Logo Vodafone

Compartir en:

20 años de Wikipedia, un rayo de luz en un mundo plagado de desinformación

Si buscas los sitios web más visitados del mundo, lo que encontrarás es una lista de páginas propiedad de grandes emporios occidentales y chinos, confirmación del grado en que la web ha sido capturada por el mundo corporativo. Sin embargo, hay un rayo de luz en esta lista. Porque allí, en quinto lugar, está la antítesis de todo eso, una web que encarna el potencial de internet para aprovechar la inteligencia colectiva de la humanidad: Wikipedia.

Desde que Wikipedia comenzó en 2001, ha ejemplificado la idea de que muchas personas que trabajan juntas pueden construir algo verdaderamente extraordinario. Porque Wikipedia es, a priori, un concepto que no debería funcionar, pero de alguna manera funciona. Cientos de miles de voluntarios, sin cobrar, tratando colectivamente de documentar cada rincón del conocimiento humano, incluida la historia que sucede en tiempo real. Veinte años después, Wikipedia sigue cumpliendo su promesa de conocimiento abierto y gratuito por y para los seres humanos de todo el mundo. 

Para conmemorar las dos décadas de este movimiento global, es necesario felicitar a todas la personas que hacen posible Wikipedia: los voluntarios que comparten sus conocimientos, los organizadores de la comunidad que diseñan el ritmo de trabajo y dan la bienvenida a los nuevos editores, los donantes que contribuyen a mantener Wikipedia en funcionamiento, los desarrolladores, que se aseguran de que Wikipedia sea rápida y accesible. Y muchos más. 

La idea de que se pudiera crear una enciclopedia significativa permitiendo que cualquiera creara páginas sobre cualquier tema parecía bastante improbable en 2001, cuando los norteamericanos Jimmy Wales y Larry Sanger la propusieron como una web sin publicidad alojada por la Fundación Wikimedia, una organización sin ánimo de lucro. Que pudiera haber evolucionado hasta convertirse en la obra de referencia general más importante del mundo, y en el quinto sitio web más visitado del planeta, es realmente extraordinario.

Sus páginas suelen aparecer en los primeros resultados de las búsquedas de Google. Pero lo más sorprendente de Wikipedia es su gran tamaño, con un número de publicaciones que sobrepasa los 55 millones e, incluso, un número de ediciones que acaba de pasar de mil millones, y que se materializan a una velocidad de 1,8 por segundo. 

Cada mes, 1.500 millones de dispositivos únicos de todo el mundo acceden al servicio de Wikipedia. Durante ese mismo período, una pequeña minoría de esos usuarios, unos 280.000 editores, se toman el tiempo para contribuir a la Wikipedia. Porque el mayor desafío de este sitio web es la disminución de la cantidad de horas de edición para continuar con el laborioso trabajo de mantener una enciclopedia con una audiencia tan masiva. Esencialmente, Wikipedia necesita más voluntarios para ayudar a mantener el archivo actualizado

El único sitio sin ánimo de lucro en el top 10, y uno de los pocos en el top 100, no se financia con publicidad, no se entromete en la privacidad ni proporciona un caldo de cultivo para el ‘trolling’. Al igual que Instagram, Twitter o Facebook, transmite contenido generado por el usuario. Pero a diferencia de ellos, hace que su producto sea despersonalizado, colaborativo y para el bien general. Más que una enciclopedia, Wikipedia se ha convertido en una comunidad, una biblioteca, una constitución, lo más parecido que hay a una plaza pública on-line. Y uno de los pocos lugares que quedan que conserva el brillo ligeramente utópico de la primera World Wide Web.

Se permite a cualquier persona interesada para que pueda cambiar un artículo, y los editores con más experiencia pueden obtener más privilegios. Algunos editores tienen especialidades, otros son generalistas y todos donan su tiempo y energía para tratar de mantener el recurso limpio e informativo en varios idiomas. Los editores siguen algunos principios básicos, incluido que las publicaciones deben tener un punto de vista neutral y deben tratarse con respeto, aunque no existen reglas firmes.

Porque en medio de una gran preocupación por la difusión de desinformación, las páginas de la Wikipedia sobre temas controvertidos o eventos actuales pueden ser un bálsamo curativo. En una conferencia de prensa celebrada el lunes pasado para conmemorar el vigésimo aniversario de Wikipedia, el propio Jimmy Wales bromeó: «Nunca fuimos tan malos como ellos pensaban y no somos tan buenos como ellos creen». 

Por otra parte, el reciente aumento de elogios a Wikipedia es suficiente para sonrojar a cualquiera, un raro proyecto inicial de Internet que superó las expectativas, caracterizándolo como «el sueño que funcionó». En los últimos años, los periodistas también han descrito a Wikipedia como el «último mejor lugar en Internet» o el «buen policíaen la lucha contra la desinformación en Internet y las peligrosas teorías de la conspiración. Como observó Katherine Maher, CEO y directora ejecutiva de la Fundación Wikimedia en la conferencia de prensa, quizás los valores centrales de Wikipedia estén más de moda que nunca.

Y eso que han tenido un año muy ajetreado. Como muchos otros sitios web, Wikipedia vio un aumento en su uso durante la pandemia, especialmente en los primeros meses. Además de tener más tiempo para contribuir, los editores también han tenido un flujo interminable de temas de noticias en los que trabajar.

“Es notable que exista cuando se piensa en la historia del conocimiento en el mundo y quién tiene acceso a él; y en la idea misma de que la gente puede participar”, dijo Katherine Maher. “Es un acto algo radical poder escribir tu propia historia, y en muchos lugares del mundo esto no es algo que la gente dé por sentado”.

Pero Wikipedia todavía tiene su parte de errores e información incorrecta, aunque afirman que la mayor parte del «vandalismo» se elimina en cinco minutos. Hay una rica historia de bromas ocultas y entradas de engaños; ediciones de protesta partidistas, como la eliminación repetida de la entrada de Donald Trump; y vandalismo enojado, como cuando los fanáticos de Beyoncé atacaron la página de Beck cuando la ganó por un Grammy. El año pasado se descubrió que un adolescente estadounidense había creado casi la mitad de las páginas de Wikipedia en idioma escocés, sin conocer realmente el idioma. Las capturas de pantalla de estas entradas temporalmente alteradas pueden volverse virales y verse mucho después de que las páginas estén reparadas. Dado su tamaño, los errores más pequeños pueden pasar desapercibidos durante años.

Si bien está lleno de contenido de los usuarios, Wikipedia tiene una serie de cosas de su lado cuando se trata de moderación. Una de sus ventajas clave es que solo hay una página para cada tema, y ​​los editores eliminan los duplicados, lo que significa que no está configurado de manera que las cosas se vuelvan virales. Si bien miles de artículos engañosos sobre, por ejemplo, los resultados de las elecciones de noviembre en EEUU pueden circular en Facebook, solo hay una historia principal a la que prestar atención en la Wikipedia.

También tiene una serie de herramientas destinadas a mantener los artículos limpios. Existe la capacidad de proteger y bloquear páginas, lo que limita la capacidad de los nuevos editores para cambiarlas. Se puede prohibir a las personas que realizan ediciones falsas. Los editores siguen políticas destinadas a buscar el rigor informativo, como solicitar fuentes para todas las afirmaciones. Y cuando se trata de esas fuentes, por supuesto, existe una Wikipedia que las califica de acuerdo a niveles de confianza. Porque agregar enlaces de referencia es una buena medida para demostrar que no se está inventando esa información (o como dicen los wikipedistas, «ninguna investigación original»).

De hecho algunas de las grandes empresas de tecnología han recurrido a Wikipedia como fuente de verificación de hechos. En 2018, YouTube sorprendió a todos cuando anunció que la web iba a ser un socio de verificación de datos, utilizando extractos de Wikipedia para contrarrestar los videos que promueven teorías de la conspiración. Esto es, a primera vista (y realmente, también a la segunda y tercera), extraño. Una megacorporación con miles de millones de dólares y miles de empleados brillantes está… confiando en una plataforma dirigida por voluntarios que cualquiera puede editar para verificar información. Es raro. Pero también es una validación de la misión de Wikipedia y un recordatorio de su importancia. 

La lectura de las páginas de discusión de Wikipedia también proporciona una forma de comprender cómo se hizo una proposición o afirmación en particular y cómo evolucionó con el tiempo. Es como leer la transcripción de un argumento, un intento de rastrear la racionalidad de la acción. Como cualquier otra cosa hecha por humanos, es imperfecta. Pero en un clima político polarizado, muestra lo que se puede hacer para preservarnos de la locura del discurso histérico, descortés y conspiranoico que ahora caracteriza a las redes sociales.

Porque las innovaciones del sitio siempre han sido más culturales que computacionales. Fue creado utilizando tecnología existente, como la tecnología wiki inventada por Ward Cunningham, que permitía a cualquiera escribir y publicar (y editar) páginas web en vivo. Y junto con la aceptación de que, si bien la «verdad» podría ser inalcanzable, logró lo que llamó “un punto de vista neutral”. Fue una aspiración que valió la pena. 

Este sigue siendo el aspecto más subestimado e incomprendido del proyecto: su arquitectura emocional. Puede ser que la gente no edite Wikipedia porque cree que es aburrido. Es justo que haya muchos aspectos que son mundanos, como reparar enlaces rotos, corregir errores tipográficos o agregar categorías. (¡Bendice a los WikiGnomos que realmente disfrutan de estas tareas repetitivas!). 

Pero lo importante es que Wikipedia se basa en los intereses personales y las idiosincrasias de sus colaboradores; de hecho, sin volverse demasiado romántico, incluso se podría decir que se basa en el amor. Bien es cierto que las pasiones de los editores pueden muchas veces llevar la web a un territorio intrascendente: detalles exhaustivos de docenas de diferentes tipos de bordados, listas dedicadas a jugadores de béisbol con gafas, un breve pero conmovedor bosquejo biográfico de Khanzir, el único cerdo en Afganistán… 

Pero ningún conocimiento es verdaderamente inútil. Si las opciones son entre ofrecerse como voluntario unos minutos para mejorar la Wikipedia o consumir pasivamente más redes sociales llenas de desinformación, la opción activa es sin duda mucho mejor. Porque no deja de ser una forma de hacer el bien representando a la humanidad en su máxima expresión: la búsqueda del conocimiento que nos hará libres.

—–

Compartir en: