

30 inventos necios, inútiles y (principalmente) americanos

El tipo que ven en la foto no es que esté aburrido de la conversación sino que está “hablando” a través de un laringáfono, un teléfono que en lugar de transmitir la voz transmite las vibraciones de las cuerdas vocales, mitigando así el sonido ambiente. El laringáfono fue presentado en 1929 pero desdichadamente no caló entre el público, pues quizá hoy en lugar de móviles llevaríamos un collar de traqueotomía.

El laringáfono es uno de los treinta inventos más necios del siglo XX recopilados por la revista Life, una delirante clasificación que incluye joyas de la paleotecnología como el medidor de cantos tiroleses (1920); el contestador automático tamaño robot gigante, que levanta el teléfono pero es incapaz de hablar (1964); las gafas-TV (1963) o el que encabeza la serie, que parece sacado de “Top secret”: el inefable rifle de cañón torcido (1953), diseñado para disparar al enemigo sin necesidad de arriesgar el pellejo.

rifle torcido

Aunque por su ingenuidad muchos de estos chismes pudieran parecer chindogus, esos absurdos inventos japoneses diseñados con el único objeto de confundir a los occidentales, no debemos subestimar la inventiva que atesoran: ¿o acaso alguien hubiera anticipado el éxito de un simulador tan peregrino como la Wii?

Imágenes de Life.

Compartir en: